25 de febrero de 2017
25.02.2017

Las mascaritas conquistan el Caribe

La Cabalgata Anunciadora saca a la calle a más de 85.000 personas que disfrutan desde las aceras del recorrido de un desfile multitudinario que tiñó de color la capital

25.02.2017 | 15:32
Las mascaritas conquistan el Caribe

Casi con puntualidad británica, la Cabalgata Anunciadora del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife arrancó anoche a las 20:00 horas como estaba programado, desde la plaza de la República Dominicana. La Afilarmónica Ni Fú-Ni Fá, como todos los años, se encargó de abrir el desfile anunciador del Carnaval en la calle aunque -a decir verdad- quien ponía el ritmo con una sonora batucada desde el principio de la comitiva fueron los integrantes de Los Cariocas.

El cuerpo de baile de la comparsa iba hacia atrás y hacia adelante, y de un lado al otro entre las aceras de las calles, contagiando a los miles de espectadores que disfrutaban en pie, o sentados en una suerte de multitudinaria, casi infinita, fila de sillas dispuestas a lo largo de todo el recorrido. Las de madera y las de plástico se mezclaban con las de tela y hierros, mientras que las que tenían respaldo parecían mucho más cómodas que los pequeños taburetes, al menos así se lo hacía ver a su padre un niño de no más de seis o siete años disfrazado de El Zorro. Sea como fuere, los propietarios de las banquetas fueron igual de previsores que otros años, colocándolas desde las primeras horas de la jornada.

Miles y miles de personas, entre vecinos y visitantes llegados desde todos los puntos de la Isla y de fuera, abarrotaron las calles desde el inicio de la comitiva. Según los datos facilitados anoche por el Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, la afluencia de público había superado la cifra de 85.000 personas.

La Cabalgata Anunciadora, que partió desde la plaza de la República Dominicana, recorrió la Avenida de la Asunción, la calle Ramón y Cajal, la calle Galcerán, la plaza Weyler, la calle Méndez Núñez, la calle El Pilar, la calle Villalba Hervás y la calle de La Marina, hasta llegar a la Avenida de Francisco La Roche, aunque debido a la gran afluencia de público se decidió prolongar el final de la Cabalgata que se había previsto inicialmente.

Nadie quería perderse la serpiente multicolor que, como cada año, anuncia la fiesta de carnes tolendas, de la diversión y el disparate por antonomasia antes de iniciar el tiempo de recogimiento de la Cuaresma.

La comparsa ganadora del Concurso de este año, Los Cariocas, mantuvo el ritmo siempre en lo más alto, no podía decaer, pues abría el paso a la carroza de la Reina del Carnaval, Judit López. Detrás de ella, su corte de damas de honor encabezada por Laura Rodríguez, la candidata que representa a McDonald's y la opinión de tenerife.

En la comitiva también participó la soberana infantil y la de los mayores, reinas que también estuvieron acompañadas por sus respectivos séquitos de damas de honor.

Las comparsas, murgas, agrupaciones musicales y coreográficas, grupos de espontáneos y las mascaritas de toda la vida se mezclaban entre las 34 carrozas que formaron parte del desfile, entre ellas las once que participan en el concurso de este año. Además de las carrozas, en este Carnaval 2017 dedicado al Caribe, hubo 40 coches engalanados.

Ritmo a raudales

Y a los tambores de las comparsas que llevaban el ritmo tropical por las calles, se unían también los golpes de bombo, caja y platos inconfundibles de las murgas, poniendo así un contrapunto sonoro con sus pasacalles, mientras que muchos de sus integrantes saludaban a cientos de niños disfrazados que les gritaban al verles pasar a su lado.

En esta edición, las rondallas no participaron en la Cabalgata, porque protagonizan su propio desfile hoy, a partir de las 17:00 horas, desde la plaza de Weyler hacia la calle del Castillo, Valentín Sanz y la plaza del Príncipe, donde ofrecen una actuación musical ante el público que allí se dé cita.

La Cabalgata Anunciadora contó con la participación de 130 grupos, entre los que cabe citar como novedad la participación de una batucada procedente de la isla de El Hierro: Toke Roto. Y de igual manera la batucada Nayma, lo hizo desde el municipio de Hermigua, en la isla de La Gomera.

Si estos eran los grupos que oficialmente integraban la comitiva que da el pistoletazo de salida al Carnaval en la calle, sería muy difícil contabilizar a todos aquellos otros grupos de espontáneos disfrazados que se iban sumando al desfile para llegar todos juntos al final del recorrido, en la Avenida Francisco La Roche.

Anoche, como el público llegaba más allá de los límites del trayecto original, la organización decidió continuar con el desfile hacia la cabecera de la calle de La Marina, a la altura del Capricho para permitir que la gente que abarrotaba la avenida y la plaza de la Alameda tuvieran la oportunidad de ver a los participantes en la Cabalgata Anunciadora.

Más recorrido en menos tiempo

El recorrido total de la Cabalgata fue de dos kilómetros y medio y el buen ritmo con el que discurrió la comitiva hizo que la llegada de la cabecera al final del recorrido se adelantara unos 20 minutos con respecto al tiempo fijado el año pasado. Según fuentes del Ayuntamiento, el desfile tuvo una duración de una hora y cuarenta minutos.

Para un carnavalero entre un mes de febrero y el siguiente febrero es demasiado tiempo, así que los más noveleros de las fiestas chicharreras comenzaron a darlo todo desde anoche mismo porque a las 23:00 horas comenzaron a celebrarse los bailes de Carnaval en los escenarios que el Organismo Autónomo de Fiestas ha situado en distintos puntos del cuadrilátero carnavalero.

De esta manera, en la plaza de la Candelaria actuaron las orquestas Olimpia, Tropin y Sabrosa; en la plaza del Príncipe se dieron cita Latin Sound, Gaydil y Acapulco; en la plaza de la Iglesia de la Concepción actuaron Pi-k-son, Clave de Son y Bilongo. A su vez, en el escenario de la Avenida de Anaga se celebró un festival de música reggae protagonizado por las formaciones Boncoyeyo, Ruts & Isla Music, Don Virgilio y The Emazinghen Band, Dj JAmadus y Dj Magec Selectah.

Desde anoche y hasta el sábado de piñata, 4 de marzo, la ciudad será un hervidero de gente; un escaparate mundial que visitarán más de 140.000 turistas, con un impacto económico que se calcula en seis millones de euros, más el generado por los chicharreros. Pero por ahora solo cabe decir una cosa: "¿Me conoces, mascarita?"

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine