04 de marzo de 2017
04.03.2017

Cientos de fieles acuden a la Catedral para asistir a la misa de "desagravio"

04.03.2017 | 04:44

Cientos de fieles respondieron ayer abarrotando la catedral de Santa Ana a la llamada del obispo de Canarias, Francisco Cases, quien ofició una misa de desagravio tras la "blasfemia" que, a su juicio, cometió el Drag Sethlas al vestirse de la Virgen y de Cristo crucificado.

Después de que pidiera públicamente perdón a las víctimas del vuelo de Spanair por haber escrito que el espectáculo que ganó la Gala Drag Queen de este año, el interpretado por Drag Sethlas, le había apenado más que ese accidente aéreo, unas palabras de las que se arrepintió "sinceramente", la misa oficiada por Cases incluyó unas plegarias en recuerdo de los 154 fallecidos en ese siniestro aéreo.

Sentados y de pie, cientos de fieles respaldaron con su presencia el sentir expresado por el obispo, quien calificó el espectáculo drag como una grave ofensa para la fe cristiana.

En su homilía, Cases recordó la que ofreció el 8 de septiembre de 2016, día de la patrona de Gran Canaria, la Virgen del Pino, para afirmar que "la Iglesia diocesana quiere mirar la sociedad y la misma Iglesia con los ojos misericordiosos de la Virgen que invocamos en la Salve".

"Quiere ser comunidad de perdón, de acogida, de cercanía, de sanación de heridas, comunidad que trata con misericordia porque hemos visto en Jesús el rostro de la misericordia de Padre Dios, que nos trata con misericordia a nosotros", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine