Un domingo para decir hasta luego

40 automóviles antiguos, de los años 30, recorren las calles, esta vez algo enfadados por la competencia de otra exposición de coches clásicos en la Avenida Marítima

15.02.2016 | 00:35
Un domingo para decir hasta luego
El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se despidió ayer con el tradicional recorrido de coches antiguos.

Trasnochados a los que las horas de fiesta les supo a poco, elegantes coches antiguos recorriendo la ciudad, niños que disfrutan de la feria de atracciones, la Ni Fú Ni Fá en la Plaza del Príncipe y camiones y operarios de limpieza recogiendo toneladas de basura e intentando eliminar el desagradable olor que deja en cada esquina de la capital la noche desenfrenada. Así termina el Carnaval de Santa Cruz. Así es el domingo de Piñata. A diferencia del inicio de la fiesta, para el que sí hay un acto inaugural, para el final del Carnaval no hay evento oficial alguno con el que poder decir adiós a lo grande, quizás porque precisamente no es esa la intención, porque los carnavaleros y noveleros saben que el último domingo es solo para decir un hasta luego.

Desde hace 46 años, cada domingo de Piñata, el Club de Automóviles Antiguos protagonizan una particular cabalgata. Unos 40 coches de los años 30, la mayoría americanos, recorren desde temprano la ciudad para que esta realice un particular viaje al pasado. Pero entre tanta elegancia también hubo tiempo para la queja, pues los propietarios de estos vehículos no están muy contentos con que también ayer la Avenida Marítima acogiese una exposición de coches clásicos, de los años 60. "Somos nosotros los que participamos cada Carnaval desde hace muchos años. Ellos no tienen nada que ver con la fiesta", dijo Juan, fundador del Club.

Ya por la tarde, la ciudad acogió las últimas actuaciones de grupos carnavaleros. Después, poco quedó del Carnaval, solo la feria, que se queda una semana más, y el olor que desprende la fiesta chicharrera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine