ÚLTIMA HORA
Empate entre Las Palmas y Espanyol tras fallar un penalti los canarios en el último minuto (2-2)
Rodrigo Grande
Director y guionista argentino que graba en Tenerife ´Al final del túnel´  

"Las películas que hago tienen que ver con el momento de mi vida en que las escribo"

"Rodar en una fábrica como la Philip Morris nos da muchas comodidades y nos deja hacer lo que queramos, como construir todas las piscinas que necesitemos"

24.10.2015 | 02:00

El director y guionista argentino Rodrigo Grande graba estos días en Tenerife su último largometraje, la coproducción hispanoargentina Al final del túnel. La antigua fábrica de Philip Morris, ubicada en la santacrucera zona de Tío Pino, se ha transformado en la caja fuerte de un banco y acoge estas semanas la grabación de este nuevo proyecto que comenzó hace ya algunas semanas en Argentina. La cinta cuenta con la participación de actores de la talla de Leonardo Sbaraglia y Clara Lago y se estrenará el próximo año.

Al final del túnel es una cinta diferente a sus trabajos anteriores, ¿a qué se debe el cambio?
Me gustan mucho las películas de policial negro y por fin he hecho una así. Mis dos películas anteriores, Presos del olvido (2001) y Cuestión de principios (2009), también tenían géneros diferentes entre ellas, porque la primera era un largometraje policiaco y la segunda era una comedia romántica. Lo que me gusta es cambiar de géneros y espero no tener nunca uno que se convierta en mi favorito porque me gusta mucho el cambio.

¿Qué historia cuenta esta nueva película?
El espectador se va enfrentar a la historia de un tipo que es paralítico, y que está interpretado por Leonardo Sbaraglia, quien descubre que bajo el sótano de su casa pasa un túnel que han hecho unos ladrones para robar un banco que se encuentra al lado de su casa y decide hacer un agujero en su sótano para poder robarles a los ladrones. Creo que el público se va a divertir mucho, aunque sea una película bastante oscura. Creo que va a tener en suspense a los espectadores durante todo el tiempo, y espero que sea de esas películas en las que el espectador está enganchado de principio a fin y que quiere que el protagonista se salve o logre su objetivo. Nuestra idea es que el espectador esté siempre implicado en la trama.

¿Es su primera vez en la Isla?
Llevamos nueve semanas de rodaje. Empezamos en Argentina y vamos a finalizarlo aquí, en Tenerife. Nunca había estado en la Isla y me está encantando. Lamento mucho estar dentro del estudio todo el día y no poder pasear por las calles pero lo poco que he podido ver durante los fines de semana me ha encantado. Hay bares abiertos por todos lados y se respira muy buen ambiente. Además, el paisaje es también impresionante. Así que ahora me dan ganas de venir para pasar las vacaciones.

Es guionista y director de esta cinta, ¿qué hay de autobiográfico en este trabajo?
He descubierto que todas las películas que hago tienen que ver mucho con el momento de mi vida en que las escribo. De laguna manera Presos del olvido y Cuestión de principios hablan perfectamente del momento que yo estaba viviendo cuando las escribí. Así que Al final del túnel también habla de lo que me estaba pasando hace unos cuatro años, cuando me estaba separando después de una relación de 15 años. Así que se puede ver toda la oscuridad, toda la angustia y todo lo complejo de una situación como esa que se puede dar en la vida de cualquiera. Pero todo ello llevado al género policiaco, donde la inspiración queda totalmente camuflada porque trato que el espectador no vea nada de eso. Todo eso solo me permite ver a mí dónde estaba mi cabeza en ese momento. Por eso se producen tantos cambios de género en mis películas, porque a veces la vida es una comedia romántica, un drama...

¿Cómo está siendo el rodaje en Tenerife?
Tiene sus comodidades rodar en una fábrica como esta porque podemos hacer tantas cosas como queramos, como por ejemplo construir todas las piscinas que hemos necesitado. Fue la parte española de la coproducción la que decidió realizar el último tramo de la grabación en Tenerife y creo que fue una muy buena decisión. En Argentina, nos morimos de frío durante las ocho semanas que rodamos porque allí es invierno y teníamos que fingir que era verano. Así que los actores se murieron de frío, por lo que al llegar a Tenerife pensábamos que lo habíamos hecho al Paraíso. Además, en Argentina trabajamos en una fábrica arenera y aquí estamos en una tabacalera, así que ha sido gracioso.

¿Cómo está siendo el trabajo con los actores?
Está siendo un trabajo muy bueno. Leonardo Sbaraglia, Clara Lago y yo nos hicimos amigos desde el principio, y eso es muy importante para rodar una película. Son dos profesionales increíbles y obsesivos, como yo. Quieren que todo este perfecto y que todo salga bien, así que hemos pensado, hablado y discutido mucho. He tenido la suerte de conocer a estas dos personas que van por el mismo camino profesional que yo y que siempre apuntan para sacar un diez.

¿Y cómo ha sido el trabajo con el equipo tinerfeño?
Encontramos en Tenerife un equipo muy sólido y profesional formada por personas que ya han trabajado en otras películas juntos, lo que facilita la labor. Eso nos permitió empezar a rodar muy rápido cuando llegamos a la Isla y, además, por suerte el equipo argentino y el español han congeniado muy rápido y no se nota que venimos de partes distintas del mundo. Así que espero que esto sea el inicio de una relación cinematográfica fructífera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine