La fotógrafa Sara Yun expone en TEA la historia del barco abandonado 'Iballa G'

La exposición, titulada ´Óxido´, muestra la experiencia de los cuatro marineros abandonados por su armador que sobrevivieron a bordo del buque durante 5 años

04.11.2015 | 02:00
Un detalle de la muestra.

La XIII Bienal Internacional de Fotografía Fotonoviembre ha puesto voz, gracias a la fotógrafa Sara Yun, a cuatro de los marineros del buque Iballa G, abandonados a su suerte por el armador en el Puerto de la Luz y de Las Palmas durante cinco años. Ismael Reyes (Cuba), Issa Sidi Fall (Mauritania), Mor Thiam (Senegal) y Pedro Leyva (Cuba) son los protagonistas de la exposición que podrá contemplarse en la tienda de TEA Tenerife Espacio de las Artes hasta el próximo día 17.

Óxido es, en palabra de su creadora, la "historia en imágenes" de estos cuatro marineros que permanecieron a bordo del petrolero sin apenas recursos. Abandonados por el empresario, decidieron permanecer a bordo y luchar por sus derechos ante la negativa del armador a hacerse cargo del buque y abonar el salario de sus trabajadores. "Cuando les pedí permiso para documentar su historia ya habían pasado dos años y medio desde que se quedaron en puerto y la mayoría de los marineros habían abandonado", explicó ayer la fotógrafa. "Creo que en el poder de la imagen para agitar conciencias y esta historia me enriqueció y me ayudó a recordar los valores que a veces quedan diluidos entre los problemas del día a día. Ellos demostraron una capacidad de aguante sin límite", explicó.

La exposición permanecerá abierta en TEA_de lunes a viernes en horario de 10:00 a 20:00 horas y los sábados y domingos de 10:00 a 15:00 horas.

En junio de 2014, el barco fue finalmente subastado y llevado a Turquía. Concluyó así el encierro de estos trabajadores que, sin embargo, todavía no han cobrado lo que se les debe y prosiguen su viaje por el mundo a la búsqueda de un empleo y de dignidad. Issa Sidi Fall, uno de los héroes del Iballa G, estuvo ayer en la inauguración de la exposición. Más de un año después de salir del buque, vive en Fuerteventura donde ha formado una familia. "Pese a que recibía llamadas de mi familia para que dejara el barco y regresara, para mí era una deshonra volver con las manos vacías", recordó. Sobrevivieron gracias a la ayuda de la gente y de la asociación Stella Maris porque no tenían ni agua, ni luz, ni alimentos. De hecho, uno de los marineros –Birara Mellese, que no aparece en las imágenes– sufrió una caída y falleció durante la larga espera. La serie que desde ayer puede verse en la sala dependiente del Cabildo insular está dedicada a su memoria. "Era bastante peligroso porque a veces, durante la noche cuando volvíamos a bordo, éste se había alejado demasiado del muelle. Además, para llegar a él teníamos que saltar varias embarcaciones", recordó. Issa lucha ahora por conseguir los "papeles" que le permitan conseguir "un trabajo serio" con el que seguir adelante.

La exposición está producida y patrocinada por al empresa Clece y contó, para su inauguración, con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno de Canarias, Patricia Hernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine