Solo una de cada 40 mujeres ocupa un puesto de responsabilidad en el mundo

Las mandatarias africanas coinciden en que el acceso de las féminas a los cargos estratégicos es una garantía para el desarrollo justo y sostenible del continente

18.05.2016 | 12:21
las participantes en la tercera mesa redonda

Solo una de cada 40 mujeres tiene un puesto de responsabilidad en todo el mundo, mientras que uno de cada ocho hombres ocupa un cargo directivo. Estos fueron los datos proporcionados por la diputada de la Asamblea Nacional Mauritana Lalla Ahmed Labeid, durante su intervención en el I Encuentro de parlamentarias Canarias-África, que ayer celebró su segunda jornada en el Parlamento de Canarias. Labeid recordó que ciertas normas socioculturales y también religiosas "excluyen a las mujeres de algunos empleos" y que además siguen existiendo muchos prejuicios a la hora de contratar a las mujeres.

"Se utilizan criterios diferentes para valorar la profesionalidad de hombres y mujeres" comentó y añadió que en su país existe una ausencia de legislación que impulse la emancipación económica del sexo femenino. "El código del trabajo nos considera iguales, pero la realidad no es así", argumentó.

Sin embargo, animó a sus compañeras a no dejarse llevar por la desesperación y a no rendirse en la lucha por la igualdad de géneros. "No hay una solución mágica, pero el éxito se basa en la perseverancia", afirmó.

Labeid fue una de las ponentes de la tercera mesa redonda de este encuentro que versó sobre las experiencias de apoyo a las iniciativas de las mujeres en los parlamentos africanos. La diputada canaria Cristina Tavío, ejerció de moderadora y apuntó que la integración de las mujeres en la política tampoco ha sido fácil en el Archipiélago, ya que esta es la primera legislatura en la que hay un Parlamento paritario.
También quiso resaltar el trabajo que realizan las mujeres de todo el mundo "de manera invisible" ya que no está remunerado y argumentó que si todas las mujeres africanas dejaran de trabajar durante una semana "las economías de África se vendrían abajo".

En esta mesa redonda, además de Labeid, participaron la diputada tunecina, Rym Mahjoub; la parlamentaria de la Asamblea Nacional de Gambia, Bintanding Jarjo; y la diputada de la Asamblea Popular Nacional de Argelia, Samina Bouras; quienes trasladaron la realidad de las mujeres en sus respectivos países.

Algo en lo que coincidieron todas las ponentes fue en considerar al sexo femenino como un agente indispensable en el desarrollo del continente. La parlamentaria gambiana Bintanding Jarjo argumentó que se debe fomentar la participación de las mujeres en la llamada economía formal y apostó por impulsar el autoempleo entre las féminas africanas, aunque reconoció que se trata de un gran reto. "En Gambia solo el 40% de las mujeres percibe un sueldo y es importante que se enfoquen en actividades que generen ingresos", afirmó.

Sin embargo, señaló que la mayor dificultad para acceder al crédito que tienen las mujeres en la mayor parte de los países africanos es un handicap a la hora de que puedan poner en marcha sus propios proyectos empresariales.

Jarjo advirtió de que la falta de colaboración entre las féminas puede ser un gran problema para conseguir los objetivos que persiguen, por lo que instó a trabajar unidas.

Por su parte, la representante del pueblo de Túnez explicó que la democracia no se puede concebir sin la participación de la mujer y resaltó el papel que han tenido durante la revolución en el país.

Samina Bouras comentó algunos de los programas que el Gobierno argelino ha puesto en marcha para fomentar el acceso de la mujer al mundo de la política y también facilitar el acceso al crédito de las mujeres emprendedoras, algo que ha hecho que la situación de las mujeres en el país esté bastante lejos de la que sufren sus compañeras en otras regiones del hemisferio Sur. ´

Desarrollo

La parlamentaria de la Asamblea Nacional de Senegal Ouleye Diaou afirmó ayer durante su ponencia en este encuentro, que el liderazgo femenino es un fenómeno irreversible que servirá para fomentar el desarrollo justo y sostenible del continente.

Diaou resaltó que las mujeres juegan un papel fundamental como productoras y clientes de las diferentes áreas económicas y que ocupan espacios estratégico en el desarrollo sostenible. Por lo que deberían tener más presencia en las estrategias y ocupar órganos de más responsabilidad.

La parlamentaria senegalesa denunció la discriminación a la que día a día tienen que hacer frente las mujeres, que se traduce en violencia, menor acceso a la educación o los matrimonios precoces, así como las dificultades en lo que al acceso a puestos estratégicos o a la propiedad de la tierra. Sin embargo, no cree necesario que se les de un tratamiento especial a las mujeres sino que se reconozcan sus capacidades y competencias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine