El Supositorio: "No nos disolveremos sin antes hacer una película juntos"

Los humoristas se preparan para estrenar por primera vez un espectáculo en los auditorios de ambas capitales isleñas

28.10.2015 | 10:11
Dos de los cinco componentes de El Supositorio haciendo de las suyas por fuera de La Opinión de Tenerife. A la izquierda, Paco Efegé, y, a su lado, José Ramallo.

"No nos vamos a disolver como grupo sin antes haber hecho una película juntos". Así de tajante se muestra José Ramallo, uno de los carismáticos componentes del grupo canario de humor El Supositorio sobre una de las metas de la formación, que estrena este sábado su último espectáculo, Welcome to Canarias, en el Auditorio de Tenerife Adán Martín. Repiten función al día siguiente en el señero edificio de Santa Cruz, para viajar al Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria el 8 de noviembre.

Después de cerrar su anterior show, En Cuarentena, en el Teatro La Latina de Madrid, las puertas de ambos auditorios capitalinos se abrieron para El Supositorio. "Independientemente de la taquilla, solo con estrenar en el lugar donde hemos visto a grandes del humor como Les Luthiers ya nos sentimos satisfechos", asegura Ramallo. Además, con este hito abren camino para los que vienen detrás, como buen grupo veterano en las Islas en este formato. "Lo hemos hablado con Abubukaka y están encantados porque así luego pueden ellos tocar las mismas puertas", comenta sonriendo el actor y productor.

Welcome to Canarias sigue la estructura de sus últimos espectáculos, que se componen de una serie de sketches sin más hilo conductor que el humor. En ellos contarán historias tan disparatadas y dispares como la primera baja laboral acaecida en el antiguo Egipto, donde muestran flagrantes casos de corrupción, hasta la verdad entre Batman y su ayudante Robin. "La gente se enterará de por qué en las películas solo sale Batman", adelanta Ramallo, que encarnará al oscuro superhéroe. No faltará la habitual puesta en escena de concurso televisivo, esta vez sobre cine, en la que quien menos sabe sale ganando.

"Volvemos al número musical para cerrar un show, esta vez con un consagrado grupo residente en Chigüesque", comenta Paco Efegé, uno de los gemelos de la formación junto a Domingo. Para ello, los humoristas isleños se ponen en la piel de Das Tranken, una banda alemana de los años 80 de música electro-techno-punk, para cantar en directo un tema con letra de cancionero popular canario. Ramallo toma la voz cantante, mientras que Jorge Galván será el que peor lo pase convertido en un robot bailarín. El músico del grupo, Conrado Flores, es el compositor de este Welcome to Canarias, cuyo videoclip ya está en Youtube. "La idea de este grupo la tuvimos haciendo Chigüesque TV pero la acabamos guardando, así que no tiene nada que ver con la moda de los 80 de ahora, ¡es que somos de los 80!", puntualiza Ramallo, quien aún tiene que repasar la letra de la canción un par de veces más antes de la actuación.

Estos artistas, que comenzaron su carrera a principios de los 2000, destacan el crecimiento de la oferta cómica en Tenerife, "de la que pudimos ser punta de lanza con la televisión como ventana perfecta". Ramallo determina que "Tenerife está viviendo un momento gloriosos en el humor con Aarón Gómez, Kike Pérez o Abubukaka". También se alegran de que determinados espacios públicos comiencen a abrirse a la producción local. Para Efegé, "la respuesta del público es la que nos ha abierto todas las puertas".

Cuando comenzaron en la radio "ya nuestros contenidos tenían un tufillo escénico", reconoce Efegé. Y es que El Supositorio es un grupo muy audiovisual que, de la mano del cineasta Vasni Ramos, ha dejado grandes perlas como el corto ¿Hay Alien ahí? del III Fimucité. Para el proyecto de largometraje tienen en mente a unos de sus grandes referentes, los Monty Python. "Los retos que nos hemos puesto en el camino se han ido materializando", reflexiona Efegé. Aunque Ramallo hace hincapié en que sería más fácil de hacer el largometraje "si fuera un encargo". Los integrantes del grupo continúan con sus trabajos, paralelamente a la labor creativa de la compañía, ya que les es imposible vivir del humor. Impera, pues, el amor al arte y Ramallo no duda en asegurar que "El Supositorio nos da más felicidad que dinero".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine