Una tarde entre toros y norias

Los empresarios celebran la llegada del Carnaval de Día, que aumenta la afluencia de público durante el fin de semana

10.02.2016 | 10:00
delia padrón

Las cuatro hermanas Martín acuden a la feria del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife desde hace años. El número de sobrinos con los que llegan a la explanada de la avenida Marítima ha ido aumentando con el paso del tiempo y, ayer, fueron siete los pequeños que disfrutaron de las diferentes atracciones que se encuentran abiertas desde el pasado 29 de enero. Yurena Martín es una de esas hermanas que cada año se llena de purpurina para acompañar a los pequeños a la noria y subirse al Ratón vacilón.

"No puedo recordar cuándo fue la primera vez que vinimos todas juntas", explicó ayer la joven Martín. Si al principio salían todas desde la casa familiar, ahora lo hacen desde sus respectivos hogares, ubicados en Radazul, Candelaria o El Sobradillo. Se trata de una cita a la que no pueden faltar puesto que, de lo contrario, parece que no han celebrado el Carnaval, cuenta la seguidora de la fiesta chicharrera. Al igual que las hermanas Martín, mucha gente no se quiso dejar de efectuar su visita anual a la feria del Carnaval que hoy se prepara para una de sus jornadas más movidas.

Diego Sánchez es el dueño de la mítica noria que corona la feria del Carnaval que se despliega en la avenida Marítima desde la década de los 80 del pasado siglo. Al igual que él, muchos otros propietarios de las atracciones celebran la organización del Carnaval de Día que desde hace años llena de fiesteros las calles de Santa Cruz a plena luz del Sol. "Ahora, esos días son los más importantes para nosotros. El domingo, por ejemplo, estuvimos a tope, y el fin de semana que viene también lo esperamos movido", explicó ayer Sánchez, quien se preparaba también para la actividad frenética que tendrá lugar hoy, cuando se celebra el Coso Apoteosis.

A pesar de que muchos de los fieles visitantes de esta feria lamentan los precios un tanto elevados de las atracciones, los dueños de estas sostienen que no han variado en años. La mayoría de los pases se pueden comprar por tres euros y cada vez existen más posibilidades para comprar entradas con precios especiales para familias. Abel Guerrero es otro de los propietarios de las atracciones. Las cataratas son su mayor reclamo y en los últimos seis años siempre han contado con el mismo precio: tres euros.

Ayer había grandes colas para poder subir a esta atracción que deja a los niños y sus padres completamente mojados. Pero, como asegura Guerrero, no son solo los pequeños de la casa los que se divierten en estas instalaciones puesto que "a algunos padres les gusta más lo que ofrecemos que a los propios niños", comentó Abel Guerrero mientras no paraba de vender tickets.

"¡Ay, mamá, que va a salir volando para el Teide!". Comentarios tan divertidos como este se podían escuchar en atracciones como Skandalo, que ayer hizo las delicias de pequeños y grandes. Y es que pasarlo bien en la feria no tiene que pasar solo por montarse en las diferentes instalaciones. Así, los que se quedaban en el suelo mientras los hijos, amigos o conocidos volaban por los aires no podían parar de reír mientras veían las caras de sufrimiento que pasaban ante sus ojos a bordo de carruseles tan legendarios como La cárcel. Y es que no todos los que se bajaban de estas imponentes instalaciones lo hacían con una sonrisa en el rostro. Así, a algunos de los más pequeños hasta un paseo en barca los dejó con un mal sabor de boca.

Desde hace seis años, Glenis Rodríguez y su hija Franyelis dedican una tarde de la semana de Carnaval a visitar la feria chicharrera. Llegan desde La Laguna y procuran montarse en el máximo número de atracciones posibles; sin embargo, ayer aprovecharon su paseo anual para comentar que algunos precios les parecen un tanto elevados, "aunque este año parece que han vuelto a bajar un poco", explicó Rodríguez mientras grababa un vídeo de su hija montada en una de las instalaciones.

El pequeño Sahel visitó la feria de Santa Cruz por primera vez este año. Con solo 3 años disfrutó de las camas elásticas y de todas aquellas actividades donde le permitieron entran con su corta edad. Vanesa Torres, su madre, no le quitó el ojo de encima a este joven cocinero, al que ayer no le faltó ni el retorcido bigote. "Me parece que es un poco caro, pero como es solo una vez al año y los niños se lo pasan tan bien, no me importa", comentó Torres.

Johana fue ayer una de las valientes madres que, junto a sus hijas, se montó en todas aquellas atracciones que estuvieron al alcance de su bolsillo. El mítico toro mecánico, con su inolvidable canción Tribu apache, fue el lugar elegido por Johana para pasarlo en grande. "Yo siempre había sido una espectadora de este tipo de actividades pero mi marido me convenció este año y, la verdad, es que no he parado de reír en todo el rato en el que estuve ahí arriba", explicó minutos después de bajarse de uno de los toros.

Las pequeñas Alba y Claudia acudieron a la feria disfrazadas de rockera y de flamenca y, después de subirse a los toros con su madre, no sabían hacia dónde dirigirse. "Queremos subirnos en el Ratón vacilón y en muchos otros", explicaron las pequeñas de Tacoronte, quienes acudirán a esta feria varias veces a lo largo de la semana.

La feria del Carnaval experimenta este año algunas novedades. En primer lugar, Protección Civil se ha encargado de distribuir un total de 3.000 pulseras identificativas para niños y, en esta ocasión, una de las casetas instaladas para su entrega se encuentra en las proximidades de estas atracciones, puesto que se trata de uno de los puntos estratégicos del Cuadrilátero carnavalero. Asimismo, cerca de esta enclave en la avenida Marítima se han instalado algunas unidades de baños portátiles.

Los propietarios de las atracciones aprovecharon el día de ayer para celebrar estas dos iniciativas. "Todo lo que sean comodidades para nuestros clientes es bueno para nosotros", explicó ayer el empresario Diego Sánchez, quien ve cómo este año muchas personas se animan a pasar por la feria y la actividad está siendo buena, aún cuando no han llegado los días más fuertes de afluencia de público.

La feria del Carnaval se convierte cada año en un punto de encuentro de amigos y familias, en una cita ineludible en las tardes de fiesta, donde los disfraces se mezclan con los algodones de azúcar y las ganas de pasarlo bien. Y, así, la magia se deja ver entre las risas de los niños y de los que ya no son tan pequeños. En la feria todo es posible y, por eso, ayer los coches de choque fueron tomados por los más variopintos conductores. Rockeros, tortugas ninjas y militares se hicieron con los volantes; y ni los mismísimos Mario Bross y el Capitán América quisieron perderse la cita con una de las tradiciones más longevas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

Los feriantes quieren abrir un fin de semana más

Varios dueños de las atracciones de la feria del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife presentaron ayer un escrito ante la Concejalía de Fiestas para reclamar la apertura de las instalaciones durante los días 20 y 21 de febrero. Inicialmente, la feria iba a estar en funcionamiento hasta el 14 de febrero, aunque los responsables siempre pueden solicitar una prórroga de una semana al Ayuntamiento chicharrero y ayer hicieron uso de este derecho.

Los empresarios ya reclamaron el pasado año que la feria abriera una semana antes de lo que venía siendo habitual y lo lograron. De este modo, este año las atracciones se pueden visitar desde el 29 de enero. Ayer, algunos propietarios como Abel Guerrero explicaban que muchos de los titulares acuden con sus carruseles desde la Península y la próxima cita que tienen es en Los Cristianos, en el sur de la Isla. "Pero tenemos que ir dentro de dos semanas y tenemos muchos días en medio sin actividad, lo que significa que perdemos dinero. Así que, al menos, intentaremos que el Ayuntamiento nos permita abrir un fin de semana más", explicó Guerrero.

Asimismo, los feriantes reclaman la apertura durante la mañana del martes de Carnaval. "Es un día de fiesta en el que las familias podrían llegar desde por la mañana, y de hecho nos los reclaman, pero el Ayuntamiento nos obliga a abrir a partir de las cinco de la tarde", añadió Abel Guerrero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine