29 de enero de 2017
29.01.2017
Perfiles murgueros

"Pasamos de ser una murga exótica a una murga que molesta a las demás"

Por su implicación, ingenio y conocimientos, es Ragüel Chávez una auténtica fábrica de ideas para la murga Trapaseros

29.01.2017 | 04:00
"Pasamos de ser una murga exótica a una murga que molesta a las demás"

No es casualidad que algunos de sus compañeros le definan como uno de los pilares de Trapaseros. Por su implicación, ingenio y conocimientos, es Ragüel Chávez una auténtica fábrica de ideas para "la murga del Norte por excelencia", según él mismo la retrata. "Aunque no seamos el grupo más antiguo, sí es el que ha participado más veces de la final de Santa Cruz y el único que ha premiado en este concurso", apunta, no sin antes subrayar que "más allá de las distinciones y los buenos puestos, es un orgullo" pertenecer a Trapaseros y llevar la bandera del Norte por los Carnavales de toda la Isla. Eso sí, percibe que ha habido un cambio en la manera de verles. "Antes éramos la murga exótica que venía de lejos y caía a todos bien. En cambio, ahora hemos pasado a ser una murga que hasta molesta a las demás", destaca.

Chávez, a quien se conoce también por su pertenencia a Super 5, grupo musical que se ha caracterizado por sus fuertes lazos con la fiesta, presume de haber firmado toda su trayectoria murguera en el mismo sitio. "Empecé en 2003. Y siempre me lo he tomado como una afición, aunque cada vez le dedique más tiempo. Hace seis años me inicié como letrista. Y siempre he estado muy vinculado al tema de las parodias, un género que Trapaseros ha explotado muchísimo, ya fuese cuando nos caracterizamos como Michael Jackson o cuando optamos por El Rey León".

Piloto de profesión, asegura que el grupo siempre le ha permitido "mantener la conexión con los amigos de siempre". En su álbum de recuerdos, muchas más satisfacciones que desilusiones, aunque entre las decepciones hay una que todavía escuece.

"Yo acepto muy bien los resultados y no me cuesta digerir las derrotas. Pero lo que se hizo en el concurso del Norte hace dos años fue una perrería. Que tres miembros del jurado nos diesen un cero después de quedar terceros en Santa Cruz... eso sí me enfadó bastante. A partir de ese momento decidí no volver. Y no pisaré otra vez las tablas de ese concurso, porque dejé de creer en él", relata. Lo que lamenta es que, aún hoy, la victoria en el Norte sea "la única puerta de acceso" al certamen santacrucero. "Porque Gladis de León, que nos llegó a pedir disculpas en el local, no cree oportuno que participemos como una murga más", puntualiza.

Ragüel y los Trapaseros plantearon concurrir de manera permanente "como murga consolidada, igual que Marchilongas o Bambones", pero de momento no se lo permiten. Pese a todo, el grupo no pierde la ambición. Este año, con la ilusión de "estar en la pomada y optar a los premios". Aún así, afirma Chávez que "las murgas han pasado un poco de moda y es un género en crisis".

"Nosotros no tenemos la suerte de contar con la cantera que hay en Santa Cruz. Estar por encima de los 60 componentes es difícil, pero si hemos aguantado ha sido gracias a los resultados. Si no, nos habríamos venido a menos como ha pasado con otros grupos. Quieras o no, es un factor que se nota en el nivel, que ha ido a menos. Ahora, con un buen tema te puede bastar para ganar un premio". Sea como fuere y tras un año de paréntesis forzoso, Trapaseros vuelve a Santa Cruz con el ímpetu de siempre. O tal vez con el doble de fuerzas. Llevan dos Carnavales esperando. Y se nota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine