Los canarios también votan

Son muchos los profesionales canarios, residentes o no en las Islas, que votaron en los pasados XXX Premios Goya

17.02.2016 | 11:22
Los canarios también votan

Son muchos los profesionales canarios, residentes o no en las Islas, que votaron en los pasados XXX Premios Goya. Un ejemplo es la tinerfeña ganadora de uno de estos galardones por Lope, Tatiana Hernández, que pertenece a la Academia desde que estuvo nominada en 2004 por La gran aventura de Mortadelo y Filemón y actualmente es vocal de Diseño de vestuario.

No solamente los especialistas de las diferentes especialidades del sector votan en los galardones de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, creada en 1986, sino que también personas relacionadas con el séptimo arte. Es el caso del arquitecto y crítico de cine tinerfeño Jorge Gorostiza, que forma parte de la Academia desde mediados de los años 90.

Por aquel entonces era presidente el director de cine ya fallecido José Luis Borau, quien invitó a Gorostiza a que se encargara de la parte canaria de un diccionario que estaba elaborando la entidad y que publicó Cátedra Editorial. Tras esta colaboración, Borau le convenció para formar parte de la Academia como miembro asociado, es decir, que pertenece a la sección de no profesionales que solo pueden votar a determinadas candidaturas. "Eso es ahora, desde tres o cuatro años cuando la Junta general de la Academia lo decidió, porque al principio no podíamos ni votar", recuerda el arquitecto. Así, los miembros asociados con más de seis meses de antigüedad que estén al corriente de sus obligaciones sociales –los académicos pagan una cuota mensual– solo votan en las categorías de Mejor Película, Mejor película de animación, Mejor película documental, Mejor película europea, Mejor película iberoamericana, Mejor cortometraje de ficción, Mejor cortometraje de animación y Mejor cortometraje documental. Gorostiza destaca de pertenecer a la Academia las ventajas como la revista que le llega a casa, la documentación y películas a las que tiene acceso y ahora poder votar.

Las películas nominadas se proyectan en las dos sedes de la Academia, en Madrid y Barcelona, pero como Gorostiza vive en Tenerife, tiene la opción de verlas a través de la plataforma online Veomac con la clave que le dieron por ser miembro, aunque muchas productoras también envían una copia física a cada académico. "Veo todos los cortometrajes, las películas europeas, las iberoamericanas y los documentales pero desgraciadamente no me da tiempo de ver todos los largometrajes de ficción", cuenta el también autor de varios libros sobre cine y arquitectura. A pesar de que utiliza este portal conectando el ordenador a su televisor, Gorostiza es un cinéfilo de los que prefieren ir al cine: "las películas hay que verlas en pantalla grande". El voto se puede realizar de manera virtual o por correo y Gorostiza cumple cada año con este deber pero por lo que no pasa es por la gala. "Nunca he ido a los Goya ni pienso ir, es una ceremonia muy aburrida, y es solo la cara visible de la Academia", sentencia. "En los Goya pasa como en los Oscar, que no ganan las mejores películas y esto ocurre porque votan profesionales de ese ramo y ser profesional no garantiza saber de cine", opina el experto, quien aprendió de Borau que "cuando alguien va al cine a ver una película mala dice ¡qué mala es la película! Pero si lo que ve es una cinta española la frase cambia a ¡qué malo es el cine español!".

Otro caso canario curioso es el de los hermanos tinerfeños Santiago y Teodoro Ríos, quienes ingresaron en la Academia en 1989 cuando estuvieron nominados a la Mejor dirección novel por Guarapo. "Al jubilarnos, hace cinco años, decidimos dejar de pagar la cuota", explica Teodoro Ríos, quien recuerda que "votábamos todos los años, apoyando las películas canarias". Estos hermanos no se perdían las galas en la medida que podían. "Te vistes de pingüino y vas a hacer contactos con productores y directores, es una fiesta muy grande donde ves a todo el mundo y se cuecen muchas ideas ¡es la fiesta del cine español!", afirma Ríos. Aunque ya no es académico, este cinéfilo se sienta todos los años a ver la ceremonia: "no me pierdo una gala".

El acceso

No es fácil pertenecer a la Academia y cada nuevo miembro ha de ser aprobado por la junta en una reunión. Actualmente, todos los ganadores de un Premio Goya, con excepción de las categorías Mejor canción original, Mejor cortometraje de ficción, Mejor cortometraje de animación y Mejor cortometraje documental, serán invitados automáticamente a formar parte de la Academia de Cine como miembros numerarios, con la exención del pago de la cuota de ingreso. Tendrán un máximo de seis meses para responder a esta solicitud y en caso de no hacerlo se considerará que declinan la invitación. Los candidatos nominados de todas las categorías solo recibirán un diploma acreditativo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine