Socios del Círculo de Bellas Artes demandan a la dirección

Los miembros acusan a la junta de falta de democracia en el funcionamiento de la entidad

24.12.2008 | 00:00
Una vista del interior del Círculo de Bellas Artes de la capital tinerfeña. Una vista del interior del Círculo de Bellas Artes de la capital tinerfeña.

Un grupo de socios del Círculo de Bellas Artes de Tenerife ha presentado ante el Juzgado de Primera Instancia de Santa Cruz una demanda contra la actual Junta de Gobierno que preside Míriam Durango Cobelas en la que denuncian "falta de democracia en el funcionamiento de la entidad capitalina", así como el intento de "subvertir el resultado de la votación válidamente emitida el día 7 de julio de 2008".
La institución convocó a los 311 socios dados de alta hasta dicha fecha a una Asamblea General Ordinaria, cuyo orden del día abordaba asuntos como el Informe económico y aprobación de las cuentas anuales (punto 2º), el Informe de las actividades de las Secciones y aprobación de La memoria anual de gestión (punto 3º), así como la Ratificación de la admisión de socios (punto 4º), además de la pertinente Lectura del Acta anterior y su aprobación (punto 1º) y el apartado de Ruegos y preguntas (recogida en el punto 5º).

Una "maniobra torticera". La demanda explica que en la citada reunión "no se aprobaron por mayoría simple los puntos 2º y 3º del orden del día y a fecha de hoy no existe acta de la misma" por lo que, como resultado, en una reunión mantenida el día 1 de agosto, la Junta de Gobierno decidió llevar a cabo una "maniobra torticera", según los demandantes, no aceptando "aquellos nuevos socios incorporados a la sociedad con posterioridad a 1 de enero de 2008", a los que les envió una carta con fecha 14 de agosto en la que les requiere que presenten solicitud formal para ser admitidos como socios.
Se da la circunstancia de que este grupo de personas, que asciende a un centenar, figuraban "en el listado de socios dados de alta que se aportó en la Asamblea General Ordinaria de 7 de julio y que fue aportada por la propia Junta de Gobierno y además están pagando las cuotas de socios que les pasa la asociación por sus cuentas corrientes bancarias".
"Pero es que ya en la misma asamblea -indica la demanda- no se da por válido aquellas delegaciones de votos que no llevan acompañadas el DNI del socio que delega su representación cuando los Estatutos no obligan a ello conforme a su artículo 8º". Los demandantes consideran por ello que con esta estrategia la Junta de Gobierno pretende que el informe de cuentas anuales y la memoria de gestión queden aprobados invalidando "los votos en contra emitidos por sí o por medio de representación por los nuevos socios dados de alta a partir del 1 de enero de 2008".

Falta de transparencia. Este grupo de socios argumentan además que se ha solicitado el acta de la asamblea del 7 de julio, sin obtener ningún tipo de respuesta, con lo que el órgano de gobierno del Círculo de Bellas Artes ha incurrido "en infracción grave del art. 39 b de los Estatutos Sociales".
"Lo único que tenemos de lo sucedido en dicha asamblea es la transcripción de la grabación que un miembro de la Junta de Gobierno realizó" sin que los asistentes tengan conocimiento de ello.

El desahucio al gerente de la cafetería
Según señalaron ayer
en un comunicado los socios demantes, "el afán de Míriam Durango por expulsar de su alrededor todo aquello que no coincide con su gestión ha llegado a afectar el conocido Café del Círculo de Bellas Artes, cuyo concesionario, Gonzalo Prieto Villazán, recibió hace unos días una demanda de desahucio por "precario mantenimiento de la propiedad", que además solicita al responsable del bar "115.000 euros de renta abandonada". Por su parte, el afectado Gonzalo Prieto ha puesto este asunto en manos de su abogado, quien basando su argumentación en el testimonio de la Junta de Gobierno del Círculo de Bellas Artes de la capital tinerfeña anterior a la actual, intentará demostrar que no existe ningún mantenimiento precario, dado que la concesión del bar se hizo de manera verbal, a cambio de una serie de servicios (como la captación de socios, el servicio de catering en los diferentes actos organizados por la entidad, etc). De momento, Gonzalo Prieto está a la espera del juicio oral, cuya fecha está prevista para el 26 de febrero de 2009, para llegar a una solución que espera que no afecte al buen funcionamiento del Círculo de Bellas Artes.

noticias de La Opinión de TenerifeMapa web
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Opinión de Tenerife