Elecciones Generales 2016

PP y Unidos Podemos mantienen el duelo en Canarias, pero sin Soria ni Rosell

Con el PSOE y Coalición Canaria batiéndose contra los malos presagios y Ciudadanos manteniendo el tipo, el PP y Unidos Podemos se disputan la hegemonía en Canarias en estos comicios

21.06.2016 | 01:59
PP y Unidos Podemos mantienen el duelo en Canarias, pero sin Soria ni Rosell

Con el PSOE y Coalición Canaria batiéndose contra los malos presagios y Ciudadanos manteniendo el tipo, el PP y Unidos Podemos se disputan la hegemonía en Canarias en estos comicios, que se celebran en ausencia de dos de los protagonistas de la campaña del 20D: José Manuel Soria y la juez Victoria Rosell.

Sin embargo, su falta no parece que vaya a mermar los resultados de estos dos partidos, según las encuestas, ya que se mantendrían como las formaciones más votadas y se repartirían diez de los quince escaños del archipiélago, cinco para cada uno, los mismos que el 20 de diciembre para el PP y dos más para Unidos Podemos.

Los "papeles de Panamá" tumbaron a Soria y una querella por prevaricación contra la juez del entonces ministro acabó con la efímera carrera política de Rosell, al menos por el momento.

Ya en las anteriores elecciones, Podemos logró "sorpassar" al PSOE en votos, que no en escaños, y quedar como segunda fuerza política en las islas por detrás del PP.

La cuestión que se dilucidará el 26 de junio es si la coalición Unidos Podemos crece tanto como para ganar en número de votos a los populares, ante el empate a escaños que predicen el sondeo del CIS y también la encuesta realizada en las islas para los diarios "La Provincia" y "La Opinión".

Aplicando las matemáticas, aun sumando los votos de IU y los de Podemos de diciembre, el PP seguiría en primera posición en el conjunto de Canarias.

Pero, según el CIS, la coalición de Iglesias y Garzón superaría a los de Mariano Rajoy en la provincia de Las Palmas, la circunscripción de Soria y Rosell, lo que dejaría a la juez como una especie de "Cid Campeadora".

Una vez repartidos demoscópicamente diez de los quince escaños de Canarias entre PP y Unidos Podemos, quedaría por despejar una incógnita muy relevante: la continuidad o no de Ana Oramas en el Congreso, única representante de Coalición Canaria y único apoyo adicional al pacto PSOE-Ciudadanos que Pedro Sánchez logró sumar en la segunda votación de su frustrada investidura.

Si se cumplen los vaticinios del CIS, Coalición Canaria quedaría fuera del Congreso por primera vez desde que llegó en 1993, o desde 1989 si se cuenta su antigua marca, las Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC).

Aún así, el nacionalismo canario mantendría un representante en la Cámara baja, aunque no de Coalición Canaria ni elegido en una lista propia.

Se trata de Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, que concurre de nuevo como número 2 en una lista de coalición con el PSOE por Las Palmas, y al que los augurios del CIS le son favorables.

De ese modo, aunque oficialmente el PSOE obtendría dos diputados por la circunscripción de Las Palmas, los mismos que el 20 de diciembre, realmente solo sería uno, porque el nacionalista Pedro Quevedo se integraría en el grupo mixto y no en el socialista, como hizo entonces.

Peor pintan las cosas para el PSOE en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, en donde pueden perder uno de sus dos escaños.

Así, los partidos más castigados en las elecciones canarias serían precisamente los dos que están coaligados en el Gobierno autonómico, CC y PSOE.

El PP se quedaría con los mismos escaños, aunque con un cambio en su equilibrio territorial, al perder un diputado en Las Palmas y ganar uno en Santa Cruz de Tenerife.

El mismo panorama de mantener resultados se presenta para Ciudadanos, con dos diputados, un representante en cada provincia.

Eso dejaría a Unidos Podemos como gran beneficiado y única opción que suma más asientos en el archipiélago, al pasar de tres a cinco diputados, uno más en cada circunscripción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine