David y José Muñoz: "Ya no sentimos la necesidad de escribir de porros, aunque los seguimos fumando"

"No miramos mucho al pasado porque acabaríamos como Norma Desmond en ´Sunset Boulevard", aseguran los componentes de Estopa

05.03.2016 | 12:45
Play
David y José Muñoz: "Ya no sentimos la necesidad de escribir de porros, aunque los seguimos fumando"
David y José Muñoz: "Ya no sentimos la necesidad de escribir de porros, aunque los seguimos fumando"
José (izquierda) y David Muñoz, los Estopa, en el Hotel Mencey durante la entrevista.

Siguen siendo los mismos. Los hermanos que componen el dúo Estopa, José y David Muñoz, mantienen la actitud campechana y humilde de cuando comenzaron su carrera marcada por la rumba catalana allá por 1999. Tras un tiempo de parón estrenan disco, Rumba a lo desconocido, con el que firman su regreso en concierto a las Islas tras muchos años. Estarán el 6 de mayo en Las Palmas de Gran Canaria y el día 7 en el municipio tinerfeño de La Laguna. Son hermanos y se llevan bien, siguen fumando porros pero ya no escriben sobre eso, viven el momento y les encanta que Cadena Dial les dé premios, razón por la que pasan estos días en Tenerife.

¿Qué suponen para ustedes los Premios Cadena Dial?
David Muñoz:
Que te den un premio ya es una pasada. Nunca pensamos que nos fueran a premiar por nada porque hay tantos grupos y tanta gente buena... Suena a tópico pero Cadena Dial ha apostado por nosotros desde le principio. Por nosotros y por la música en español, no solo en España sino también en Latinoamérica.

José Muñoz: Mientras te den premios es motivo para estar contento. Así sabemos que lo estamos haciendo bien y que vamos por el buen camino. Siempre nos han hecho ilusión los premios.
D. M.: Sobre todo a mi madre, que cada día quiere más.

¿Cómo les está yendo con esta Rumba a lo desconocido?
J. M.:
Empezamos las giras de presentaciones en noviembre en España, luego en octubre fuimos a Latinoamérica y Estados Unidos. Volvemos en mayo: el 6 en Las Palmas y el 7 en Tenerife. Siempre es muy especial venir a tocar a Canarias pero esta vez más porque es el estreno de la gira de verano.
D. M.: Con este disco, que es un poco retorno a nuestros orígenes, nos hacía especial ilusión volver a las Islas. Hace muchos años que no venimos a tocar, a Tenerife desde el Heineken Campus Rock de 2008.

¿Qué les traen a los canarios en este retorno?
D. M.:
Mucha rumbita, como imaginarás, y mucho rock y heavy.
J. M.: Es un repertorio explosivo donde no hay baladas.
D. M.: Bueno, alguna hay.
J. M.: Qué va, eso no es una balada, es un medio tempo (risas). Es un repertorio donde hemos puesto temas del último disco pero no todas porque entendemos que la gente quiere también escuchar La raja, Calorro, Vino tinto,...
D. M.: Son más de dos horas de concierto, es que hay canciones que no podemos quitar.

¿Algún recuerdo especial de cuando venían a tocar más a menudo a las Islas?
D. M.:
Que nos tratan como si fuéramos de aquí. Me encanta el espíritu, el carácter de la gente, el buen humor, el poco estrés... Habrán estresados también pero creo que aquí se vive más y mejor. El estrés de la Península te corroe.
J. M.: Este clima es el paraíso.

Están en una etapa vital menos alocada, ¿han cambiado la raja de la falda por un vaquero?
D. M.:
¡Por pastillas para dormir! (bromea) No, yo creo que estamos con la actitud de siempre. Va pasando el tiempo pero nos siguen gustando y horripilando las mismas cosas.

¿Ha afectado ese paso del tiempo a la música?
D. M.:
Erosiona. A la hora de hacer canciones evidentemente ya no hablamos de porros, los fumamos pero no tenemos esa necesidad, antes sí. Antes nos hacía un mogollón de gracia hacer una canción de porros pero ya no, ni de botellón ni de cosas de esas. ¡Son cuarenta años los que tengo!
J. M.: Es generacional. Pero no nos estamos abaladando, como tienden muchos grupos.

Vuestra rumba catalana conecta con mucha gente y muy diferente, ¿cuál creen que es la clave de este éxito?
D. M.:
Somos muy eclécticos, nos gustan muchos tipos de música. No nos gusta encasillarnos ni encasillamos a nadie. Nos gusta el reggae, el rock, el flamenco, el punk, la rumba... Como si fueran ingredientes y nosotros lo que hacemos es un plato. Y nos gustan poderosos, nada de deconstrucciones, ¡contundentes y con proteínas! Aunque es verdad que en el anterior disco nos dio por probar cosas nuevas, buscando un sonido electrónico.
J. M.: En este disco hemos vuelto otra vez a los sonidos más orgánicos y tradicionales nuestros, las rumbitas.

Han hecho colaboraciones con artistas importantes, ¿les queda alguno en el tintero?
J. M.:
En los Premios Cadena Dial cantamos con Rozalén, que nunca lo habíamos hecho y es una crack.
D. M.: El Rober (Roberto Iniesta de Extremoduro). Nunca nos hemos atrevido a pedirle nada porque pensamos que nos va a decir que no. A lo mejor cuela pero no sé... Me quedo con que los Reyes existen: Peret existe.

¿Algún consejo para los que empiezan?
D. M.:
 Complicado, sobre todo porque soy muy pesimista, los voy a deprimir: dedíquense a otra cosa (bromea). Pero es verdad, hace falta suerte. Quizá el consejo sería no tomarse a mal cuando a alguien no le gusta tu canción ni tomarse tan a bien cuando te dicen que tu canción es muy bonita. Con gustarte a ti mismo basta.
J. M.: No somos muy de dar consejo pero con que cada uno defienda su idea basta.

¿Cómo viven unos catalanes como ustedes la situación política actual por la que está pasando España?
D. M.:
En Cataluña ahora está la cosa más tranquila: el meollo está en el presidente de España.
J. M.: Yo creo que Cataluña va mejor sin gobierno (bromea).
D. M.: Así al menos no hacen recortes aunque sabemos que volverán con la tijera.

¿Qué cambiarían?
J. M.
¿Si yo fuera presidente? Iría a por los que más tienen. ¿Paraísos fiscales? Nada, fuera. ¡A pagar impuestos como todos! Ya luego me pensaría la segunda medida.

¿Cómo es para ustedes mirar atrás, a esos primeros éxitos? Si es que se ponen a pensar en ello...
D. M.: La verdad es que no mucho. Tenemos cierto miedo a mirar atrás y quedarnos como una estatua, embelesados. Acabaríamos como Norma Desmond en Sunset Boulevard viendo nuestros propios vídeos... Tenemos que mirar al presente.
J. M.: O mirar al futuro viviendo el presente: una vez que miras el futuro desde el presente, el pasado es un pasado futuro. (silencio).
D. M.: ¡Marty McFly está aquí! (risas)

¿Tiene Estopa alguna meta?
Ambos:
¡Que siga la rumba!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine