Carnaval de Santa Cruz

Emotivo adiós a 'Suspi'

Decenas de personas del mundo del Carnaval, familiares, amigos y políticos se dan cita en el tanatorio de Servisa para despedir a Luis Hormiga

14.11.2015 | 04:18
Emotivo adiós a 'Suspi'
Un momento del sepelio que tuvo lugar hoy en el tanatorio de Servisa.

La oración fue sustituida ayer por el canto de la murga Los Bambones en Santa Cruz de Tenerife. La agrupación lagunera honró a uno de sus miembros más ilustres, Luis Hormiga, más conocido como Suspi, y lo hizo de la única forma que sabe: cantando. El repentino fallecimiento del carnavalero el pasado miércoles provocó que durante la mañana el tanatorio de Servisa se llenara de centenares de personas que quisieron despedirse del presidente del Aula de Cultura del Carnaval, de la que fue su fundador.

"¡Con ganas chicos, con ganas!", animó el hijo de Suspi, Adonay Hormiga, a sus compañeros de Bambones para que entonaran una de las canciones más emblemáticas de la murga después de la misa que se celebró a las 12:00 horas en Servisa. A partir de ese momento, nadie pudo contener las lágrimas. "No hay que llorar porque la vida es Carnaval", cantaron los componentes de la agrupación, quienes entonaron la canción fundidos en un fuerte abrazo que puso la piel de gallina a todos los que se reunieron para decir adiós a uno de los grandes de las fiestas chicharreras.

El sonido de las palmas inundó el tanatorio y una animada batucada, que llegó de la mano de la comparsa Los Joroperos, puso el punto final a un velatorio que se convirtió en un espectáculo. Pero en esta actuación no importó que algún que otro bambón desafinara por la emoción. "¡Vamos, Suspi!", gritaron sus compañeros, que no pudieron evitar ir a besar la fotografía de Hormiga que presidió el acto y en la que, como no podía ser de otra manera, aparecía ataviado con los inconfundibles colores del Carnaval chicharrero.

Desde Cádiz también llegaron los seguidores de la fiesta para despedir a Suspi. Agustín Rubiales es el presidente del Aula de Cultura de Cádiz, así como directivo de la institución chicharrera y socio de honor. Ayer aterrizó en Santa Cruz después de tener que hacer un largo viaje, puesto que no encontró ningún vuelo directo, pero él estaba decidido a no perderse lo que consideró "una fiesta por la vida, que es como le habría gustado a él que definiéramos este velatorio", comentó. "Conocí a don Luis hace solo cinco años pero para mí han sido como 20, porque hablábamos todos los días", reconoció Rubiales. El gaditano solo tuvo palabras amables para su amigo y recordó con cariño uno de sus últimos encuentros. "Me regaló uno de sus disfraces, pero a mí me queda grande porque no tengo tanta barriga como él, así que me propuso que me pusiera un cojín para rellenarlo", relató minutos antes de que comenzara el sepelio.

Todos los que lo conocieron coincidieron ayer en que a Suspi le costaba mucho enfadarse, por eso muchos no se cansaban de "buscarle la lengua". Por todos aquellos recuerdos, los seguidores de las carnestolendas tienen claro que continuarán con la labor de Hormiga para hacer aún más grande el Carnaval chicharrero. "Él era el alma de todas esas ideas pero nosotros continuaremos con sus proyectos", sentenciaron los directivos del Aula de Cultural del Carnaval.

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, anunció, además, que la Corporación iniciará un expediente de concesión de honores y distinciones a título póstumo a Luis Hormiga. "Yo lo consideraba un amigo que siempre me presentaba proyectos y que atendía a todo aquel que solicitaba su ayuda", comentó durante la triste mañana, y adelantó que la próxima edición del Carnaval seguro que contará con más de un homenaje en honor a Suspi.

A poco más de dos meses para la celebración del concurso de murgas adultas del Carnaval 2016, todos los integrantes de la fiesta saben que la próxima edición será especial. El hijo de Suspi, Adonay Hormiga, se enfrenta al certamen "con más ganas que nunca". "Esta semana no habrá ensayos pero no es porque nos falten las ganas", comentó ayer el joven, quien está decidido a seguir haciendo lo que su padre hizo durante años: "Ayudaremos a los demás seguidores del Carnaval en todo lo que podamos".

El Carnaval, con toda su fiesta, canto y tambores, alzó la voz bien fuerte para despedir a uno de sus miembros más ilustres. Ayer a mediodía llegó el silencio después de la celebración de la vida de Suspi. Ahora solo queda honrarlo durante el Carnaval 2016.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine