La diseñadora Betsabé Borcha se muda a Madrid para avanzar en su profesión

La tinerfeña, que deja la Isla el jueves, impartirá talleres en la Escuela de Artes Escénicas

01.09.2015 | 02:00
La diseñadora Betsabé Borcha a pocos días de volar a Madrid.

La diseñadora tinerfeña Bestabé Borcha ha decidido hacer las maletas y mudarse a Madrid para avanzar en su carrera profesional. Este jueves coge el avión con sus dos colecciones bajo el brazo. "Llevaba tiempo pensando en marcharme pero estaba ahorrando y tampoco quería hacerlo sin terminar mi segundo proyecto; ahora me siento preparada", explica la artista, que impartirá unos talleres en la Escuela de Artes Escénicas de Madrid. "Me gustaría encontrar un trabajo que me permitiera viajar con la moda, que es como te puedes empapar del mundo", cuenta a la opinión de tenerife la ganadora del IV Concurso de Jóvenes Diseñadores, del Cabildo de Tenerife.

Borcha, que llevaba años viviendo en el chicharrero barrio de Añaza, abre así un nuevo capítulo en su vida de la mano de su pareja, el tatuador Vladimiro Chico, a quien le ofrecieron trabajo en un estudio madrileño. "La Isla es genial, la adoro y la voy a echar de menos", reconoce, aunque tampoco quiere pasar el resto de su vida en Madrid. "La verdad es que me gustaría salir de España", confiesa. Borcha no tiene ataduras: "Estaré en Madrid el tiempo que surja; si a los dos meses me sale algo fuera no lo voy a rechazar", comenta. "Aquí tengo encargos pero no puedo vivir al 100 por cien de mi profesión y pienso que hay que salir para el enriquecimiento profesional y artístico", afirma la joven, quien sostiene que el concurso del Cabildo "fue el gran paso que me abrió las puertas al mundo profesional".

Una de las cosas que más clara tenía Borcha era que quería llegar a la capital con sus dos colecciones en la maleta: "Así pueden ver más de mí porque aunque son diferentes, una con negros y otra con dorados, las dos tienen mi estilo". La idea de Borcha, aparte de los talleres, es buscar trabajo como creativa. "Espero también aprender esa parte más comercial, administrativa, económica, de comunicación, de empresa de este oficio, que no suele gustar pero que es necesaria, asegura la carismática creadora.

Borcha tiene algunos contactos de diseñadores de la Península que ha conocido sobre todo en los cursos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo–UIMP organizados por Sara de la Cuesta. Como ejemplo, la joven nombra a los diseñadores Alvarno y a Fernando Lemoniez. Por supuesto, los diseñadores de moda locales que pasen por Madrid, como Lucas Balboa, que presenta colección en Cibeles, también le dan todo su apoyo.

Lo cierto es que Borcha no ha parado de moverse, sobre todo por las redes sociales. "Fue a través de Facebook como conocí al director de la Escuela de Artes Escénicas de Madrid", explica la diseñadora, quien añade que "daré clases de vestuario teatral y un taller de diseño para la elaboración de un proyecto de colección de moda". Buscando por la red le han salido ofertas de empleo en Madrid pero para trabajar en tiendas "y yo lo que quiero es diseñar".

El ideal de Borcha como culmen de su carrera es diseñar ella para una persona "y que cosa otro", puntualiza riendo. "La verdad es que venderme como marca no me gusta porque no es práctico hacer ropa seriada", explica la creadora, a la cual le horrorizaría "que en una misma fiesta tres chicas llevaran la misma camisa diseñada por mí". Y es que Borcha, de personalidad desbordante, sabe que sus piezas son únicas.

También le atrae mucho el mundo de la lencería y la corsetería. "En realidad mis colecciones, que son de fiesta, tienen mucho de lencería", explica, de nuevo entre risas. Por otro lado, "la verdad es que la ropa casual también me llama la atención pero con las tiendas que hay hoy en día ¿cómo voy a pedir yo 50 euros por mi camiseta cuando en Bershka tienes muchas a 10 euros?", se pregunta.

La gota que colmó el vaso

La gota que colmó el vaso de la paciencia de Borcha y que la convenció para marcharse fue su participación frustrada en la renombrada pasarela de Cibeles de Madrid. "Me di mucha prisa para terminar la colección y presentarla, fueron días de dibujar, coser y no dormir para llegar a tiempo y, unas semanas después de haberla presentado, me llega devuelto el paquete de Correos... Si hubiera vivido en Madrid esto no me habría pasado", recuerda con rabia la artista local con experiencia en la interpretación.

Betsabé Borcha, que cree firmemente que "si trabajas en lo que te apasiona, se convierte en tu vida, en lo que te hace moverte", se queda con alguna espinita antes de marchar. "En los últimos meses he formado un buen equipo con el fotógrafo Iombi García, el realizador Eduardo Gorostiza y la actriz y modelo Sonsoles García. Estaban saliendo cosas diferentes, algo muy guay, y nos quedan algunos proyectos en el tintero... Pero estoy segura de que buscaremos la forma de llevarlos a cabo, sea yo volviendo o ellos viajando a Madrid", explica.
Betsabé es una creadora incansable que no teme quedarse sin ideas. "Siempre hay inspiración, está en todas partes: una época, un libro, una película, un paisaje, una persona, una forma, un color...", sentencia la emprendedora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine