La Agrupación de Teatro de Filología escenifica 'Crímenes ejemplares'

El texto de Max Aub cobra vida esta tarde bajo la dirección del profesor José Ramos Arteaga

08.03.2016 | 12:31

El Festival Atlántico Tenerife Noir ofrece al público la oportunidad de reflexionar sobre las motivaciones que impulsan a una persona a cometer un crimen a partir nada menos que de la obra de Max Aub, el escritor de las múltiples nacionalidades que solo podía escribir en español. Max Aub entra en la programación del Tenerife Noir gracias a la Agrupación de Teatro de Filología Hispánica de la Universidad de La Laguna (ULL). El grupo, dirigido por el profesor de la ULL José Ramos Arteaga, interpreta su obra Crímenes ejemplares (y algunos suicidios) en el Espacio Guimerá en el teatro de la capital tinerfeña hoy a las 21:00 horas. Se cobra entrada de tres euros para destinar a un fin social.

La representación teatral, género por el que estuvo tan inclinado el autor, se presenta a partir de una cita de Aub en la que se sintetizan su carácter y su ingenio: "No hay tantos crímenes como dicen, aunque sobran razones para cometerlos". La actuación corre a cargo de Patricia Acosta, Adán Rocío, Gastón Rochietti y Omar Roque, con una propuesta escénica de la Agrupación de Teatro de Filología

El escritor nacido en Francia de padres alemanes y residente en España hasta su exilio mexicano, es, según lo describen, una de las pocas personas que han estado en posición de averiguar qué hay detrás del impulso que lleva al asesinato, gracias a su seguimiento durante años de la crónica roja mexicana y española, en la que se inspiró de forma ingeniosa para escribir una serie de relatos que sintetizan como pocos el absurdo del acto de matar en una trivialización fatal llena de humor negro.

Crímenes ejemplares es uno de los grandes clásicos del microrrelato escrito en español, sin embargo, la agrupación teatral universitaria ha querido "ofrecer la dramatización de una amplia selección de estas breves semblanzas del crimen cargadas de mucho sarcasmo y, también, de mucha verdad cotidiana: la familia y su dulzura envenenada, los vecinos molestos, los alumnos traviesos, los bebés insoportables, los sobones de la guagua, el jefe, la criada, etc., constituyen un abanico de víctimas dignas de su destino criminal", explican los artistas, que se muestran seguros de que "más de un espectador sentirá simpatía por este desfile de pobres asesinos domésticos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine