ÚLTIMA HORA

Todos 'ganemos'...

'Memes' y patadas a los tobillos para la resaca del debate electoral del lunes

15.06.2016 | 11:44
Todos 'ganemos'...

El día después dejó una colección de interpretaciones y dosis de humor en torno al esperado debate a cuatro -candidatos- de la noche del lunes. Los memes no dejaron títere con cabeza, con Mariano Rajoy (PP) y Albert Rivera (C´s) como diana principal de los dardos, que también se dirigieron al formato de tres presentadores con que contó la cita. En cuanto a los propios protagonistas, sorprendió el rol faltón asumido por el presidente en funciones en medio de un triunfalismo generalizado; todos ganaron, sobre todo si el oído se presta a ellos o sus acólitos. Mientras, Coalición Canaria (CC) intentó rentabilizar la ausencia de alusiones a las Islas asimilándola al plúmbeo futuro que aguarda a estas y sus ciudadanos si no consiguen sentarse en el Congreso.

"Cenizos y frívolos", vio Rajoy a sus adversarios, descalificación que para Pedro Sánchez constituyó (PSOE) "la viva prueba", informa Efe, de que al jefe del Ejecutivo en funciones "no le fue bien" en el debate. El socialista decidió a primera hora de la mañana no comentar la jugada, pero cambió de opinión tras los disparos procedentes de las baterías populares.

Las balas trazadoras, las moderadas, las descargaron la portavoz del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, y la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy. La primera vio "hechuras de presidente" tan solo en su compañero de partido, la segunda leyó el enfrentamiento dialéctico como un ejercicio de oposición entre la "experiencia" de Rajoy y el "desconocimiento" del resto.

La andanada principal corrió por cuenta de Rafael Hernando, portavoz popular en el Congreso, para quien su jefe de filas tuvo que debatir con "Heidi con coleta", Pablo Iglesias; "un zombi", Pedro Sánchez, y "un veleta", Albert Rivera.

Libro escrito

Según están las cosas, lo cierto es que es el PP el que menos tiene que perder a la hora de descalificar a sus oponentes. La partida se juega más en la capacidad para pactar que brinden los resultados a PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos que en el número de asientos que obtenga la formación que se perfila como clara ganadora.

No obstante, la cabeza de lista de los socialistas por Barcelona, Meritxell Batet, tiró de calificativo para describir la pose de Rajoy cuando tocó hablar de corrupción; "acorralado, apático y pasivo" lo halló. Sin embargo, las huestes de PEdro Sánchez están obligadas a repartir estopa también por la izquierda ante la posibilidad de quedar relegados a la tercera posición. Por eso, la presidenta andaluza, Susana Díaz, tomó a Pablo Iglesias (Unidos Podemos) como centro de su ira -dialéctica, claro- y definió su desempeño en el duelo televisivo como "camaleónico" y propio de un "trilero".

Iglesias, ante esa posibilidad de convertirse en alternativa de gobierno, huyó del enfrentamiento directo y optó por insistir en la necesidad de que los socialistas se sumen a su plan para desbancar a la derecha del poder. "O permiten que Rajoy siga en el Ejecutivo o llegan a un acuerdo con nosotros", señaló.

Capítulo aparte merecen las pinzas, que a juzgar de lo declarado por unos y otros, abundaron más que en una convención sadomaso. Albert Rivera señaló a Iglesias y Rajoy como propietarios de una de ellas. "ni se rozaron", advirtió. Sin embargo, el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, puso el dedo sobre el candidato de Ciudadanos para resaltar que se lanzó contra Rajoy, "pero no tocó ni un pelo de la ropa a Pedro Sánchez".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine