Rebobinados de cuento

En la segunda fase del concurso de murgas infantiles, con más nivel y público que la primera noche, destaca el trabajo de Bambas y Retorciditos, con buena afinación y contenido excelente

17.01.2016 | 13:35
Rebobinados de cuento
Rebobinados de cuento

Con algo más de público con respecto a la primera noche arrancó anoche en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife la segunda fase del concurso de murgas infantiles, aficiones que aguantaron durante toda la noche. Reboninados, que abrieron el concurso, fueron los mejores de la noche, regulares en sus dos temas, al igual que Bambas, que se encargo de cerrar el espectáculo. El trabajo de los componentes de Retorciditos también quedó demostrado sobre el escenario del Carnaval.

Rebobinados llegó pisando fuerte con su presentación, donde hicieron un homenaje a los Carnavales de antaño. Con su primer tema, Aunque en mayo aun no es, aquí tengo la feria para usted, demostraron los meses de ensayos. Con movimientos perfectos, hicieron un recorrido por el Parque García Sanabria, donde cada año se celebra la feria de artesanía y flores. Dieron queso y almogrote para los que no tenían que comer y le recomendaron a todos que compraran los productos de los artesanos, productos que hacen con el corazón. Aunque ya están en Carnaval, tampoco se pudieron olvidar de la Navidad, que acaba de terminar, para pedir que en la cabalgata de Reyes, Sus Majestades vuelvan a subirse en los camellos para desfilar. Con un guiño a sus madres, los componentes sacaron una foto para decirles a todas un "te quiero" con beso incluido. La letra concluyó con cierto sello bambón, con una simulación de Los Gorgoritos en los que no dejaron de pegar a quien "le grita a los niños", a quien "no le hace caso a la Ley del Tabaco", a los "padres que conducen con el mó- vil". Tuvieron tiempo para meterse con la "nueva concejal".

En su segunda canción recrearon el cuento de Blancanieves y los siete enanitos: el enano contento cuando va al parque; gruñón si les reprenden cuando juegan; dormilón en el coche con papá; mudito, como un amigo, que no puede ir al cine porque es sordo mudo –con estrofa en lenguaje de signos, con silencio absoluto, para quienes no pueden escuchar–; el enano mocoso, para convertirse en recaderos de sus padres... Al final, los siete enanos, se convierten en las siete Islas Canarias, con un enano con equipaje del Club Deportivo Tenerife incluido.

Como brujos llegaron al escenario Sofocados. La murga del Compinche enseñó en su primer tema a concurso cómo debe escribirse una canción. La idea, según expusieron, es buscar melodías conocidas, letras actuales y mezclarlo todo con movimientos cuadriculados. En sus estrofas no faltaron alusiones a "niños que no tienen para comer" y, aunque costaba entenderles en algunos momentos, al final dejaron claro que lo más importante es que la temática sea infantil.

Los de Paola Tosco, hija del Compinche que se estrena este año al frente de la murga, cantaron en su segundo tema las historias de Manolito, un personaje sobre el que centraron su crítica a la falta de respeto por las tradiciones. Con algunos problemas en algunos momentos para entender la letra, no faltaron referencias al folclore y a la indumentaria incorrecta que se lleva a los bailes de mago y romerías.

Retorciditos, con Francisco Javier Conde y su hija Amanda como futura directora, llegaron vestidos de astronautas directamente desde el espacio. En su primera canción se pusieron el uniforme de guardias civiles para quitar puntos a quienes cometen errores. Entre los afectados estuvieron aquellos que llevan a sus hijos en el coche sin sillita, los que dicen insultos, el profesor que no enseña bien, los que maltratan animales, los padres que se divorcian y con los niños negocian...

Los de Granadilla se transformaron en farmacéuticos en su botica. Vendieron alcohol, del de curar, no el de beber; dispensaron vitaminas ante posibles resfriados por alertas de lluvia que nunca se cumplen; y, para cerrar, no podía faltar el Carnavadol, un medicamento con el que criticaron el precio de la entrada para verlos actuar, algo que consideraron debe ser gratis. Luchadores Un pequeño solista comenzó el primer tema de Tiquis Miquis, Los luchadores, donde la murga aprovechó para hacer una comparativa entre quienes son y quieres parecen ser luchadores. Con algún problema de afinación hicieron un reconocimiento a los niños con enfermedades raras y a aquellos que sufren acoso en el colegio. El tema acabó con un homenaje a las madres que realizan cualquier esfuerzo por sus hijos. Miguelito el Supertijeras fue el protagonista de su segunda letra donde el humor se unió a la crítica en una idea original. Los problemas en el día a día de este travieso personaje centraron el repertorio. Costó entenderles al final, con dificultades en la métrica, pero atinaron a recortar todo lo que pudieron, como el ruido del tranvía, que no les deja descansar. No pudieron hacer lo mismo con José Manuel Bermúdez, alcalde Santa Cruz, porque "él, recortado ya está".

Frikiwiky´s comenzó su repertorio pensando en el futuro. Criticaron con algún problema de dicción que no se construyan parques pero sí más edificios o la importancia de reciclar y lo poco que se hace. Hicieron una demostración de cómo se tienen que separar los residuos. Al final dejaron claro que las decisiones de los adultos siempre influyen en los más pequeños de la casa.

En su segundo tema a concurso se convirtieron en reporteros, aunque con la única intención de contar noticias buenas, como que ningún niño pase necesidad ni tampoco existan familias sin un techo donde vivir.

Lenguas Largas soñó ayer en su primera canción. Dirigidos por primera vez por Samai Chávez, abogaron por conseguir ser de mayores lo que deseen, para lo que necesariamente les hace falta dinero que, cuando no se tiene "rompe sueños" en lugar de crearlos, sobre todo cuando hace falta comprar libros o pagar el comedor del colegio, algo que se convierte en una auténtica pesadilla para los padres.

Un tesoro

En Pirata Lenguas Largas buscaron tesoros por el municipio de Santa Cruz y no pararon de toparse con sorpresas como lo que les costaba respirar a su paso por la Refinería, el abandono de la Plaza de Toros o el Balneario o la tardanza en construir la escollera de San Andrés.

Arropados por su numerosa afición que aguantó hasta el final de la noche, Bambas interpretó su primer tema, Nuestro propio tutorial, en el que pasaron un fin de semana con su abuela. Tuvieron que vivir sin wifi y "darle a la ruedita" para poder llamar por teléfono. Al final, llegaron a la conclusión de que lo mejor sería soltar el móvil.

Joel Ramos, que se estrenó ayer como director, presentó su segunda canción, Murgas del mundo, donde mencionaron a aquellos niños que, por haber nacido en un determinado lugar del planeta, no tienen los mismos derechos que el resto de menores: quienes viajan en pateras para conseguir una vida mejor a la que tienen, aquellos que trabajan en fábricas en lugar de estar en el colegio y los que sufren una guerra sin entender las razones. A todos ellos, Bambas quiso transmitirles la fuerza de sus libretas, letras que ellos mismos se encargan de crear y dar forma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine