Oliver Behrmann organiza un falso cóctel con escombros en La Tejita

La acción artística de este sábado, que incluye un taller, surge en respuesta a la noticia de la construcción de un hotel en esta playa

05.01.2016 | 02:00
Un montaje realizado por el artista con la playa de La Tejita al fondo y, en primer término, la mesa con los cócteles de escombros que formarán parte de su acción artística.

El creador multidisciplinar Oliver Behrmann (Santa Cruz de Tenerife, 1973) realizará este sábado 9 de enero, a partir de las 14:00 horas, una acción artística en la playa de La Tejita, Granadilla, consistente en ofrecer un falso cóctel con piezas hechas a partir de escombros de edificaciones turísticas. Esta iniciativa surge en respuesta a la noticia de la construcción de un hotel en esta playa del Sur tinerfeño.

El artista propone también un taller de escombros turísticos, en el cual enseñará cómo transformar restos de ladrillos, bloques y hormigón en souvenirs para turistas. Behrmann trasladará a la playa 150 piezas bajo su firma que podrán ser cogidas por los asistentes a modo de recuerdo una vez terminada la acción, sobre las 17:00 horas.

"Se trata de un evento relacional en un entorno que se ha conservado hasta ahora en un estado prácticamente salvaje y que está a punto de ser modificado por la construcción de un moderno hotel de cinco estrellas en primera línea de playa", cuenta el artista alemán nacido en la Isla. Y es que este creador considera que "no se trata de un hotel más porque es un lugar emblemático donde ya han construido un centro comercial hace poco y el cemento se está adueñando de la zona". "Personalmente estoy en contra de la construcción de este hotel pero poco se puede hacer porque está contemplado en el plan de ordenación urbana de Granadilla; en cualquier caso, no quiero que esta acción tome un tono político, está concebida como una broma y no quiero que se convierta en una protesta: es una mirada crítica desde el arte", explica el artista, con quienes varias organizaciones ecologistas se han puesto en contacto. Pretendiendo que su acción se convirtiera en una mesa abierta, Behrmann se puso en contacto con la constructora del hotel para invitarlos a participar, sin éxito. El artista plástico enfatiza que ha pedido los permisos pertinentes para realizar la acción.

Este inquieto creador, compañero de aventuras profesionales del cocinero Carlos Gamonal, con el que sorprendió en el pasado festival Mueca con su Kraken de golosina, llevaba ya unos días pensando en hacer algo con escombros. "Al principio se me ocurrió hacer una ruta turística por Las Palmas de Gran Canaria, donde vivo actualmente, pero vi lo del hotel y me pareció perfecto", cuenta el autor. Después de cerciorarse de que unos amigos lo ayudaban con el transporte, no se lo pensó dos veces y se viene a las Isla solo para esta performance. El evento en redes sociales está teniendo una buena acogida, "mejor de la que esperaba", reconoce el artista.

Behrmann pretende con todo esto, desde el recurso de la ironía y el humor, lanzar una mirada crítica al fenómeno turístico "que evite recaer en los errores del pasado, invitando a los asistentes a analizar, debatir y reflexionar sobre diferentes modelos de desarrollo económico y social para nuestro territorio con un escombro-cóctel en la mano".

Este artista, que vive a caballo entre las Islas y Alemania, prevé trasladarse más tiempo al país germano para sacarse el título de técnico de demoliciones, sector en el que trabaja en sus estancias en Berlín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine