Cubanito de oro

La célebre canción de la Fufa cumple 50 años desde que ´Somar´, exdirector de Radio Club, se la oyó a una orquesta cubana y la recomendó a Enrique González

26.01.2016 | 10:08
Cubanito de oro
Otro año más, teloneros en la final. Buena actuación de la decada de las murgas ayer en el Recinto. Los de ´El Flaco´ empezaron haciendo alusión a la polémica del año pasado con la censura de uno de sus temas. También se metieron con los canariones y con "lo crecidos que están con su ascenso" a Primera. En la actuación no faltaron sus característicos bombo y platillo. Ni por supuesto ´El Cubanito´ de oro, el de anoche divertidísimo.

El Cubanito celebra sus bodas de oro. La inconfundible canción de la Afilarmónica Ni Fú-Ni Fá lleva interpretándose nada menos que 50 años y ya es un emblema del Carnaval de Santa Cruz. No hay final donde falte el divertido tema de la Fufa como tampoco hay febrero que el cubanito no se convierta en una hilarante pero perfecta radiografía del año que dejamos atrás.

Lo que pocos saben es que la idea, de algún modo, fue una aportación de la emisora decana a la murga decana. Fue el director de Radio Club Tenerife en los años sesenta quien hizo llegar la cinta con el tema original al inolvidable Enrique González Bethencourt, maestro y fundador de la Fufa.

"Así fue", confirma Nicolás Mingorance. "Allá por 1965 nos trajeron la cita con la pieza de El cubanito. Resulta que el director de Radio Club, Manuel Ramos Molina [conocido por Somar] se la había oído en el Puerto de la Cruz a una orquesta cubana". Para nosotros, él era como de la pandilla y nos tomamos muy en serio su recomendación", apunta el letrista.

"La cinta se la dio a Enrique González y le sugirió que a lo mejor podíamos aprovechar la melodía para la murga. Entonces Enrique nos llamó a Navarrito y a mí, que éramos los que hacíamos las letras", cuenta el autor. "A Navarrito no le gustaba porque no era nuestro estilo y la consideraba obscena, pero yo la vi bien porque podía ser un buen sostén para argumentos y temas locales. Pensé que podía resultar simpática y me comprometí a hacerla para estrenarla en el Carnaval del 66. Me puse manos a la obra y, dicho y hecho, la cantamos por primera vez hace 50 años", relata.

Una música para la historia

"Dije a la murga: si gusta, bien; si no, pues será una letra más" Pero aquella canción pasó a la historia. Mingorance recuerda con suma precisión todos los detalles del estreno. "Estábamos sobre el escenario y notamos que la Plaza de Toros se venía abajo. A la gente le encantó", afirma. La primera vez que ofreció al público su Cubanito, la Fufa ya estaba fuera de concurso. Si no, habría ganado de calle. Otra vez. "Nosotros habíamos participado del 61 al 65, así que cuando cantamos el Cubanito ya no contábamos para los premios".

La aceptación unánime que tuvo aquel tema, "muy picantón para lo que se acostumbraba" en aquellos años de franquismo, llevó a la Fufa a plantearse secuela. "A la gente le gustó tanto que pensé que podríamos repetirla. Eran cuatro versos en forma de cuartetas y ahí se podía meter de todo. Además, incluso podía valer para incluir los temas que surgían a última hora y que no entraban en el resto de canciones", dice su compositor.

Así se hizo costumbre que el público que se congregaba en Carnavales en la plaza del Príncipe pidiera cubanitos los domingos de resaca. El tema estrella de la Ni Fú-Ni Fá solo dejó de salir una vez, en 1971. "Es que nos llegó un rumor, no sé de dónde venía, que apuntaba a que las otras murgas pensaban que estábamos viviendo de las rentas. Así que en respuesta a esas acusaciones decidimos salimos sin el Cubanito, pues teníamos también otros temas buenos. Y resulta que fue el año que más lo pidió la gente. Como ni lo habíamos ensayado ni preparado, pues no salió", añade Mingorance, con evidente orgullo por una idea genial.

El mayor mérito de El Cubanito es que ha llegado a nuestros días, si bien para conseguirlo tuvo que vencer a la censura. "La primera vez lo llevaron a Opelio Rodríguez Peña, que era el que la ejercía, y pasó el filtro. Él dijo: cántenla, pero no la publiquen. Y así hicimos. Durante los años de la dictadura fue una canción que no apareció en los libretos". Tampoco hacía falta. Era tan pegadiza y divertida que llegó al corazón de los santacruceros hasta que cantarla se convirtió en una costumbre.
Y así, hasta hoy, que cumple 50 años.

Versos al cartel, a los canariones, a los políticos, a Amargo...

Año tras año, los cubanitos de la Ni Fú-Ni Fá han ofrecido una magnífica radiografía de la actualidad política, social y carnavalera del Archipiélago. Las estrofas de sus cinco decenios de existencia confirman la predilección de la madre de todas las murgas por cantarle al cartel de las Fiestas, que han criticado en numerosas oportunidades. Tal es la riqueza de los cubanitos que algunos aún podrían valer para los tiempos que corren. En muchas ocasiones han sido escritos a última hora y sus letristas son muy numerosos. Desde el primero, Mingorance, hasta el actual director José Antonio González El Flaco. También Pedro Mengíbar escribió no pocos versos y los puso al servicio de esta melodía. "Podría escribirte uno ahora mismo", recordaba ayer. En su casa descansan un montón de ejemplares de los libretos de años pasados, depositarios del ingenio, la destreza y el criterio de la Fufa para cantar desde la sátira a sus numerosos seguidores. Lejos de la polémica de 2015, cuando un tema homófobo fue retirado por el grupo tras ser escuchado en un ensayo por el político Tino Guzmán, la murga regresó ayer con fuerzas e ilusiones renovadas a la final. Estaban de enhorabuena. Su cubanito cumplía años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine