Ataque terrorista en Bruselas

Atentados en Bruselas | Jorge Cologan: "Estaba en el vagón de metro, al lado del que explosionó"

Varios canarios cuentan de primera mano la situación tras las explosiones en Bruselas

23.03.2016 | 10:36
Bomberos en la zona del metro de Bruselas donde han tenido lugar las explosiones

El tinerfeño Jorge Cologan se encuentra ahora mismo en el edificio Charlemagne en Schuman, la sede de la Direccion General de Comercio, en Bruselas. Él estaba en el vagón que se encontraba situado al lado del que explosionó en la parada de metro a primera hora de la mañana de este martes. "Salí como pude", declara el lagunero de 32 años. Todo ocurrió sobre las nueve y media de la mañana, hora belga, pero el isleño consiguió llegar a su puesto de trabajo, donde ha pasado la mañana esperando a que las autoridades les informen de qué deben hacer. "De momento no podemos abandonar el edificio", declara.

Lorena Gansberg: "Han prohibido que los padres vayan a recoger a sus hijos a los centros educativos"

Lorena Gansberg es de Las Palmas de Gran Canaria pero estudió en la Universidad de La Laguna. Lleva tres años viviendo en Bélgica, y el último año ha estado en Bruselas. Tiene 34 años y vive a cuatro paradas de distancia de Maalbeek, donde se produjo la explosión en el metro. "Detrás de mi casa hay un colegio y mi ventana da al patio, pero hoy los niños no han salido a jugar", explica la canaria, quien también asegura que las líneas de transporte público están suspendidas. "Han prohibido que los padres vayan a recoger a sus hijos a los centros educativos, donde los pequeños permanecen por seguridad", destaca Gansberg, quien este martes tenía pensado salir a dar un paseo con su hijo por el barrio, pero se quedará en casa. "El sábado estuve en el aeropuerto para recoger a mi madre, como tantas otras veces, y ahora pienso que lo que ha ocurrido este martes me podría haber pasado a mí también", comenta asustada la joven.

Mili Mejías: "La gente esta paranoica y con miedo y es algo que se nota, dentro del metro sobretodo"

Mili Mejías es de Las Palmas de Gran Canaria, pero vive en Bruselas. "Nos levantamos esta mañana a la hora que ocurrió todo, mi novio es belga, vive al lado del barrio de Molenbeek, y la verdad que desde los atentados de Paris ha sido un poco caos. Para ir a su casa siempre tengo que tomar dos lineas de metro, la 1, que pasa precisamente por las estaciones del Parlamento Europeo, entre ellas Maelbeek, donde ocurrió la explosión y la linea 6, que para en Simonis, estación de metro del barrio de Molenbeek", explica.

"La gente esta paranoica y con miedo y es algo que se nota, dentro del metro sobretodo, del tren...", describe. "Hace dos semanas por ejemplo, subiéndome al metro vi a un hombre con una actitud extraña y cambié de vagón y cuando estaba subiéndome al siguiente vagón, toda la gente del vagón del que me bajé, salió corriendo. Así que me bajé del metro y esperé al siguiente. Quizás no fue nada, pero por lo mínimo sentimos miedo. Uno nunca espera estar en medio de algo así y es algo que puede llegar en cualquier momento".

Esta canaria cuenta que con los atentados de París sibtieron miedo, "ahora estoy más indignada porque cuando parece que las cosas se calman, esta gente vuelve a actuar". La ciudad es un caos, las autopistas están bloqueadas, "se nos ha recomendado no salir de casa, y volvemos a estar en alerta de nivel 4... Supongo que como todos, me pregunto cuándo va a terminar todo esto, cuál es el limite de esta gente que mata y hiere personas con esa sangre fría?"

Aún teniendo en cuenta la situación, Mili asegura que no tiene miedo: "No voy a dejar de salir a la calle, no voy a darles ese gusto, Bruselas es una ciudad hermosa y la vida en ella también".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine