La final tardó en despegar

Algunos de los directores protagonistas coinciden en que vivieron "una sensación inigualable"

26.01.2016 | 10:08
Los Triqui Traques durante un momento de la final del concurso de murgas del carnaval 2016.

Una final que tardó en despegar. Se esperaba un nivel potentísimo pero la calidad tardó en aparecer. Era la percepción general y la que más veces se escuchaba anoche cuando se bajó del escenario la Afilarmónica Triqui Traques y el público se preparó para escuchar el veredicto definitivo del jurado. En el backstage, la mayoría de directores participantes confesaba que lógicamente estuvo pendiente solo de que la actuación de su grupo saliera a la perfección. Ante la imposibilidad de ver a todas las demás, dejaban "en manos del público" la respuesta a una pregunta que muchos se hacían el día antes: ¿Sería la mejor final de la década? Seguro que no lo fue, pero sí hubo momentos especiales.

El primero en responder ante los micrófonos de los periodistas entre bambalinas fue José Antonio González, batuta de la emblemática Ni Fú-Ni Fá, quien apuntó que su actuación "tenía el objetivo de calentar motores y subir la temperatura". Según comentó El Flaco, solo daría un consejo y sugerencia para los aficionados. "Que disfruten de todas las murgas.. y que sean felices".

La aplaudida intervención de la madre de todas las murgas dio paso a Zeta Zetas, de la mano de Javi Lemus. Sus componentes reseñaban que "el objetivo era agradar". El grupo de la pecera, el helio y el monigote dio un paso más. Con su 3D, trataron de "innovar", indicó su director. A continuación intervino La Traviata. Para Josechu Álvarez, "la sensación de estar en una final, y concretamente en ésta, es algo inigualable".

Justamente del grupo toscalero era el murguero que había pronosticado el día antes que el espectáculo de este viernes sería el mejor en 20 años. El caso es que fue José Abelardo quien introdujo la cuestión capital, la que rondó en las cabezas de todos durante una noche donde las dosis de calidad se hicieron de rogar. "Al final lo que queremos es que el público se lo pase bien, que la gente disfrute. Para eso trabajamos casi todo el año", respondía Xerach Casanova, de Mamelucos.

El duelo, servido

El sorteo fue tan caprichoso que quiso hacer coincidir las actuaciones de Bambones y Diablos Locos, las murgas más laureadas de los últimos años, en el intervalo cortísimo de una sola hora. Fueron 60 minutos que se pasaron volando.

Ante los micrófonos de los periodistas era semejante el discurso y el tono de Primi Jesús y Masi Carvajal. Ambos cautivados por la respuesta de sus respectivas aficiones al tiempo que felices de haber participado de una nueva fiesta murguera.

Javi G. Lemus - Zeta Zetas

"El aplauso de la gente es el mejor premio tras un año difícil"

A la primera murga en participar le emocionó la reacción del público que se congregó de forma masiva en el Recinto Ferial. "Que la gente nos aplaudiese es la mayor recompensa para un murguero, más todavía tras este año intenso, duro y difícil para nosotros", apuntó Javi Lemus. "Salimos encantados con el ambiente que se dio; esto se vive solo una vez al año", agregó. En la misma línea se expresó Brito, componente del grupo que reveló que se inspiraron en La azotea de Calero para el primer tema.

Primi Rodríguez - Bambones

"Me quito la gorra ante las murgas que no se clasificaron" Detallazo de Primi Jesús Rodrí- guez Hernández. El director de Bambones quiso dedicar su actuación a todas las murgas participantes y especialmente a las 14 que no pasaron el corte del jurado. "Me quito la gorra ante el trabajo de todas ellas", significó. La actuación del grupo comenzó con una muy emocionante dedicatoria a El Suspi mientras la imagen del inolvidable Luis Hormiga presidía el momento desde las pantallas del Recinto Ferial.

Josechu Álvarez - La Traviata

"Acabamos muy contentos con el trabajo realizado"

Josechu Álvarez y Carlos Casanova estaban "muy contentos" por la forma en que salió la actuación. El letrista manifestó que "la murga quiso hacer un homenaje a Charlot, al que se le prometió una estatua que aún no existe en la capital". Este momento puso al público en pie, algo que agradecieron. Ambos portavoces de La Traviata resaltaron "el ambiente" que se vivió en el Recinto Ferial y tuvieron palabras para su afición "por el apoyo incondicional" desde que se subieron a las tablas del escenario.

Masi Carvajal - Diablos Locos

"Nuestro propósito es que saliera lo ensayado durante meses"

El propósito de Masi Carvajal era que "cuadrase la actuación soñada" y que les saliera todo lo ensayado durante los últimos meses. El hijo del mítico Tom Carby se llevó a sus murgueros el día antes a un pabellón para preparar el show que tenían montado. "Con un protagonista muy especial, alguien tan querido aquí como Juan Luis Guerra", precisa el director musical, Víctor Asensio. Los trónicos salieron "felices de gustar" y agradecidos por el aplauso de la gente.

Xerach Casanova - Mamelucos

"Uno no se acostumbra a este subidón de la final"

"Año tras año en la final sentimos algo especialísimo. Y uno no se acostumbra a que se le pongan los pelos de punta", relató el director, Xerach Casanova. El jefe de Mamelucos también quiso acordarse de Diego Chinea, componente de la murga fallecido hace unos meses y al que dedicaron toda su interpretación. En primera fila le apoyaba la directora de MasQlocas, Melanie Brito. Los de la Casa del Miedo también salieron "encantados con la actuación y con la complicidad con la grada".

Marcos González - Triqui Traques

"Nuestro principal objetivo era llegar a cantar el viernes" La alegría se apoderó de Triqui Traques tras salirles las cosas bien en la fase en la que les correspondió actuar. El jurado les bendijo con el pase a la final y ellos indicaron que ése era "el gran objetivo" después de un año de decepción. Acusaron ser los últimos en actuar pero salieron al escenario "entusiasmados". Bajaron felices porque su tarea estaba hecha. No en vano, su presidente había dicho que la idea para este viernes se ceñía "a defender los dos temas".

Carlos Estévanez - Ni Pico Ni Corto

"Nos sentimos muy afortunados por cantar en esta final"

Carlos Estévanez dedicó la actuación en la final a la murga infantil Castorcitos y comentó que su primer premio de Interpretación fue "merecidísimo". A continuación, manifestó que fue "un placer y un privilegio" cantar en la final. "Nos sentimos muy afortunados", indicó después de que el jurado determinase el miércoles que pasaban el corte en octava posición. Estévanez, finalista por segundo año consecutivo, ha devuelto a la Ni Pico a sus tiempos de púrpura. Con la actuación, dijo haber "disfrutado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine