01 de febrero de 2017
01.02.2017

"Muchas veces las murgas pasan a la final por el nombre y no por méritos"

01.02.2017 | 04:10
"Muchas veces las murgas pasan a la final por el nombre y no por méritos"

En 37 años, el director de Jocikudos ha pasado ya por siete grupos y un sinfín de vicisitudes. "Las murgas son media vida para mí", dice orgulloso Graci Martín, que lleva los Carnavales en las venas. "Aunque cada año es mayor el sacrificio, no me imagino sin el disfraz, las letras y la emoción de subir al escenario cada febrero", explica Graci, quien procura que "este sentimiento se transmita de generación en generación".

En su caso fueron sus hermanas quienes le enseñaron el camino que llevaba al local de ensayo de Los Rebeldes, su primera parada en un currículo lleno de experiencias. Ahora, es él quien instruye a su hija Laura Martín, que se estrena la próxima semana al frente de la infantil Lenguas Largas. "Me produce un orgullo inmenso", apunta.

"Jocikudos tiene poca trayectoria y sigo pensando que los nombres cuentan y pesan mucho. Es algo que se ha vivido a lo largo de la historia del concurso. Muchos grupos pasan por el nombre, no por merecimientos, sino solo para rellenar la final", lamenta. Martín, en todo caso, no pierde el sueño por superar el corte.

"Nosotros somos un grupo en progresión. Todos queremos estar entre las siete elegidas, pero no se acaba el mundo si no estamos. El nivel sube cada año y tenemos que trabajar durísimo, como pasa en otros ámbitos de la vida", concluye.

Admirador de sus maestros, entre ellos Luis Mariano (ex de Guachipanduzy), sabe bien que "hay periodistas y murgueros que a veces critican" sus letras o su puesta en escena. "Pero tenemos que aceptar las críticas igual que nosotros criticamos a los demás en nuestras letras", admite desde la deportividad. Además, aprovecha la ocasión "para dar las gracias" a Víctor Asensio, que nuevamente les ha echado una mano para componer las letras.

"Este año es especial. Por entregar la batuta a mi hija Laura en el concurso de infantiles. La verdad es que me emociono al verla. Pero es también especial por la ilusión con la que vamos a cantar. Lo que añoro de los concursos de antes es que el pique sea sano y sincero. Ahora hay mucho recelo y esto me preocupa, sobre todo por los niños. ¿Qué queremos inculcarles?", se pregunta en voz alta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine