22 de enero de 2017
22.01.2017
Perfiles murgueros

"Me emociona que aún se recuerde a Los Singuangos tantos años después"

Una murga que hizo historia y dejó una huella indeleble en el Carnaval

22.01.2017 | 00:40
"Me emociona que aún se recuerde a Los Singuangos tantos años después"

A José Antonio González, para todos El Flaco, le sigue emocionando que le recuerden por las letras llenas de contenido, el estilo directo y la crítica agresiva de Los Singuangos, una murga que hizo historia y dejó una huella indeleble en el Carnaval. "Se ve que dejamos una marca imborrable. Tal vez fue porque nos despedimos en la cresta de la ola y la gente se queda con ese último recuerdo feliz", sugiere.

José estaba en una rondalla, Tronco Verde, cuando le surgió el deseo de "cambiar el chip". "Entre varios componentes habían decidido formar una murga. Ahí los cabecillas eran Juan Ramón y Zenaido. Tocaron a la puerta de mi casa y me dijeron que necesitaban un director. Como yo era el que tocaba la guitarra, me eligieron. Y ahí empezó todo", recuerda.

Baile de magos no es carnaval, Sanidad tercermundista... Las interpretaciones de aquella murga inolvidable aún permanecen en el recuerdo colectivo y en un lugar privilegiado entre los más grandes momentos de la historia del concurso. "Hay tantos temas y anécdotas que se podría escribir un libro", afirma el batuta del grupo, quien cree que "la clave fue optar por un camino distinto al del resto de grupos".

"Nos implicamos en el tema social y en hacer buenas letras. Y en la parte musical, procuramos aportar un poco de calidad y sorprender. Nuestro estilo fue tan novedoso que el impacto resultó inmediato. Luego el resto de las murgas fueron cogiendo carrerilla", opina El Flaco, a quien el concurso de ahora le gusta mucho menos que el de antes. "Digamos que muchos grupos han perdido su propia identidad y su propia filosofía en busca de los premios. Muchas murgas han seguido el mismo camino, detrás de la que gana. Pero es respetable. Lo que manda es el mercado. Y el Recinto se sigue llenando", razona.

Tal vez ahora no haya ninguna formación como Los Singuangos, a quien su director recuerda "una murga incómoda, porque no iba por la línea políticamente correcta". "Éramos agresivos, y eso nos marcó. La gente nos tenía bastante respeto", esgrime El Flaco, a quien le han preguntado "un montón de veces" por qué desapareció de la noche a la mañana una agrupación tan señera y querida. "Fue una decisión particular. Creo que todo el camino estaba recorrido. A mí no me apetecía seguir por la misma rutina y en la deriva que estaban tomando los concursos, que ya eran más de pasacalles y despedidas. Se priorizaba eso más que las letras. Era algo que ya no me convencía en nuestros últimos años, pero aún así continuamos adelante. Y seguir por seguir, pues habría sido un error. Quisimos embarcarnos en nuevas aventuras. Y lo dejamos con un Primer Premio", destaca.

Su siguiente experiencia sería en La Traviata, "pero ya fuera del foco", puntualiza. Lo que "no esperaba jamás" era la llamada de la murga madre, la Fufa, para que se embarcase de lleno en su proyecto en busca del prestigio perdido. "Un buen amigo, Jony, que estaba con nosotros en Singuangos, me lo pidió porque yo estaba libre de compromisos en ese aspecto. Y acepté. Era un paso más en mi historia murguera. Inicialmente iba a entrar para estar detrás de la barrera, pero al segundo año me impliqué más y accedí a dirigir", cuenta.

Esta singladura es distinta a todas las demás porque la Ni Fú ni Fá "no es un grupo que vaya a concurso, así que está fuera del estrés de los premios". Cuenta González que esta murga ha pasado por un sinfín de vicisitudes, "con muchos saltos y directores, cada uno con su estilo". "Lo que he intentado es que adquiera un nivel musical y de letras como para que la gente se sienta feliz y orgullosa de la Fufa. Y que vean que ha recuperado la reputación y el valor que tenía antes. La idea era recobrar el estatus, y en eso estamos", subraya, no sin antes agradecer la fe, la persistencia y el sacrificio de un histórico como Mingorance. "Tiene la cabeza tan amueblada que es un privilegio tenerlo a mi lado. Me hace feliz que siga con nosotros. Y con la ilusión de siempre".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine