Los Niños Cantores de Viena ya están en la Isla para su concierto capitalino

El coro llega al 32º Festival de Música con citas en los dos auditorios y catedrales de Santa Cruz y Las Palmas de Gran Canaria

05.02.2016 | 11:43
Los Niños Cantores de Viena en Santa Cruz.

Los Niños Cantores de Viena toman el relevo en los escenarios del 32º Festival de Música de Canarias, con una gira de cuatro conciertos que llevará al coro infantil desde hoy viernes y hasta el lunes 8 de febrero a las dos auditorios capitalinos (mañana en el Auditorio de Tenerife Adán Martín, y el domingo en el Alfredo Kraus), y a las catedrales de La Laguna y Santa Ana (hoy en Tenerife y lunes 8 en la capital grancanaria), con un programa que recorre la historia de la música, y otro eminentemente sacro.

En los conciertos previstos en los dos auditorios, se ha optado por un repertorio que incluye obras de Mozart, Purcell, Joseph Haydn, Schubert, Schumann, Johann Strauss, Vivaldi, Haydn y Bizet, entre otros, las populares Nel blu dipinto di blu (Volare), O sole mio, Over the rainbow de El mago de Oz, y We are the world, de Michael Jackson y Lionel Ritchie; mientras que en las catedrales se interpretará un repertorio religioso con una veintena de obras de Vivaldi, Tomás Luis de Victoria, Mozart, Bartholdy, Rossini y Saint-Saëns.

Santa Cruz de Tenerife acogió ayer un encuentro con los medios de comunicación, donde los integrantes del coro y su director Manolo Cagnin abundaron en la filosofía de la agrupación y lo que supone formar parte de esta familia de los Niños Cantores. Así, Lorenzo Márquez, miembro austríaco-colombiano del coro, asegura que cuando canta "está en el cielo" aunque a veces se pone "nervioso". El maestro director, Manolo Cagnin, subraya que el objetivo de esta formación es "motivar a todos los niños del mundo" a amar la música. Ambos expresaron su alegría por visitar Canarias en el marco del 32º Festival de Música de Canarias.

El maestro director de los Niños Cantores de Viena, Cagnin, señaló que su presencia en el festival es una ocasión no solamente musical sino pedagógica, pues "cuando cantamos con las mejores orquestas" y en teatros de todo el mundo su afán es sensibilizar a todos los niños del mundo a que también pueden actuar, si cuentan con una buena voz.

"No es fácil" dirigir un coro con niños de entre 10 y 14 años aunque "hago mi trabajo con mucho gusto porque estoy al cien por cien con ellos", afirmó Cagnin, quien dijo que no se trata de ser "severo" en su labor sino de actuar casi como un padre, un amigo, porque convive con niños "en un momento muy difícil", de preadolescencia.

Por ello su trabajo no es meramente musical sino también contestar a preguntas "sobre la vida", pues es un contacto humano antes que musical, dijo Cagnin, quien detalló que ensayan durante tres horas diarias "y es necesario que sea divertido" aunque, matizó, "son niños que quieren cantar". Lorenzo Márquez, nacido en Salzburgo de padre austríaco y madre colombiana, dijo que del programa que interpretarán en Canarias, su pieza preferida es el Gloria, de Vivaldi.

También cantarán fragmentos menos festivos, como una partitura cumbre de la polifonía renacentista, el Officium Hebdomadae Santae que dedicó el español Tomás Luis de Victoria a la Semana Santa. A este respecto, Cagnin indicó que es importante explicarles a los niños "la trama" de lo que van a cantar, en este caso, sobre la crucifixión, pero siempre "en un idioma que puedan entender". Ese es el lado más difícil de su trabajo: hay diferentes personalidades en el coro y al final el propósito es "que canten 26 voces diversas con un único objetivo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine