Bento denuncia el maltrato sanitario a 26 inmigrantes de la última patera

El delegado del Gobierno sostiene que los centros de salud les dieron de alta pese a su grave estado

11.02.2016 | 02:00

"Fue una situación dantesca". De este modo describió ayer el delegado del Gobierno, Enrique Hernández Bento, lo que se vivió en la comisaría de Maspalomas en la noche del pasado lunes, tras ser rescatada una patera a 18 kilómetros de Gran Canaria con 42 supervivientes, después de haber salido cinco días antes de la costa de Cabo Bojador, en el Sahara Occidental. El delegado puso ayer en entredicho la atención sanitaria que se dio a parte de los inmigrantes, ya que, según explicó, 26 de ellos fueron derivados esa misma noche a los centros de salud de Maspalomas y Arguineguín, donde se les dio el alta, por lo que fueron trasladados a la comisaría, pero algunos de ellos estaban en estado "grave".

"Los que atendieron a los inmigrantes en la comisaría me dijeron que nunca han vivido una situación parecida. Fue dantesco y llegaron a pensar que podían perder a algunos de ellos porque estaban en un estado lamentable", explicó.

Hernández Bento también reveló ayer que la patera partió con 49 inmigrantes a bordo, lo que indica que siete murieron durante la travesía y sus cuerpos fueron arrojados al mar por sus compañeros. La embarcación llegó con 42 supervivientes en tan mal estado que hubo que trasladar a quince de ellos los hospitales Doctor Negrín e Insular, donde uno falleció poco después, añadió.

El delegado del Gobierno detalló que el pasado domingo arribó la patera y Cruz Roja" hizo una valoración a pie de muelle", derivando a los inmigrantes graves -quince- a dichos hospitales y al resto a los centros de salud. Todos llevaban días en el mar "sin agua y alimentos y estaban en un estado lamentable", apostilló.

Traslado

En los centros de salud Maspalomas y Arguineguín les dieron el alta, por lo que las 26 personas fueron trasladadas a la comisaría de Maspalomas. El lunes a la una del mediodía le avisaron desde el recinto policial de que estos inmigrantes estaban en mal estado de salud, y Hernández Bento se puso en contacto con el consejero de Sanidad, Jesús Morera, "para pedirle que alertara a los hospitales" porque había dado "instrucciones de trasladarlos para que se les atendiera de forma adecuada".

De la comisaría de Maspalomas salieron cuatro ambulancias con doce inmigrantes, los "más graves", precisó, y para llevar el resto se fletó una guagua.

Según el delegado del Gobierno, en los centros hospitalarios se volvió a dar el alta a los inmigrantes y fueron internados en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barranco Seco.

Hernández Bento visitó el CIE ayer por la mañana, pues le comunicaron que "al menos tres de los inmigrantes tenían heridas".

"Observo que sus heridas son de gravedad y que precisan atención en un centro médico", explica Hernández Bento, quien volvió a llamar al consejero de Sanidad para exponerle la situación y esas tres personas fueron derivadas al Hospital Insular, porque, aunque su vida no corre peligro, "están tan débiles que no pueden ni levantarse de la cama". Recuerda que llegaron con hipotermia y deshidratación.

Además, también visitó ayer la comisaría de Maspalomas para conocer de primera mano lo que había sucedido el domingo y el lunes con la llegada de estos inmigrantes. "Nos dijeron que nunca vivieron una situación parecida, tirados en el suelo con vías, y el personal de Cruz Roja nos manifestó que tuvieron miedo de perder a alguno", señala.

En su opinión, las instituciones que están implicadas en este asunto deben revisar y actualizar ya sus protocolos de actuación, para que no se den situaciones como las que se han vivido en los dos últimos días porque "parecía que nadie quería hacerse cargo de unos inmigrantes que venían en un muy mal estado de salud".

"De hecho, uno de los inmigrantes falleció esa misma noche en el Hospital Insular. Debemos todos ponernos las pilas y si hay que sentarse para diseñar un protocolo más adecuado al actual, desde luego por parte nuestra no va a quedar", agregó.

Cree que los centros de salud "se vieron desbordados y los derivaron a la comisaría en vez de a los hospitales, que era lo que tenían que hacer".

En cuanto al número de fallecidos en la patera, el delegado del Gobierno confirmó que ascendía a ocho personas, siete en alta mar y uno en el Hospital Insular por hipotermia.

Detenciones

La Policía ha detenido a los dos presuntos patrones de la patera y tiene identificados a otros cinco individuos, que "seguramente" también serán arrestados, porque existen testimonios que les acusan de haber acaparado alimentos y agua que negaron a sus compañeros de travesía.

Hernández Bento señala que por ahora, no se ha podido concretar la identidad del resto de ocupantes de la patera, ni siquiera del inmigrante fallecido en el Hospital Insular, y quiso felicitar a los agentes de la Policía Nacional por la labor realizada en estos días para atender lo mejor posible a los inmigrantes y por hacer ver a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias que era urgente derivarlos a los distintos hospitales.

Por su parte, el director del Servicio Canario de Salud, Roberto Moreno, insistió ayer en que se siguieron los protocolos y recalcó que confía en "el criterio médico en los centros de salud, y si posteriormente hubo empeoramiento fueron atendidos en los hospitales y a la gran mayoría de ellos se les dio el alta". "El protocolo se ha seguido, con una primera evaluación en los centros de salud y su traslado a los hospitales", subraya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine