Defensa | 'Operación Sophia'

Al Mediterráneo para salvar vidas

Tropas canarias llegan a la base aérea de Sigonella (Sicilia) con el objetivo de rescatar a los inmigrantes que intentan llegar a Europa de forma clandestina desde las costas de Libia

23.09.2017 | 23:13
El coronel del Ala nº 46, José Luis Ortíz-Cañavate Levenfled, firma la orden del relevo.

Personal del Ala nº 46 del Ejército del Aire, con base en Gando (Gran Canaria) comenzará a patrullar durante cuatro meses el mar Mediterráneo con una finalidad primordial: salvar las vidas de todos aquellos inmigrantes que deciden dar el salto desde la costa africana, concretamente a Libia, para tratar de arribar a Europa.

El grupo de aviadores canarios -un total de 38- destacados en la base aérea de Sigonella (Sicilia) pertenece al séptimo contingente del destacamento Grappa, de la misión de la Unión Europea en el Mediterráneo y donde España aporta un avión tipo CN-235 Vigma (Vigilancia Marítima).

La ceremonia de relevo del otro contingente fue presidida por el coronel jefe del Ala nº 46 y de la base aérea de Gando José Luis Ortíz-Cañavate Levenfeld.

El acto se inició con la imposición de condecoraciones Eunavfor Med 8 (European Union Naval Force Mediterranean) operación Sofía al personal del sexto contingente Grappa.

Una vez concluido el mismo, se llevó a cabo entre el jefe del contingente saliente, teniente coronel Rafael de Quintana Díaz, y el jefe del entrante, el teniente coronel Gonzalo Tortosa Méndez.

El personal canario permanecerá en la estación naval de Sigonella para llevar a cabo su misión: patrullar las aguas del sur del Mediterráneo central con el fin de identificar y capturar las embarcaciones sospechosas de ser utilizadas por los contrabandistas o traficantes de personas.

Desde su puesta en marcha en 2015, los cinco barcos y seis aviones europeos de la operación Eunavfor Med Sophia han rescatado a más de 36.000 personas, han neutralizado 440 embarcaciones dedicadas al tráfico de personas y han detenido a 109 traficantes. Destacan los salvamentos gracias al lanzamiento de balsas que se realizan desde las aeronaves D4, que han conseguido que un elevado número de personas hayan podido sortear la muerte hasta la llegada de un barco.

Este año, por primera vez, Italia pidió a España que liderase la operación y lo hará entre septiembre y diciembre. Italia viene mandando la operación desde su puesta en marcha en 2015. La Armada envió a la zona al buque Cantabria con un Estado Mayor embarcado al mando de un almirante español.

España es el segundo mayor contribuyente a la operación tras Italia, que viene participando con una fragata y un avión de patrulla marítima, estacionado en la base aérea de Sigonella (Sicilia), con un coste de 67 millones de euros en 2016. Entre enero y abril de este año, un total de 37.200 personas arribaron a las costas italianas, un 33% más que en el mismo periodo de 2016, según Frontex, la agencia europea de fronteras. Se estima que 1.600 perdieron la vida en el intento.

A partir de este momento, los aviadores canarios en cooperación con los componentes de la dotación del buque Cantabria pondrán todo su esfuerzo en detectar la partida de embarcaciones desde la costa libia y dar aviso a los guardacostas italianos con el fin de evitar la pérdida de vidas humanas en el mar.

La mayor parte de los componentes de esta rotación del Ala nº46 pertenecen al 802 Escuadrón de Fuerzas Aéreas, (SAR), con lo cual queda más que acreditada su dilata experiencia en este tipo de búsquedas y largas horas de patrulla sobre el mar. No en vano, llevan ejercitándose a lo largo de todo el año para este relevo.

Fue el Grupo 22 de Fuerzas Aéreas, con base en Morón (Sevilla) con un avión Orion-P3, el que inauguró el destacamento Grappa hace ya dos años. Desde entonces, le han seguido las unidades SAR (búsqueda y salvamento por sus siglas en inglés-Search and Rescue) del 801, 802 y 803 Escuadrones, con el avión Delta 4-Vigma. Es precisamente el personal del 801 escuadrón con el D-4 Vigma, perteneciente al Ala 49 de Palma de Mallorca, que completó las 2.000 horas de vuelo en la operación Sophia.

Tanto el D-4 Vigma como el P-3 Orión cuentan con una serie de capacidades que España pone a disposición de la misión Eunavformed: una plataforma aérea con capacidad de vigilancia marítima, sensores que permiten la localización de los traficantes de personas en el mar y posibilidad de fotografía aérea, con la que se consigue la identificación de los presuntos criminales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canarias

Un fiscal de Las Palmas denuncia a un tuitero por incitar al odio contra Fiscalía

Un fiscal de Las Palmas denuncia a un tuitero por incitar al odio contra Fiscalía

Un usuario de la red social pide la detención de los fiscales de Barcelona tras la proclamación de...

"El conflicto puede crear una reacción tan fascista como el independentismo"

"El conflicto puede crear una reacción tan fascista como el independentismo"

"Me horrorizaría pensar en unas elecciones autonómicas que sean controladas por el actual poder de...

Decenas de personas piden la independencia del Archipiélago

Decenas de personas desfilaron por las calles del casco de La Laguna para reivindicar la...

Antolín Bueno, nuevo presidente en Tenerife del Partido Nacionalista Canario

La elección ha tenido lugar durante el séptimo congreso insular de esta formación en el que...

Enlaces recomendados: Premios Cine