ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia

Una final que promete

El hecho de no haber visto ninguna ´bomba´ en las fases hace prever que las grandes se hayan guardado para este viernes su mejor arsenal

23.01.2016 | 02:20
Los Diablos Locos durante su participación en las fases del concurso de murgas 2016.

Llega uno de los días más esperados de cada carnaval de Santa Cruz, la final de murgas adultas. Una cita que se vive casi con devoción desde horas antes de su inicio –se prevé el lleno en el Recinto Ferial– y que afronta una reválida, la de saber si la reducción en el número de participantes (de nueve se pasó a ocho y ahora se queda en siete) que ha propuesto la nueva concejal deriva en una noche más intensa, sin lagunas y con una calidad mayor a las de los últimos concursos. A esta apuesta por relanzar la primacía de los grupos críticos se añade otro regreso al pasado. Y es que no se tendrá en cuenta la puntuación obtenida en la eliminatoria, por lo que la mejor murga para el jurado esta noche será la que se lleve el primer premio. Una situación que evitaría así la impotencia de La Traviata, la mejor el viernes en 2015 pero fuera de los premios por culpa de una puntuación discreta en sus dos primeros temas.

Sobre el papel, o al menos eso se desprende lo que ha deparado el sorteo y también por lo visto en las fases, la de hoy debe ser una final intensa. Por un lado, el hecho de que Bambones y Diablos (entre los dos se han repartido todos los primeros en estos últimos cinco años) sean quintos y sextos respectivamente permitirá mantener la tensión casi hasta el epílogo. Y por el otro, las actuaciones de fases dan a entender que todas las grandes se han guardado su mejor y más potente arsenal para esta noche.

Abrirá el fuego Zeta Zetas, la murga visual y que seguramente vuelva a insistir en esa línea (su segundo título ya deja entrever algo) para intentar repetir, al menos, el accésit de la edición de 2015. Pese a tocar insistentemente en la puerta de los más grandes, para los de Javi Lemus sigue siendo un premio el colarse entre los mejores, por lo que el no llegar a esta noche sin excesivas obligaciones les hace quizá más peligrosos.

Segudos de la noche será La Traviata. Quizá algo por debajo de lo esperado en fase, los de Josechu Álvarez esperan quitarse la espinita del año pasado. Para ello llegan, según el propio con dos temas "de la línea que define a la murga". "Vamos un poquito socarrones y con ironía", cuenta. Ya en el tercer puesto, Mamelucos, que se marcan, según su director Xerach Casanova, el "subir y cantar bien" como ya hicieran en la fase. Para hoy, los de la Casa del Miedo van, según su máximo responsable artístico, "con una apuesta diferente a la de los últimos años. Ración de ironía en el segundo y más crítica en el primero, un tema inicialmente previsto para la fase pero que dada la buena acogida que tuvo en alguna que otra actuación previa ha promocionado a la final de hoy.

El ecuador de la final lo marcarán Ni Pico Ni Corto, en la final por segundo año consecutivo y cuya presencia entre las siete mejores ya es un premio de por sí. Precisamente por ello, y ante el riesgo que los de El Toscal hayan lanzado en fase su mejor repertorio, la noche tiene el riesgo de sufrir un pequeño bajón. Sin embargo, su director Carlos Estévanez confía en los suyos. Consideramos que llevamos dos buenos temas con un poco de todo; la intención es que la gente pase un buen rato.

Y con la quinta murga comienza el teórico mano a mano por el primer premio. O eso dicen al menas cinco últimas finales y también las notas de fases. Con la salida de Bambones el Recinto vivirá uno de sus momentos más álgidos. "Me gusta el puesto porque no hay quinto malo. No está mal, era el límite", señalaba anoche su director Primi Rodríguez, cuyas expectativas para hoy son "no defraudar, que guste y bajarnos del escenario satisfechos". Los de El Cardonal combinarán crítica con humor para intentar volver a ganar el primero.

Un primero que ahora es propiedad de Diablos Locos, sextos de la velada y que prometen otro de sus clásicos shows. Los de Masi Carvajal lanzaron dos temas algo discretos, que si bien le valieron la mejor nota, deben estar muy por debajo de lo que ofrezcan hoy. Los trónicos intentarán convencer de nuevo al jurado apelando de nuevo a su versión más díscola, aquella con la que a veces el escenario se les hace pequeño. Quizá por ello ayer los de Cuesta Piedra ensayaron fuera de su local para poder practicar los diversos números que tienen previsto realizar. "Ojalá nos cuadre y salga la final soñada", dijo ayer Masi.

Últimos de la noche serán Triqui Traques, con la difícil papeleta de mantener el listón que seguramente pongan Bambones y Diablos. Para los de Marcos Delgado estar en la final ya es de por sí un premio tras varios años en el purgatorio. Como Ni Pico, podría suceder que la tribu del carnaval haya gastado en fase buena parte de su mejor artillería. Hoy, con sus flechas, difícilmente será posible que puedan combatir contra potentes arsenales. Ganas al menos no les faltarán para cerrar a lo grande una final que promete.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine