Marcos Martín: "Los videojuegos no matan, lo hacen las personas"

Los profesionales de la animación en Canarias se quejan de la "demonización" de estos juegos en el tratamiento del caso de la joven asesinada en Gran Canaria

17.11.2015 | 02:00
El profesional de la animación digital y emprendedor Marcos Martín Muñoz. |

Marcos Martín Muñoz, profesional de la animación digital que representa a la recién formada Asociación Canaria de Empresas y Profesionales de la Animación, Videojuegos y Efectos visuales, asegura que no existe relación entre los videojuegos y la agresividad. El emprendedor se queja del reciente uso en los medios de comunicación "probablemente inconsciente pero que induce a error" de la palabra videojuegos en los titulares de la trágica noticia de la muerte de la joven palmera Saray a manos, presuntamente, de su vecino en Las Palmas de Gran Canaria. El uso de esta palabra se debe a que la universitaria se quejaba al estudiante de informática por el escándalo que formaba éste cuando jugaba con la consola. "Los videojuegos no son causales, son circunstanciales", explica el responsable y delegado en Canarias de Lightbox, productora de Atrapa la bandera, porque "los videojuegos no matan, lo hacen las personas".

El barcelonés afincado en la Isla se explica utilizando un símil: "Es como si decimos que alguien mató a su vecino tras tomar dos tazas de café; estaríamos culpabilizando al café de matar y no lo hacemos, de igual forma que no culpamos al fútbol de las peleas que se forman en algunos partidos". "Aunque incluso el juego fuera bélico, no tiene nada que ver con que el chico la matara", insiste Martín Muñoz, que opina que "el problema de este joven seguramente va más allá y es de carácter psicológico". "No existe relación entre los videojuegos y la agresividad, de hecho, lo que sí está demostrado es que los juegos bélicos en los que hay que apuntar para disparar ayudan a recuperar el ojo vago e incluso algunos se utilizan en clases de Economía". En cambio, "no existe una estadística de gente que juegue a videojuegos y mate a gente", comenta el propietario de la empresa de animación tinerfeña 4D3.

"Mi papel como representante de la Asociación es evitar estos tratamientos que demonizan a los videojuegos", postula Martín Muñoz. Este emprendedor saca a colación el caso del asesino de la catana que mató a su familia en Murcia en el año 2000 como parte de un juego: "Desde entonces los padres tenían miedo si sus hijos jugaban a rol".

El representante y promotor de la nueva Asociación añade que "hay que tener en cuenta que este tipo de juegos están calificados por edades por los organismos competentes y en el caso del joven grancanario, tenía 18 años y estaba en primero de carrera". "Si en vez de videojuegos jugara a la guerra con pistolas de pintura a nadie se le hubiera ocurrido culpar al paintball de sus acciones", reflexiona Martín Muñoz.

En este sentido, pone como ejemplo Minecraft, un videojuego infantil donde el protagonista es un guerrero con una espada. "Y con ese juego hasta se hacen campamentos de verano porque ayuda a desarrollar el intelecto de los jóvenes".

"Entiendo que a los padres no les guste que sus hijos jueguen a videojuegos bélicos pero a mi generación nos daban pistolas de fogueo y no hemos salido violentos", se defiende. "Es un tema delicado y yo mismo no dejo que mis hijas jueguen con pistolas pero porque son muy pequeñas; yo las estoy educando en valores y ellas sabrán diferenciar lo que es un juego de lo que es la realidad y cuando sean mayores podrán jugar con lo que quieran", se confiesa el también padre. Este emprendedor es muy consciente de que "la guerra siempre ha estado presente en los juegos porque se ve que tiene un componente atrayente: desde las clásicas batallas de indios y vaqueros pasando por Star Wars". El animador en tres dimensiones recuerda una frase del profesional Alby Ojeda: "El juego es una representación de la realidad". Para Martín Muñoz la diferencia se forja con "el trabajo en casa desde pequeños, porque una cosa son las actitudes violentas y otras los juegos".

Marcos Martín Muñoz ha decidido tomar las riendas de la animación en Canarias y ha creado la Asociación Canaria de Empresas y profesionales de la Animación, Videojuegos y Efectos visuales, que representa de momento, para defender los intereses del sector, que cataloga de "virgen" en Canarias "por su enorme potencial de crecimiento". Desde su participación en Atrapa la bandera, ha tenido reuniones con las administraciones públicas y piensa que para obtener cambios sustanciales es mejor unirse y que se hable en representación de la animación canaria. Este emprendedor quiere fomentar la formación, la búsqueda de inversiones, darle salida al sector en otros mercados y países, etc. Para ello, ha puesto en pie la organización pero de momento son pocos, así que ruega a las empresas y profesionales interesados en formar parte que se pongan en contacto con él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine