06 de enero de 2017
06.01.2017

Podemos expulsa a Juan Manuel Brito

El vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria dispone de 15 días para recurrir la resolución del partido

06.01.2017 | 08:30
Juan Manuel Brito, junto a un cartel electoral de Podemos.

Podemos ha ordenado la expulsión definitiva de Juan Manuel Brito tras sus continuos enfrentamientos con la dirección en Canarias, su apuesta por lanzar Sí Se Puede en Gran Canaria y su negativa a rendir cuentas de su gestión en el Cabildo en los órganos del partido. Brito, líder del sector crítico de la formación morada, tiene quince días para recurrir esta decisión y dirimir su futuro.

La Comisión estatal de Garantías Democráticas de Podemos ha concluido el expediente abierto en noviembre al vicepresidente segundo y consejero de Medio Ambiente, Emergencias y Participación Ciudadana de la corporación insular por apartarse de forma "grave" de las líneas del partido y por su"reiterada incomunicación y rebeldía" hacia los órganos regionales de la formación. Brito declinó ayer hacer declaraciones.

La Comisión Estatal de Garantías de Podemos acordó el 23 de noviembre abrir un expediente sancionador y suspender cautelarmente de militancia a Brito, a raíz de las denuncias que le acusan de estar en permanente "rebeldía", lo que pone en peligro la "credibilidad" de la formación. De hecho, apenas dos días después el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se posicionó junto a Meri Pita, secretaria general del partido en las Islas, en su batalla con Brito. "Un cargo público tiene que responder ante los órganos de Podemos y si no lo hace no es de Podemos", aseguró tajante Echenique.

Éste es el segundo expediente abierto contra Brito, suspendido de militancia en junio de 2015, tras una denuncia por un delito de abusos a la hija de su expareja. La denuncia salió a la luz justo el día en que se suscribió el pacto de gobierno entre Nueva Canarias, el Partido Socialista y Podemos en la institución insular. Él aceptó entonces ser apartado de la formación para no hacer daño a Podemos, pero nunca fue imputado ni llamado a declarar y la causa judicial fue archivada en septiembre de 2016.

Brito ha criticado en varias ocasiones que tal denuncia fue utilizada por personas ligadas a la dirección para atacarle en disputas políticas y a fin de tratar desacreditarle ética y políticamente.

La guerra interna entre el vicepresidente del Cabildo y la dirección de Podemos en las Islas ha sido constante. No ha habido tregua. Otro de los importantes desencuentros ocurrió en septiembre de 2015, cuando Meri Pita acusó a Brito y a la consejera de Igualdad, María Nebot de "nepotismo" al intentar nombrar a la pareja de Brito como directora de Igualdad en el Cabildo. Al no haberse materializado esta designación, Madrid dio carpetazo al expediente disciplinario.

El cruce de acusaciones y los enfrentamientos entre Brito y Pita, y con dirigentes del entorno de la secretaria general, como el concejal de la capital grancanaria, Javier Doreste, han sido polémicos y han llegado, incluso, a los tribunales.

Entre las causas de su expulsión figuran las quejas de la dirección hacia Brito por avalar la matanza de cabras desde el Cabildo, el presunto nepotismo y su respaldo para lanzar la formación política Sí Se Puede, implantada desde 2007 en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y que puede restar apoyos a Podemos en la provincia oriental.

A ello se añade que la Comisión de Garantías reprocha que Podemos en el Cabildo no ha facilitado datos para el control de sus cuentas. Asimismo, ha tenido en cuenta el escrito de 92 cargos públicos y orgánicos y miembros de los círculos de Podemos, que firmaron en octubre de 2016 un manifiesto en el que arremetieron contra el grupo del partido en el Cabildo y exigieron "recuperar el empoderamiento ciudadano sustraído por este grupo político".

Ahora, el cisma amenaza la presencia de Podemos en el gobierno insular. La nueva crisis en la formación afecta al tripartito en el gobierno insular, donde Podemos -con cuatro consejeros- mantiene la alianza con NC y el PSOE. Brito dispone de quince días para presentar un recurso contra su expulsión, que, de hacerse efectiva, le aboca a pasar al grupo de no adscritos en el Cabildo.

Podemos exigirá a Brito que devuelva su acta de consejero insular. "Si la expulsión se ratifica tiene que entregar su acta, que no es personal, sino del partido", indicaron fuentes de Podemos, que aludieron a la ley contra el transfuguismo.

La fractura en Podemos en Canarias se agranda antes de la Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos, conocida como Vistalegre 2, del 10 al12 de febrero

Mientras, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, prefiere esperar a que la expulsión sea firme para adoptar una decisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine