Relaciones nefastas

10 parejas artísticas musicales que no se soportaban

Tenían que compartir escenario pero lo único que querían era golpear a su compañero con la guitarra o el micrófono

25.09.2015 | 00:43

Todos sabemos que trabajar codo con codo con alguien puede ser una experiencia muy interesante y fructífera en un primer momento. Pero también sabemos que en cualquier momento eso puede torcerse, por los motivos que sean, y convertirse en un ardoroso infierno.

La situación se pone aún más complicada si necesitas a esa otra persona para seguir ganándote la vida. Porque claro, en ocasiones cortar por lo sano parece lo más saludable, pero no necesariamente lo más fácil, más aún en esto del show business, donde la creatividad es tan importante como que la máquina de imprimir billetes siga funcionando.

Más desconcertante resulta incluso que los que están a la gresca tengan que compartir escenario y transmitir buen rollo al público (si son familiares se amplifica), aunque al mismo tiempo ellos estén sintiendo unas irreprimibles ansias de golpear con la guitarra o el pie de micro a su compañero de fatigas.

Son cosas de la vida, como diría aquel. Y a continuación repasamos una decena de casos más o menos evidentes, con mejor o peor final.

Johnny y Joey Ramone

Convengamos aquí y ahora que no es lo mejor para que un grupo funcione suavemente que el guitarrista (Johnny) le robe la chica al cantante (Joey). No, definitivamente no es lo más apropiado y, de hecho, es motivo suficiente para una separación artística fulminante. Pero los Ramones estaban por encima de la suma de sus partes... y eso que Johnny se casó con ella, con Linda, y Joey se lo tragó con papas fritas, aunque en venganza le dedicó la letra del clásico The KKK took my baby away.

Liam y Noel Gallagher

Oasis se acabó el 28 de agosto de 2009 en el camerino de un concierto en París. Allí se escuchó de todo y nada bonito. Fue el gran colofón a una pelea entre hermanos que venía ya de largo y que había incluido todo tipo de amenazas, declaraciones hirientes en la prensa e incluso destrozo de guitarras. "La razón por la que no he asesinado a Liam es porque no me gustaría ver a nuestra madre llorar", ha llegado a decir Noel. Ahora parece que se llevan otra vez bien.

Ray y Dave Davies

Antes de que aparecieran en escena los Gallagher, ahí estaban ya los hermanos Davies, o sea, The Kinks, tirándose los trastos a la cabeza. Los rumores de una reconciliación postrera siguen sonando, pero tiempo atrás Dave dijo algo así: "Ray es un idiota. ¿Has oído hablar de los vampiros? Bueno, Ray me deja seco de ideas, emociones y creatividad. Es tóxico para mí estar con él. Es un fanático del control". Pero como hermanos, deben soportarse porque básicamente así son los parentescos.

The everly brothers

Y más riñas familiares. Antes de los Davies y los Gallagher, los Everly Brothers ya se apuñalaban. Lo soportaron hasta que en 1973 Don Everly salió a tocar borracho en un concierto en Hollywood, fallando todas las letras hasta que se llevó un guitarrazo en plena cabeza propinado por su hermano Phil. No volvieron a hablar hasta el funeral de su padre en 1983 y, desde entonces, sí que han actuado juntos para hacer caja ocasionalmente.

Simon and Garfunkel

Paul Simon ingresó en 2001 en el Rock and Roll Hall of Fame como artista en solitario, y dijo: "Quiero dar las gracias a Art Garfunkel y lamento el final de nuestra amistad. Espero que algún día, antes de morir, hagamos las paces... no hay prisa". En 2003 volvieron a actuar juntos en una lucrativa gira y todavía se espera que repitan en algún momento más pronto que tarde.

Jon Bon Jovi y Richie Sambora

Después de varios lustros firmando éxitos incesantemente, el guitarrista Richie Sambora abandonó el grupo en 2013 por motivos personales. Ese fue el momento en el que todo estalló y se hizo evidente que en el seno de Bon Jovi pasaba algo, con Jon diciendo en la prensa que Richie no era insustituible como, por ejemplo, The Edge en U2.

El distanciamiento saltó a la arena pública mientras los fans culpan a John Shanks, productor de la banda desde 2005, de haber ido diluyendo paulatinamente la relevancia de Sambora en el grupo, recortando sus famosos y poderosos solos de guitarra.

Mick Jagger y Keith Richards

Lo más gracioso de todo ese asunto es que estamos en 2015 y Keith Richards acaba de confirmar nuevo disco de los Rolling Stones para 2016. Él y Mick ya tienen más de 70 años y acumulan toneladas de riñas, desplantes, borderías y puñaladas traperas desde que se conocieron en aquella estación londinense de Metro en 1960. Han pasado por épocas ciertamente tensas y a su buena relación tampoco ayudó que Keith ridiculizara el pene de Mick. Pero, en fin, chascarrillos que se olvidan cuando la caja registradora suena de fondo.

Steven Tyler y Joe Perry

Otros dos que son como niños chicos son el vocalista y el guitarrista de Aerosmith. Ahora que están tan de moda las memorias de viejos rockeros, Steven Tyler no dejó pasar la oportunidad de arremeter contra ciertos comportamientos de 'su guitarrista' (esta forma de denominarle es ya de por sí explicativa de las fricciones).

Por su parte, Joe Perry anunció a los cuatro vientos que Aerosmith buscaban nuevo cantante en 2010 cuando Steven se enroló como jurado en el talent show televisivo American Idol. Y la cuestión es que, como los Stones, ahí siguen juntos como hermanos perpetuamente encadenados a pesar de los dolores.

John Lennon y Paul McCartney

La batalla de egos entre ambos siempre fue bastante conocida, pero aumentó cuando los Beatles se separaron, con John y Paul incluso lanzándose dardos en las letras de sus canciones como solistas. "Los freaks tenían razón cuando dijeron que estabas muerto. Lo único que hiciste fue Yesterday. El sonido que haces es pasteloso para mis oídos. ¿Cómo puedes dormir?", cantó Lennon en How do you sleep en 1971. Volvieron a acercarse años después pero se mantuvieron distantes hasta el asesinato de John en 1980.

AXL Rose y Slash

Y ya que hemos hablado del dichoso ego, aparece por aquí Axl Rose, único miembro fundador y líder de los actuales Guns n' Roses, cuya formación original aguantó unida hasta que el vocalista se hizo con el timón absoluto del barco en 1994.

El resto de integrantes abandonó, incluyendo al guitarrista Slash, con quien Axl mantenía constantes tensiones creativas (regrabó con otro guitarrista sin avisarle unas pistas suyas en Sympathy for the devil, el último tema de los gunners iniciáticos). Años después Axl llamó cáncer a Slash en la prensa, pero recientemente el guitarrista ha desvelado que han retomado 'un poquito' su relación, desatando los rumores de una futura reunión. ¿Será posible?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine