05 de marzo de 2017
05.03.2017
Carnaval de Tenerife

Y el día volvió a ganar a la noche el sábado de piñata

Los carnavaleros aprovechan el último fin de semana de fiesta desde primera hora de la mañana. El buen tiempo, protagonista de la jornada

06.03.2017 | 15:23
Carnaval de Día de Santa Cruz de Tenerife

Buscar un banco en el que poder sentarse ayer, en pleno centro de Santa Cruz era una tarea imposible. No cabía nadie más. Los tranvías y las guaguas llenaban hasta la ciudad repletas de carnavaleros deseosos de pasarlo bien. Encontrar un hueco donde poder dejar el coche se convirtió en una labor casi más complicada todavía. Ayer el día ganó a la noche durante el sábado de piñata, el adiós definitivo a la fiesta en la calle en la que 190.000 chicharreros dieron vueltas sin parar en su último baile de Carnaval. Habrá que esperar hasta el año que viene para que se repita.

El sol acompañó durante todo el día y eso solo aumentó las ganas de pasarlo bien. Tiendas abiertas, las terrazas de bares, restaurantes y cafeterías repletas de gente a todas horas y pocos rincones donde poder moverse con comodidad.

Todos los escenarios que se reparten por la ciudad no dejaron de sonar en ningún momento., con artistas en directo y con batucadas que también recorrieron las principales calles. Había donde escoger, por tipo de música. Los carros de bebés se quedaban aparcados en los extremos de los escenarios, donde el público estaba menos apretado. Buscar la sombra fue una de las actividades más repetidas durante toda la jornada donde el sol no dio ni un solo respiro.

Por la Plaza del Príncipe era prácticamente imposible moverse. "No ha aflojado la gente desde que llegamos a mediodía y parece que va a más", detalló Noelia Hernández ya por la tarde. Ella, junto a su marido y su hija, prefieren desde que la niña nació disfrutar del día todos juntos ya que por la noche es más complicado buscar canguro. "Ojalá no dejaran beber alcohol, porque se ven muchos adolescentes borrachos a esta hora y todavía queda mucho día, y sobre todo mucha noche, por delante", opinó.

Disfraces improvisados

Aunque el tul y los disfraces improvisados siguen siendo la elección más repetida para disfrazarse en Carnaval, hay muchas familias, parejas o simplemente grupos de amigos que dedican horas (y dinero) a hacer el atuendo perfecto. Superhéroes, dibujos animados o alegorías a la naturaleza fueron opciones recurrentes pero donde quedó demostrado el trabajo. Y salen a la calle con la intención de pasarlo bien, y eso incluye sacarse cientos de fotos con quienes se quedan atónitos mirando sus creaciones.

De Los Increíbles salió ayer la familia Pérez de la Rosa. "En realidad es una malla roja y algunos complementos", esgrime Verónica, la madre para restarle importancia mientras se coloca el cinturón. Sus hijos, en un carro doble, quedaron retratados por sus propios móviles decenas de veces. "Es verdad que están adorables y todo el mundo tiene que ver con ellos", asumió.

Hay quienes prefirieron ponerse tan solo una peluca y lanzarse a la calle. "Lo que importa es pasarlo bien y el disfraz es lo de menos", concretó Daniel Morales. "Yo me río con la gente y para eso no hace falta un disfraz ni caro ni complicado", remarcó. Su mujer, Ana, con peluca y un antifaz, no llevaba disfraz. "Hasta hace un día no sabía si iba a librar en el trabajo hoy así que no me preparé nada; improvisar también es divertido y para nosotros forma parte de la fiesta", apostó.

Adiós al Caribe

El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se despidió del Caribe con un fin de semana repleto de ritmo, color y diversión para todos. Los más pequeños también fueron protagonistas y si las atracciones de la feria no pararon para niños y grandes, los castillos hinchables y las atracciones de la Plaza Bulevar solo tuvieron un descanso a medio día, lo justo para que pudieran almorzar y retomar fuerzas para afrontar la tarde y lo que quedaba de día.

Te lo curraste mascarita

Quienes sí demostraron ante todos los presentes la importancia, y lo divertido que puede llegar a ser, eso de ponerse un buen disfraz, fueron los participantes de Te lo curraste mascarita, un encuentro que organiza Dario López, de Palante Producciones, un habitual en el Carnaval santacrucero que allá por donde pasa deslumbra y entretiene a todos con las fantasías que confecciona.

Hubo quien se decantó por vestirse como botellines de cerveza, con caja incluida donde había música y la posibilidad de hacerse comida incluso. A otros les dio por mimetizarse con la naturaleza y vestirse de verde de los pies a la cabeza. Trajes de flamenca muy trabajados, de harina, de iconos de Whatsapp y hasta del mercado, con el rastro a cuestas, fueron también protagonistas de una jornada que se prolongó hasta bien entrada la tarde. Aunque no resultan demasiado cómodos, sí que causan sensación y ese, al final, es el objetivo de quienes los llevan.

Pero salir temprano el sábado, cuando el sol todavía picaba, no es solo cosa de las familias. Quienes son más amantes de las noches de baile durante el Carnaval también han tenido que acostumbrarse a salir por el día. Carla Domínguez cree "es una pena" que durante la noche de ayer el ambiente ya no sea el mismo que antes de ponerse el carnaval de día.

"Ahora tengo que salir de día por que cuando se hace de noche ya no hay forma de quedar con nadie", apostó. "La gente dice que aguanta hasta que se acaba la música pero es difícil aguantar tantas horas bailando y bebiendo", bromeó. Al final, "lo importante", es tener ganas de pasarlo bien, "aunque con tanto calor" se convierta en una tarea complicada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine