El verano más electrónico

Alrededor de 14.000 personas disfrutaron de la quinta edición del Arona Summer Festival, que contó por primera vez con dos escenarios

09.08.2015 | 19:58
El verano más electrónico

El verano es para la electrónica. Tenerife se ha convertido en los últimos años en un magnífico plató para el desarrollo de los macro encuentros de la música de baile y buena parte de culpa lo tiene el Arona Summer Festival (ASF). Ayer, la cita anual que se desarrolla desde el pasado 2011 en el Estadio Olímpico Antonio Domínguez celebró su quinta edición y lo hizo demostrando un estado de salud envidiable.

Por un lado, la respuesta del público, 14.000 personas, de las cuales más de la mitad era procedente de fuera de Tenerife, cumpliendo de esta manera con el objetivo de ser además una plataforma para atraer turismo a la localidad. Por otro, el alto nivel de los componentes de su cartel, con figuras entre los números uno mundiales, caso de Nicky Romero y Rudimental, que el mismo día del Festival Pendulum se cayó de la programación por culpa de problemas de salud de uno de sus familiares; y, finalmente, el perfecto desarrollo de producción para un engranaje tan complicado como éste.

El pasado viernes, pasada las cinco de la tarde, bajo un intenso sol veraniego, la música empezó a sonar en el Antonio Domínguez. Los primeros cientos de asistentes fueron madrugadores y al poco tiempo el Antonio Domínguez ya presentaba un estado envidiable que pronosticaba lo que al final terminó por convertirse en un éxito rotundo. Esta vez en dos frentes, porque los amantes de los sonidos más underground de la oferta electrónica también tuvieron su espacio en el Arona Summer Festival en el segundo escenario programado por la organización.

El ASF es una fiesta llena de sensaciones. Música, efectos especiales, pirotecnia, juego de luces y sonido€ todo para un comunión casi perfecta entre los que ofertan desde la cabina dj, las grandes estrellas en este tipo de encuentros, y los que reciben a las faldas del escenario, el sujeto pasivo necesario para que año transcurrido el éxito sea mayor. Rudimental o Nicky Romero para algunos, o Don Diablo o Deorro, para otros, hicieron de la quinta edición quizás la más exitosa del Arona Summer Festival. El apogeo llegó sobre las 11 de la noche y casi fue una línea continuada de éxtasis hasta las cinco de la mañana. En estos instantes previos a la media noche, Rudimental elevó el listón hasta lo más alto y ya nadie puedo escapar de bailar, bailar y bailar. El biorritmo estival otra vez en perfecta sintonía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine