Un poeta bohemio y ahora ganador

El tinerfeño Santiago Barreto pasa de vivir "prácticamente en la indigencia" a recibir el Premio Benito Pérez Armas de Literatura

29.10.2015 | 19:12
Sergio Barreto en las calles de La Laguna, su ciudad actual.

Los tiempos que corren son implacables con los artistas, y en realidad siempre lo han sido si se piensa en la suerte que corrió Vincent van Gogh o Charles Bukowski, entre otros muchos. Incomprendidos y hasta atormentados pero grandes talentos con sensibilidad se han perdido en el anonimato. Por suerte, gracias al Premio Benito Pérez Armas de la Fundación CajaCanarias esto no ocurrirá con el poeta Sergio Barreto (Tenerife, 1984), que acaba de conseguir el gran galardón por su violenta y primera novela, Vs.

Los 12.000 euros que incluye el galardón, aparte de la publicación de la novela, le servirán a Barreto para "existir", ya que no consigue trabajo y ha pasado los últimos meses "prácticamente en la indigencia". "No me puedo permitir grandes derroches ni celebraciones pero me vienen muy bien", destacó para la opinión de tenerife.

El jurado de la presente edición del prestigioso premio, compuesto por Cecilia Domínguez, Juan-Manuel García Ramos, Nilo Palenzuela, Juan José Delgado, y Juan Cruz, considera que con Vs "ha nacido un narrador". "Barreto ha escrito una novela en la que la violencia es el estilo; su escritura es de una madurez extraordinaria, que refleja a un joven experimentado en el uso del lenguaje narrativo y de las técnicas novelísticas más actuales", determinaron estos grandes nombres de las letras Canarias. La caracterización de los personajes y el ritmo intrépido de la acción también suponen, para el jurado, elementos a destacar de la obra del autor de una destacable producción poética (Los Centinelas, Sangre de Eclipse y Cadenza).

Esta novela habla sobre la violencia endémica, donde en un paraje imaginario asolado por la pobreza y la corrupción, se narra el accidentado recorrido en coche durante una noche de cuatro hombres que se reencuentran, tras muchos años, por la muerte de su antiguo patrón. El tinerfeño confiesa usar en sus textos el "esperpento y el tremendismo de Valle Inclán y Camilo José Cela". Este isleño tardó nueve años en considerar acabada la novela, "y soy tan tozudo como para seguir queriendo cambiar cosas", confiesa sobre el texto, "un infierno en el que no interesa tanto la historia como el lenguaje".

En realidad Barreto casi no se presenta al certamen de literatura. "Tres días antes de que se cerrara la convocatoria me vino la idea que resolvía una serie de circunstancias para que la novela tuviera sentido", reconoce. Además, como CajaCanarias permite enviar la novela en formato digital "no tuve que estar con el lío de imprimir las casi 200 páginas y me fue muy sencillo presentarme". Este poeta de 31 años, bohemio en su forma de vida, no es muy amigo de las tecnologías, por lo que la noticia del premio se tuvo que retrasar. "Mi teléfono es igual de desastre que yo y llevaba unos días sin batería y cuando lo encendí me encontré con los mensajes y llamadas perdidas", cuenta Barreto. Una vez publicado el fallo, enseguida el autor comenzó a recibir más llamadas y cariñosos mensajes en su perfil de Facebook, que, aunque no tiene internet en casa, procura tener actualizado, sobre todo en los últimos días. "Consideraba que la novela era una osadía y entré en una especie de shock al enterarme del premio", reconoce el escritor, que asume el galardón "reafirmándome en el compromiso con la literatura".

Este inquieto artista realiza un trabajo de gestor cultural junto a Pepa Alemán en la librería de ejemplares de segunda mano del Café Siete de La Laguna, una asociación sin ánimo de lucro en la que organiza eventos con otros escritores.

"Siempre me he refugiado en la poesía y su lenguaje entre defectuoso y erudito, muchas veces ni siquiera comunicativo", explica Barreto, cuyo amor por los versos nació desde niño leyendo a Pablo Neruda, sobre los 13 años, "aunque es complicado saber cuándo comenzó la pulsión". "Leía poemas y tenía la sensación de que la recreación estética del mundo que describían era la que yo tenía", determina esta promesa literaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine