19 de enero de 2017
19.01.2017
Perfiles murgueros

"Hace años era impensable que una murga femenina llegara tan lejos"

Laura Hernández integrante de la murga Triquikonas

19.01.2017 | 03:40
"Hace años era impensable que una murga femenina llegara tan lejos"

Murguera de los pies a la cabeza, Laura Hernández soñaba con disfraces y purpurina cuando sus deseos eran todavía una ilusión inalcanzable. "Le pedía a mi madre que me llevase a La Noria y allí pasábamos la semana entera de Carnavales", cuenta esta componente de Triquikonas, que no pudo apuntarse en una murga hasta que cumplió la mayoría de edad. "Si no vives en Santa Cruz ni tienes a quien te lleve, es imposible".

Al fin su ilusión se hizo realidad y ya son seis años en uno de los grupos femeninos más pujantes y reconocibles del concurso. Según dice, es la suya la murga que mejor encajaba en su forma de concebir y sentir el concurso. "Cuando era pequeña, lo que más me gustaba era ver a los Triquis. Y me decía a mí misma: si algún día estoy ahí, me gustaría hacer lo que ellos".

No es difícil adivinar que a Laura le chifla el humor, hacer reír, así que cuando se formó Triquikonas, no tuvo dudas. "Hace años era impensable que una murga femenina llegase tan lejos. Yo creía mucho en lo que hacíamos, pero no imaginaba este boom. Que la gente nos esperara, que tuviésemos tantos seguidores... Aún alucino al ver la afición que tenemos. Es una locura".

La pasión por esta murga se confirma también en su número de componentes. Este año, 102. "¿Que cómo hacemos? Apretándonos en el local. Haciendo cuatro filas, a veces más". Así, los ensayos son muchas veces incómodos. "Pero lo llevamos bien", puntualiza Hernández, quien considera "una buena señal" que el grupo tenga tanta demanda. "Es la demostración de que la murga gusta. Ha habido años donde la inscripción de componentes ha sido masiva", recuerda.

En un plantel tan numeroso, obviamente no todas las murgueras pueden cantar. "Tenemos un gran ambiente pero también una gran disciplina. En función de la asistencia a los ensayos te subes a los temas o no", responde. Y con la misma naturalidad replica cuando se le pregunta por las críticas. "Se dice que siempre vamos de niñas y que hacemos siempre lo mismo. Pero hay gente a la que gustamos así y que espera justamente eso de nosotras. Tal vez sí tenemos una caracterización similar en muchos de nuestros temas. Pero es que hay mujeres que nos ven y se sienten identificadas", explica.

Pasional es su locura por las murgas y también su forma de sentir el concurso. "Lo vivo mucho y siento una gran responsabilidad. Además, pienso que si todos tienen que dar el cien por cien, nosotras tenemos que ofrecer el doble. Lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Y buscamos siempre dar algo más: innovar, reformar las canciones, caracterizarnos bien... A veces llevamos tantos cambios de vestuario que vamos al concurso con la gran bolsa del Carnaval", bromea.

Cuenta Laura que el Carnaval le ha brindado experiencias inolvidables. "Ganar el Segundo con Triquikonas fue una de las grandes sensaciones de mi vida". Y también en la fiesta conoció a su pareja, Bruno, que sale en Mamelucos. "La murga me ocupa mucho tiempo pero a él también, así que no lo notamos tanto. Y como me ataco tanto, a veces le saco de quicio. Pero lo llevamos bien. Eso sí, este mes es de locos". Lo dice desde el entusiasmo porque es lo suyo una pasión. No hay duda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine