Carnaval 2016

Equilibrio en la primera fase

El estreno del Concurso de Murgas del Norte deparó una eliminatoria sin grandes estridencias, pero con Ferrusquentos, Risilocas, Cascarrabias e Irónicos mostrando argumentos para meterse en la final

26.01.2016 | 18:32
Equilibrio en la primera fase
Ferrusquentos, en su tema de la salsa mordaza.

Los Realejos acogió anoche la primera fase del Concurso de Murgas del Norte, una cita que prometía ser equilibrada con la presencia de cuatro de los finalistas del año pasado, entre ellos el vigente ganador, Irónicos. Quizá por el nivel de todas, o bien porque algunas reservaron parte de su mejor repertorio para una posible final, esta eliminatoria inicial no dejó diferencias muy marcadas. Eso sí, perfectamente tanto Ferrusquentos, como Risilocas y, especialmente Cascarrabias e Irónicos, hicieron méritos para pasar el corte.

Ferrusquentos

En su segundo año, y estrenando las fases, los de Felipe Baute no han perdido la impronta que ya dejaron en 2015. Buenas voces (aunque por momentos algo hipotecadas con contracantos), potencia y una cuidada puesta en escena como atrezzo (sobre todo en su primer tema), si bien les falta cuidar algo más la acentuación y el número de sílabas en varias de sus estrofas. Vestidos originariamente de caníbales, se convierten en su primer tema (Salsa Mordaza) en cocineros para intentar darle una vuelta a la temática de la Ley Mordaza. Ataviados con delantal y gorro de chef proponen, en versión política, una nueva receta, "una salsa pepera" creada en el "Guachinche de Pepe" y de la que no podrá protestar el pueblo. Recuerdan por ejemplo al güimarero que fue el primer afectado por esta ley. Por momentos no se supo si eran políticos o el pueblo y hasta parecieron meterse en un callejón sin salida con asuntos sin grandes novedades (prohibición de parar desahucios, manifestarse, sacar fotos€). Pero ganaron en su final metiéndose en el papel del ciudadano, que no solo protesta ("cada año hacen un mojo distinto para cagar nuestra educación") sino que también se atreve a crear una "salsa pal pueblo que al poder se la atraganta". Quizá le faltó rematar de manera más contundente.

En su segunda canción, El Norte sí que vale, realizaron un recorrido por dicha zona de la Isla para denunciar todas sus carencias. Por momentos parecía que Ferrusquentos apostaba por una línea un tanto humorística, pero poco a poco fue endureciendo su discurso. Eso sí, las primeras estrofas no pasaron de una mera relación de municipios, con algunas frases salvables: "El Sauzal, donde vive un ladrón que durante años Canarias gobernó". Bajo la percha del ciudadano de la zona metropolitana que nunca pasa de Los Rodeos criticaron aspectos como el mantenimiento y al precio del transporte público ("nos mandan un tractor"), el vino de La Mancha vendido en los guachinches y, especialmente las deficiencias del Hospital del Norte, que es más bien "un consultorio". "Las autoridades nos tratan como animales", denunciaron. El contenido y mensaje que escondía la letra era notable, pero por momentos se les vio casi asfixiados y rozaron incluso la monotonía. Pero un giro cargado de sentimiento destacando las bondades norteñas les permitió acabar arriba.

Risilocas

Segundas de la noche llegaron Risilocas desde Icod, que sin grandes alardes mantuvieron intactas sus señas: dicción absoluta, mucho ritmo en sus selecciones musicales, cuidados movimientos en fila y algo de chispa en su apuesta por el humor. Las de Luisy Hernández tuvieron que sortear problemas de acople en el sonido en el primer tema, Cuestión de pactos. Lo cierto es que les costó arrancar ya que las primeras estrofas con temática televisiva y protagonistas de la prensa rosa que no terminaron de romper. De lo mejor, el viaje velado a la alta audiencia que dan en Canarias programas como Hombres y Mujeres. Quizá abusaron demasiado de este camino antes de ponerse más serias para arremeter contra los políticos y los pactos que han realizado en el Norte. "Si la opinión de un pueblo pa ellos no es importante, no se merecen coño el sillón de gobernante", dijeron. Dejaron lo mejor para su final, cuando proponen sus particulares pactos patas frenar los desalojos y ayudar al parado para que "no se rían de mí estos puñeteros".

Se vistieron de Amparito la farmacéutica en su segunda canción. Imposible, de entrada, no pensar en Klandestinas una semana antes en Santa Cruz. Pero en esta ocasión su profundidad y hechura no fueron tan grandes como la de las Cintia Prendes. Se esperaba mucho en lo que debía ser su sello, el de humor fresco, pero las de Luisy Hernández, pese a no renunciar a melodías con ritmo y pegadizas, no fueron las de otras ocasiones. Su botica casi se limitó poner sobre las tablas situaciones del día a día (Almax para las comilonas, Alka-Seltzer para la resaca, globitos para una cita), pero le faltó alguna vuelta de tuerca y también algún chiste con más pegada. De lo mejor, varias referencias al alcalde de su municipio, Francis González: "polvos de talco por subirse el sueldo y se le sudan los huevos", "fragancia cara y refinada" y "supositorios para el etreñimiento". El tema, gracias a su ímpetu musical y una vocalización más que notable no decayó, pero tampoco repuntó en exceso pese a un final muy participativo. Da gusto escucharlas, aunque han tenido temas de humor mucho mejores. Pese a bajar el nivel les debe dar para estar entre los candidatos a final.

Cascarrabias

"Mucho más fuerte" dice el estribillo del pasacalles de Cascarrabias y lo cierto que los de Ardiel Herrera fueron fieles a su lema. Una potencia vocal que tiene el sello de David Padilla, su responsable musical y que cada Carnaval parece subir de nivel un escalón más. Los portuenses dedicaron toda su actuación asl malogrado Samuel Reverón, antiguo componente. Golpe de efecto visual con Noche en el museo, tema en el que los componentes se vistieron de cuadros. La idea prometía en la base. Abordaron la paleta de colores para tocar el petróleo en las costas ("que el negro no sea nuestro futuro"), pero se fueron muy atrás en el tiempo con la elecciones del pasado mayo. Homenaje a los caricaturistas del paseo Martiánez que les sirvió para arremeter contra los políticos, y oda a las aficiones antes de que el tema subiera poniendo de manifiesto diversas problemáticas sociales como la Educación. Su final (con homenaje al pintor canario) tuvo más de coral que de contenido.

Curiosa fue, en su segunda canción, la coincidencia con Risilocas al vestirse también de farmacéuticos. Pero en su caso mantuvieron siempre una línea tan seria como potentes seguían siendo sus voces. Arrancaron bien con paralelismos con ciertos medicamentos, aunque con altibajos ("pirulas para el jurado del año pasado"). Por momentos se salen del hilo conductor al tratar la subida de sueldo de varios alcaldes del Norte. Dijeron hacer medicinas alternativas, "para sanar al pueblo", pero sus efectos no le dieron empaque suficiente a la canción. Quizá por su empeño en la seriedad argumental no pudieron avanzar y proponer algo más. Y como en botica hay de todo, eso hicieron con la más variada temática en algunas estrofas (sanidad gratuita, la gente del Puerto que se va al Carnaval de Santa Cruz, la Familia Real, el ministro Wert, la Ley Mordaza€). 1Su remedio: "Fe en la lucha de todo un pueblo hasta el final".

Irónicos

Con la cuarta y última murga de la noche llegaba sobre el papel el plato fuerte de la fase. Le tocaba a Irónicos, la vigente ganadora y además con la ventaja de jugar en casa. Los de Muco Hernández eligieron de entrada el mismo tema con el que se estrenaron la pasada semana en el concurso de Santa Cruz, Palabra de profesor. Una defensa de las condiciones en las que los docentes tienen que luchar en el día a día (sistema y padres), pero a la vez una denuncia de todo lo que rodea a la educación. Escasas subvenciones, falta de logopedas, la entrada de las nuevas tecnologías y su retahíla con los emoticonos, la dificultad para acceder a la Universidad. "Lo que interesa a los que nos gobiernan es ver crecer a la gente sin estudios". Tanta fuerza como aceleración musical en su final en el que de nuevo pidieron más protagonismo para el profesorado.

Mantuvieron el tono crítico en su segundo tema, Ciudadano de a pie. Una denuncia social que sin embargo, y como ocurrió con otros grupos, no fue mucho más allá de lo esperado. Tras un introducción que luego pareció estar muy forzada en relación con el desarrollo de la canción, en la que los realejeros denunciaron que en España "con un trabajo no basta" antes de exponer una tabla simple y rasa de sus gastos mensuales en impuestos, hipoteca, gasolina, comida€ Trataron un par de veces la diferencia del sueldo de los políticos respecto a los de una familia de nivel medio. Jubilación, monarquía y banqueros no permitieron que el tema caminara mucho antes de un remate en forma de canto a la "la unión del pueblo". "No puedes comprar mi dignidad", concluyeron. Su potencia delante de los micros le dio algo de empaque a su final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine