Los incombustibles Víctor y Ana

3.000 personas acuden a la cita lagunera con la gira de ´Canciones regaladas´

20.09.2015 | 19:11
Los incombustibles Víctor y Ana
Imagen del concierto que Ana Belén y Víctor Manuel ofrecieron anoche en La Laguna.

Víctor Manuel y Ana Belén recordaron anoche en el Pabellón Santiago Martín de La Laguna, ante más de 3.000 personas, que son una pareja musical que forman parte de la historia viva musical y cultural de este país. El concierto de la gira Canciones regaladas hizo disfrutar a raudales a los asistentes. Las caras de satisfacción a la salida del recital, organizado por Artevalle Producciones y enmarcado dentro de la 9ª edición del Festival Mar Abierto, evidenciaron la gran noche que se vivió en La Laguna. Fue una demostración de los grandes méritos contraídos por esta pareja que acaba de ganar un Grammy Latino a la Excelencia Musical.

Ana Belén y Víctor Manuel ofrecieron un amplio repertorio de canciones a dúo y como solistas en un espectáculo de dos horas y media que comenzó con los temas más intimistas pero que fue en aumento a medida que avanzaba el espectáculo. Con los temas del último disco como inicio, con sus canciones de siempre y con versiones de temas recientes que sorprendieron por sus arreglos, Ana y Víctor se encumbraron con un final vibrante y cercano, emotivo y coreado por un público puesto en pie al ritmo de La puerta de Alcalá.

Antes hubo tiempo de saborear grandes temas regalados por autores de talla mundial como El padre Antonio y el monaguillo Andrés, de Rubén Blades, que abrió el concierto; En el último trago, de José Alfredo Jiménez; y Choca esos cinco, de José Afonso, que se mezclaron con otros de cosecha propia como Nada sabe tan dulce como tu boca y Soy un corazón tendido al sol, clásicos muy aplaudidos por un público entregado. Continuaron Los pájaros perdidos, de Piazzolla; A dónde irán los besos, esta de Víctor Manuel; Peces de Ciudad, un regalo con el que Sabina "se pasó" según la propia Ana; Quiéreme tal como soy, de Billy Joel; y más clásicos como España camisa blanca de mi esperanza y Sólo pienso en ti, ese homenaje que hace nada menos que 37 años hizo Victor para dar visibilidad a la discapacidad. Y de vuelta a las versiones con Cómo pudiste hacerme esto a mí, de Alaska y Dinarama, y más clásicos como Quiero abrazarte tanto, Sólo le pido a Dios, Hay amor que despierta las piedras, Cómo voy a olvidar y Derroche de amor.

Tampoco podían faltar el himno personal de Víctor, Asturias patria querida, o lo que podíamos interpretar como el de Ana, con una impresionante interpretación de Lía. Maravilloso. Para finalizar, Contamíname, otro "regalo" de Pedro Guerra, según Ana Belén; y tras un par de bises La Muralla, un tema perfecto para acabar una noche mágica con todo el pabellón entregado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine