01 de febrero de 2017
01.02.2017
Perfiles murgueros

"Vuelvo con las pilas cargadas"

"Cuando llegué a Los Trabas no prometí ni premios ni finales, solo mucho trabajo", afirma David Padilla

01.02.2017 | 12:46
"Vuelvo con las pilas cargadas"

Estaba David Padilla en el concurso de murgas del Norte cuando se enteró de que José María Tejera -director de Trabas- había destacado su papel en Cascarrabias con elogios su perlativos en una retransmisión de televisión. Cuando llegó a casa y le mandó un mensaje para agradecérselo, la respuesta vino acompañada de una oferta. "Antes de comprometerte con ningún grupo para el año que viene, acuérdate de nosotros". Y así fue.

Padilla, que había puesto fin a su etapa como director musical en Zeta Zetas, ya había recibido varias proposiciones y dice que le sedujo especialmente la que vino de Los Trabas. Era un grupo que había sufrido una larga travesía sin finales y que soñaba (y sueña) con recuperar su mejor versión. "La decisión no la tomé yo. La tomamos entre todos", replica en plural. Se refiere al grupo de murgueros que le acompañaría y que ha significado un estímulo adicional para la apuesta renovada para este año.

"¿Ha cambiado Trabas? Yo creo que ya lo tenía todo. Contaban con un buen conjunto pero hacía falta colocar las piezas", responde Padilla, quien apela a las nuevas incorporaciones como un factor esencial de crecimiento y evolución. "A mí me gusta el resultado que veo en los ensayos. Ahora en el concurso comprobaremos si gusta a todo el mundo, pero la idea es apostar por lo que ya ha funcionado en mi etapa en otras murgas. Será un estilo visual, otra cosa es que resulte".

Según apunta Padilla, "la responsabilidad existe y es bueno que así sea". Ahora bien, subraya que "el objetivo es no fallarle a los chicos, al grupo que se ha conformado para este año". De hecho, no señala a la final del 11-F como un objetivo. "Éste es un proyecto de futuro y yo me conformo con agradar; con que bajemos del escenario y nos digan que hemos gustado".

Padilla no quiere que se generen unas expectativas que, por ejemplo, "el año pasado no se cumplieron". "Desde que llegué, lo primero que dije a Los Trabas fue: no vengo prometiendo finales ni premios. Pero sí mucho trabajo. Y se ha trabajado muchísimo", completa. Amante de los retos, firmaría reproducir la trayectoria alcista de la que fue parte fundamental en Zeta Zetas. "Una murga que venía desde abajo, se consolidó y con la que ahora está haciendo maravillas Javi Lemus".

Dicho todo lo cual, desde su propia experiencia David propone cambios. "Se podría estudiar un concurso con tres temas por murga. Que se saquen dos en fase y que en la final cada murga cante una única canción. Así, podrían pasar hasta diez grupos al último día y veríamos un espectáculo tremendo", sugiere en el año de su regreso a las tablas de Santa Cruz.

Vuelve. Y lo hace "con las pilas recargadas y después de un año de desconexión". Pero sabiendo que su amor por el género murguero es incondicional y para siempre. "Me quitas de aquí, ¿y qué hago? No me lo imagino". Por último, aprovecha para defender la buena salud del certamen chicharrerro. "Tiramos mucha leña sobre el concurso pero ahora la rivalidad no es tan dura ni agresiva como hace décadas. Tenemos muy buenas murgas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine