ÚLTIMA HORA
Abatido el presunto asesino de al menos tres personas en Teruel

La Real Academia de Bellas Artes aplaude a Martín Chirino por su trayectoria artística

El escultor Leopoldo Emperador, la crítica Ángeles Alemán, el arquitecto Vicente Saavedra y el musicólogo Guillermo García-Alcalde intervinieron en el homenaje

12.11.2015 | 23:56
Chirino recibe los aplausos de sus colegas.

La Real Academia Canaria de Bellas Artes San Miguel Arcángel, con sede en Santa Cruz de Tenerife, recibió ayer al escultor grancanario Martín Chirino en un acto solemne en el que se le homenajeó por su trayectoria artística. El herrero de la espiral, académico de honor desde 2001, recibió numerosos halagos, recuerdos y, sobre todo, cariño, por parte de los asistentes y en especial de sus cuatro colegas también miembros de la Corporación que intervinieron en el acto: Leopoldo Emperador Altzola, Ángeles Alemán Gómez, Vicente Saavedra Martínez y Guillermo García-Alcalde.

Después de la bienvenida, el primero en subir al atril del ilustre salón de la sede en la Plaza Ireneo González fue el también escultor grancanario Leopoldo Emperador, quien aseguró tener a Chirino desde su juventud como referente "pero, sobre todo, como amigo". A continuación el artista contó una emotiva fábula acerca de un joven que buscaba al maestro, refiriéndose a Chirino, mostrando al homenajeado como a un sabio creador que es sorprendido por el neófito mientras pinta con el dedo espirales en la arena.

La crítica de arte y profesora de Historia del Arte grancanaria Ángeles Alemán hizo un recorrido por la trayectoria del escultor de 90 años, enalteciendo a los alisios, "compañeros de sus primeros años en la Playa de Las Canteras" y que "han ido marcando su trayectoria vital y artística". Alemán habló de esos comienzos en los que Chirino hizo las maletas junto a Manolo Millares y otros artistas para buscar cultura fuera de las Islas. "El silencio del público canario en los años 50 se les hacía insufrible", comentó la crítica, quien también destacó a Julio González como uno de los primeros referentes de Chirino. Alemán habló de la "paradójica ligereza de sus hierros", "la permanente obsesión por la belleza y el equilibrio" del maestro. La amiga del homenajeado, que no pasó por alto su faceta como director del Centro Atlántico de Arte Moderno CAAM y con su actual Fundación, aseguró que "haber visto, como algunos hemos tenido la fortuna, a Martín Chirino golpeando el hierro candente con el martillo, es lo que explica y desentraña, de manera profunda, la belleza de sus esculturas".

El arquitecto tinerfeño Vicente Saavedra quiso recordar "cómo conocí al autor y a su obra hace más de 50 años". El también amigo de Chirino habló de sus encuentros, los viajes que lo llevaron hasta él y la descripción de algunas de sus piezas desde una mirada arquitectónica. Contó Saavedra que cuando visitó el taller del artista en San Sebastián de los Reyes, Madrid, donde le llamó la atención especialmente una de las obras del homenajeado. Esta pieza fue expuesta, años más tarde, en una muestra colectiva en el Museo Municipal de Santa Cruz. "La adquirimos y ha permanecido en nuestro estudio más de 40 años", aseguró el amante del arte. Como no podía ser de otra manera, Saavedra, presidente de la Sección de Esculturas del Colegio de Abogados con sede tinerfeña, recordó la construcción del edificio de la actual Rambla de Santa Cruz en los años 70. "Propusimos a la Junta la contratación de Chirino para realizar una escultura que pusiera en valor el espacio público que cubría las plantas del sótano", contó. De esta manera acabó Chirino creando a la Lady Tenerife para ser la guinda –roja– de esta plaza. Sostuvo el chicharrero cómo echaron de menso esta escultura a principios de año cuando pasó tres meses en restauración gracias a la Fundación CajaCanarias. "Quedó un vacío", aseguró. Y es que la importancia de esta pieza reside en que fue el detonante "que sirvió para la organización de las Exposiciones Internacionales de Escultura en la Calle de los años 1973 y 1995".

Terminó el turno de intervenciones el periodista y musicólogo Guillermo García-Alcalde, quien puso sobre la mesa la vista fija en el futuro que rezuma la obra de Chirino. Habló del escultor como de un "conservador extraordinario en la intimidad familiar, que nada deja en reserva con interlocutores en los que confía". Aseguró que "nunca he visto a Chirino colmado y satisfecho con sus creaciones". Este periodista analizó el principal símbolo de la obra del grancanario, la espiral: "Hegemoniza el rico catálogo de formas de Chirino y es mucho más que un símbolo del pasado de Canarias". "Ese trazo turbados se abre por un extremo a la totalidad del espacio y lo abarca intencionalmente", prosiguió el crítico. El igualmente grancanario y amigo del homenajeado, declaró que la aportación de éste "al hoy y al mañana del arte es trascendente y contiene los poderes que movilizan la sensibilidad colectiva".

Tras la entrega del diploma acreditativo y la medalla correspondiente, Chirino compartió reflexiones con el público durante sus palabras de agradecimiento. Seguidamente, el turno pasó al alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez y al viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Aurelio González. Por último, el solemne acto fue sellado con la música del pianista Javier Lanis.

Un sentido adiós por parte de la presidenta de la real corporación canaria, Rosario Álvarez, despidió la especial velada, que prosiguió en la Plaza Ireneo con animadas conversaciones aprovechando la visita tinerfeña de Chirino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine