La Delegación del Gobierno acusa a la sanidad canaria de poner en riesgo la vida de los inmigrantes

Ricardo Redondas ha negado esas acusaciones y se ha declarado "indignado" con Hernández Bento, porque, según sus informes, no se se les negó la asistencia sanitaria

12.02.2016 | 14:06

La Delegación del Gobierno en Canarias ha acusado este viernes 12 de febrero a la sanidad pública del archipiélago de haber puesto en peligro la vida de los inmigrantes que llegaron el pasado domingo exhaustos a Gran Canaria tras cinco días en el mar, al no ofrecerles una atención adecuada.

En los últimos días, han trascendido a las redes sociales fotografías que muestran a parte de los 41 supervivientes de esa patera postrados sobre esterillas en el suelo garaje de la comisaría de Maspalomas, en algunos casos con vías y monitores sanitarios conectados allí mismo, en condiciones de higiene precarias.

De hecho, el delegado del Gobierno, Enrique Hernández Bento, el miércoles que los propios policías tuvieron que insistir para que se ingresara a esas personas ante su evidente estado de debilidad, después de regresaran a la Comisaría tras haber recibido el alta médica en los distintos centros sanitarios por los que pasaron.

"Cuando una persona que ha sido trasladada a un centro sanitario regresa a la Comisaría y tiene una parada cardiorrespiratoria, a mí me parece que no ha tenido una buena asistencia sanitaria", ha manifestado hoy a la prensa Hernández Bento, que considera que los inmigrantes sufrieron esa noche episodios que "pusieron en peligro sus vidas" por no haber recibido los cuidados precisos.

En una rueda de prensa ofrecida en el propio centro de salud de Maspalomas, el director general de Salud Pública del Gobierno canario, Ricardo Redondas, ha negado esas acusaciones y se ha declarado "indignado" con Hernández Bento, porque, según sus informes, no se negó la asistencia sanitaria a ningún inmigrante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine