El tinerfeño Miguel de León publica su primera novela a los 60 años

El lagunero deja a un lado su faceta de informático para dedicarse de lleno a la literatura

16.02.2016 | 02:00

El tinerfeño Miguel de León (San Cristóbal de La Laguna, 1956) acaba de publicar su primera novela con 60 años. Haciendo suyo aquello de Nunca es tarde, el lagunero aún está asumiendo que Los amores perdidos (Plaza & Janés) ya se pueda encontrar en las librerías de toda España.

De León, que soñaba con ser escritor desde los 15 años, cuenta en estas 600 páginas una historia de dos familias enfrentadas a lo largo de los años en un pueblo teñido por la traición, la venganza y el amor imposible de dos jóvenes. Transcurren más de 60 años en la trama y se conoce al mismo número de personajes. El autor inicia la semana que viene un periplo de presentaciones del libro por la Península, una aventura que le da "mucho vértigo".

Gabriel García Márquez es el referente más potente para De León, quien afirma haberse leído Cien años de soledad más de treinta veces. La hojarasca le emocionó sin saberlo, pues lo leyó de un libro de segunda mano que ni siquiera tenía cubierta y tardó años en descubrir a su autor. Y es que De León viene de una familia humilde de Valle de Guerra y desde los once años se vio obligado a trabajar para ayudar en casa. Se sucedieron entonces los trabajos, desde repartidor de periódicos hasta albañil, hasta que, ya en la madurez, se formó de manera autodidacta en informática y abrió una empresa de mantenimiento y servicios de páginas web en 1992. Este trabajo le consumía mucho tiempo "pero cada vez que tenía un momento, a ratos perdidos, o en algún descanso, me ponía a escribir". "Tiré mucho a la basura", confiesa el escritor novel, quien necesita "la soledad de mi ordenador" para crear.

Hace tres años, De León se lanzó a autopublicar esta novela empujado por su familia "pero fue una catástrofe" porque le imprimieron una versión anterior del texto. "Aún así gustó a conocidos desde los 18 a los 70 años, hombres y mujeres, y eso me llevó a buscar editorial", recuerda. En Canarias no encontró nada, así que saltó a la Península por teléfono y encontró a Plaza & Janés.

"Me salvó la vida"

El ahora escritor asegura que su empresa cada vez se iba viniendo más abajo, perdiendo el 90 por ciento de sus clientes, empresas que cerraron. "Al menos no tuve que despedir a nadie porque mis trabajadores se fueron yendo", se consuela De León". Cuando recibió la noticia de la editorial se encontraba recogiendo en su taller embargado por "una tristeza terrible" y la buena nueva "me salvó la vida" porque iba camino de "una depresión segura".

Una premisa que De León tiene por bandera es la de no aburrir al lector. "Eso es algo que nunca le he perdonado a ningún autor", sentencia este apasionado de las letras. Confiesa que Los amores perdidos, que habla "de lo que hacemos por amor", "es una historia compleja, que no complicada, sino difícil de hacer para que enganchase al lector". En esta historia, "que emociona", De León se obsesionó "con el protagonista, que se enamora encarnizadamente de una joven y su única manera de quererla es callarse y en ese silencio radica lo que plantea la novela". El Terrero es el pueblo canario de ficción en el que se desarrolla la trama. Hay capítulos costumbristas pero el autor asegura que no hay que ser canario para entenderlos.

De León va a aparcar su faceta de informático para dedicarse de pleno a la literatura porque "veo que va bien encaminado". "Estoy trabajando en otra novela y tengo muchas ideas", adelanta el lagunero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine