Una inversión sin retorno

24.05.2016 | 11:07

En 2010, el tercer año que discurrió sumido de lleno en la crisis socioeconómica, fueron más de 4.600 los jóvenes que terminaron sus carreras universitarias en la comunidad autónoma. Cuatro años después, en 2014, un 6,1% de ese total, esto es, 283, ya habían hecho las maletas para labrarse un futuro en el extranjero o en alguna otra de las restantes 16 regiones del país. Casi tres centenares de jóvenes titulados entre los cuales destacan los ingenieros, los sanitarios y los educadores, todos los cuales fueron formados en la región para exportar después su talento, con lo que ello implica de coste de oportunidad para las Islas, un coste que en muchos casos no se recuperará nunca. Marcos Álvarez Morice

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine