Análisis Retiro lo escrito

Con Antona en los talones

Dirigente grisáceo y orador plúmbeo, tan natural y espontáneo como un pulpo en un garaje, por motivos de escalafón jerárquico se encargó del partido una vez dimitido Soria y Madrid apoyó su candidatura como sucesor el pasado marzo

12.11.2017 | 01:50
Con Antona en los talones

Asier Antona decidió sumar al PP a la solicitud de un pleno extraordinario para votar la destitución de Santiago Negrín como presidente de la Radiotelevisión Canaria sin encomendarse a otro dios que al diablo de su obsesión. No lo consultó, ni con el grupo parlamentario, ni con el comité ejecutivo del PP canario. Cuando reparó en su torpeza - algo no excesivamente habitual- Antona convocó a toda prisa al comité de dirección -el núcleo duro de la Ejecutiva- para garantizarles que sus motivaciones eran compartibles por todo popular de buen corazón. Se trataba de defender la legalidad. Cuando alguno de los presentes observó que la situación jurídica sobre el concurso de la tele autonómica era discutible, con un informe de los Servicios Jurídicos del Gobierno autonómico a punto de publicarse, pero que sumarse a NC y a Podemos era incomprensible, Asier efectuó una sonriente sordera y levantó la sesión.

La última genialidad de Asier Antona, que muchos siguen considerando en el PP como un presidente por accidente -era el secretario general cuando Soria debió dimitir inopinadamente en abril del año pasado envuelto por el escándalo de los papeles de Panamá- ha irritado profundamente a muchos dirigentes y cargos públicos de la organización, preocupados desde hace meses tanto por su estrategia política -o por su falta de estrategia política-como por su estilo de dirección. El PP de Canarias ha pasado de un liderazgo carismático a una jefatura de boy scouts. "Las reuniones del comité ejecutivo bajo la presidencia de Soria eran muchos más activas y operativas", comenta un veterano dirigente, "y aunque José Manuel siempre tenía la última palabra se hablaba más, se debatía más y se escuchaban análisis políticos y económicos enjundiosos". Ahora las reuniones de la dirección "son casi un trámite administrativo" y se empieza a no convocar "a dirigentes y cargos públicos que no simpatizan con Antona o que se han atrevido a hacer preguntas incómodas". Uno de los principales rasgos del PP es la disciplina interna y el sacro respeto por las jerarquías del partido, pero la desconfianza comienza a transformarse en desafección.

En el pasado, Antona fue un dirigente respetado por sus compañeros, aunque jamás despertó afectos ni simpatías. Destacaba, sobre todo, por su incapacidad para destacar en nada. Dirigente grisáceo y orador plúmbeo, tan natural y espontáneo como un pulpo en un garaje, por motivos de escalafón jerárquico se encargó del partido una vez dimitido Soria y Madrid apoyó su candidatura como sucesor en el XIV Congreso del PP canario, celebrado el pasado marzo. Cualquier otra fórmula hubiera precipitado una larga interinidad y un elevado riesgo de inestabilidad interna. Antona creció políticamente a la vera de Gabriel Mato, hoy eurodiputado, expresidente del Parlamento de Canaria y exconsejero de Agricultura y Pesca, y terminó sucediéndolo como presidente del PP de La Palma, desde donde se trazó un objetivo: acabar con la larga hegemonía de CC -antes API- en las instituciones públicas. El mecanismo, por supuesto, fue la moción de censura a través de pactos con el PSOE en los ayuntamientos y en el Cabildo. "Uno de los problemas con Antona", señala otro dirigente local, "es que sigue creyendo que está en La Palma y que los códigos de comportamiento y de alianzas son los mismos en un municipio o en una isla que en el ámbito autonómico".

Quizás esta incomprensión llevó a que el PP no pudiera incorporarse al Gobierno autonómico. Fernando Clavijo estaba dispuesto a ceder tres consejerías -y la vicepresidencia- al PP, y cuando todo parecía encaminado, Antona regresó a sus posiciones iniciales y exigió cuatro. Jugó mal y el PP se quedó fuera, "cuando somos un partido de gobierno y solo dentro del Ejecutivo podemos corregir errores, inercias y hasta abusos de CC", según apunta un cargo público grancanario. Pero eso no es lo peor para los cada vez más numerosos y hastiados críticos de Antona, sino el protagonismo y la influencia que ha perdido el PP en un ámbito en el que siempre lo tuvo: el empresariado grancanario y la élite funcionarial de la administración del Estado en Canarias. Una red de simpatías, intereses y alianzas profesionales y empresariales que ha sido históricamente uno de los soportes del Partido Popular en el Archipiélago. Antona, simplemente, se ha ausentado. Es un mundo complejo que desconoce y le genera una inseguridad casi espasmódica. Le incomoda detectar detrás de cada gran empresario grancanario la sombra -real o imaginaria- de José Manuel Soria. La información empresarial que maneja es incompleta, fragmentaria, chismosa y, a veces, contradictoria. Ha sido Fernando Clavijo quien ha sabido ocupar su lugar y establecer un conjunto de relaciones sistemáticas con la mayoría de las patronales de Gran Canaria. Asier Antona no lo comprende. Cuando en la frustrada negociación con Clavijo adelantó que el PP -es decir: él- aspiraba a la consejería de Economía el establishment empresarial de la Isla salió en defensa cerrada, y un tanto furibunda, de Pedro Ortega. "Lo malo no es que no lo comprenda", sostiene un crítico todavía en silencio, "es que no lo quiere entender".

En menos de medio año el capital político de Antona se está esfumando. Otros gestos suyos no han contribuido a conservarlo. Existe desconfianza hacia Antona por la carrera política que, en paralelo, ejerce su esposa, Aurora del Rosario Vela, una abogada -y empresaria- de brillante currículo que en la pasada legislatura fue diputada, como su marido, pero por la isla de Gran Canaria. Desde 2015 es consejera en el Cabildo insular y ejerce como portavoz adjunta. También en la Cámara regional pueden escucharse críticas sobre la gestión de la asignación anual que le corresponde al grupo parlamentario del PP. Son 525.000 euros anuales cuyo gasto decide el presidente del grupo, es decir, el propio Antona y que, como ocurre con los restantes grupos parlamentarios, no se someten a ninguna fiscalización. Pero indudablemente ha sido el revoloteo del dirigente palmero alrededor de la tele autonómica lo que ha terminado por encender algunas alarmas en la organización conservadora y en sus tradicionales aliados en la sociedad civil, sobre todo, en la isla de Gran Canaria.

Inicialmente Asier Antona aseguró que esperaría el informe de los Servicios Jurídicos del Gobierno autonómico sobre la capacidad de Santiago Negrín para convocar y licitar el concurso de suministros de la TVC. No lo hizo. El informe, finalmente, se ha conocido ayer, y avala sin ambigüedades la decisión de Negrín. Antona ha querido desgastar al Ejecutivo sumándose a dos fuerzas que arrebataron el Cabildo de Gran Canaria y el ayuntamiento de Las Palmas al PP. Lo más sorprendente es que lo hizo esperando que, en efecto, el informe fuera positivo y el PSOE eludiera pedir la cabeza de Negrín, porque ya no puede prorrogarse más, sin incurrir en una prevaricación monumental, el contrato con Videoreport, que ya se prolonga más de nueve años. Porque lo cierto es que la televisión canaria es un laboratorio en el que Román Rodríguez, el líder de NC, intenta articular una asociación político-mediática para mutuo beneficio y al que se ha incorporado Podemos -en esos ataques de enajenación que le duran siempre y para siempre- y para el que quería contar con el PP y soñó contar con el PSOE si el secretario general hubiera sido Patricia Hernández y no Ángel Víctor Torres. En vez de una comunidad del anillo, una comunidad del mando -a distancia-. Hombres y mujeres de Nueva Canarias, elfas y medianos del PSOE y enanos del PP para arrojar al fuego a CC y que desaparezca para siempre jamás.

El PP ha comprobado que no tiene un líder a su cabeza y han comenzado los nervios. Asier Antona corre detrás persiguiendo a su partido, empujándole a ninguna parte, pisándole los talones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canarias

Román Rodríguez
Román Rodríguez acusa a Clavijo de apropiarse de los logros de Nueva Canarias

Román Rodríguez acusa a Clavijo de apropiarse de los logros de Nueva Canarias

Le achaca no preocuparse por la pobreza que sufre Canarias en la negociación de los Presupuestos...

El PP suaviza su posición en RTVC tras la visita a la Moncloa

El PP suaviza su posición en RTVC tras la visita a la Moncloa

CC y el PSOE solicitan un pleno extraordinario al que nadie se opone

Dávila a Morales: "es irresponsable" alentar el bloqueo de los presupuestos

Dávila a Morales: "es irresponsable" alentar el bloqueo de los presupuestos

La consejera dice que el presidente grancanario denuncia unos desequilibrios que no existen

El PP critica al presidente de Gran Canaria por dar un millón al gofio para el Sahara

Jaber: "Con esta partida se cubrirían las necesidades de miles de familias que ni pueden dar de...

Comienza la demolición del antiguo hospital, que costará 375.000 euros

Las obras son el primer paso para la construcción del nuevo centro sociosanitario. La inversión en...

Ovación del PP en Madrid a CC frente a las tensiones con Antona

Ovación del PP en Madrid a CC frente a las tensiones con Antona

Coalición escenifica enla capital del país su alianza con Rajoy también en el cupo vasco

Enlaces recomendados: Premios Cine