Hernández: "No se ha dado más dinero a vivienda porque hubo fiestas que pagar"

La vicepresidenta anuncia una inversión de 10 millones para rehabilitaciones del parque público de inmuebles, de los que 1,7 millones se gastarán este año

28.01.2016 | 02:00
La vicepresidenta y consejera regional de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Patricia Hernández, ayer.

La vicepresidenta y consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Patricia Hernández señaló ayer que "no se ha invertido más en vivienda pública porque cuando llegué (al Gobierno) había una fiesta que pagar". Hernández vino a criticar de nuevo la gestión llevada a cabo por su predecesora en el cargo, la nacionalista Inés Rojas, refiriéndose a las deudas y las actuaciones sin ejecutar con las que se encontró al asumir la Consejería. "Había una fiesta que pagar porque los beneficiarios de la Hipoteca Joven no habían cobrado, ni los de la vivienda de segunda mano, ni las ayudas al alquiler, ni se había puesto en marcha el Área de Regeneración y Rehabilitación Urbanas (Arrus). Pudimos haber dicho que esto no se iba a pagar por indisponibilidad presupuestaria, como se hacía desde hace años, sin embargo le debíamos tanto dinero a tanta gente, por lo menos moralmente, que decidimos por lo menos cerrar algo en esta Consejería y, luego, avanzar en nuevos proyectos", aclaró Hernández.

"No sé si la frase es la más adecuada, pero es la sensación que tengo por tener que estar concluyendo proyectos anteriores" y añadió que "si tuviera más disponibilidad presupuestaria con aquellos 400 millones de euros que no nos podemos gastar por la regla de gasto, podríamos destinar más dinero a diseñar nuevas acciones", puntualizó. No obstante, también recordó que el Gobierno central, al paralizar las partidas destinadas a la rehabilitación desde 2012 ha contribuido también al retraso en la ejecución de los convenios de vivienda, como es el caso de Las Chumberas, que "nunca se firmó, por ejemplo".

Inversión

Hernández, quien ya había anunciado la puesta en marcha de un nuevo Plan de Vivienda con el que se impulsará la rehabilitación y renovación de áreas urbanas degradadas para ayudar a colectivos en riesgo de exclusión, señaló ayer que "no es únicamente la vertiente de justicia social para que lo público intervenga en mejorar las necesidades de la gente para acceder a una vivienda digna, sino también para dar oportunidad a través de la rehabilitación a quienes perdieron su empleo en la construcción".

En este sentido, la vicepresidenta avanzó que en los próximos cuatro años se invertirán 10 millones de euros, financiados con fondos de la Unión Europea y del Gobierno de Canarias, para la rehabilitación del parque público de viviendas de los que 1,7 millones se gastarán a lo largo de 2016. Añadió que, además, con los planes que están en vigor "entre 2015 y 2017, se invertirán unos 85 millones de euros en la rehabilitación y regeneración de viviendas, para lograr que la gente que no puede permitírselo viva en mejores condiciones". De esta cantidad, señaló Hernández, 60 millones corresponden a 22 Arrus y otros 25 millones a la actuación en Las Chumberas.

"Con esta inversión estamos llegando directamente a 2.700 familias que verán mejoradas sus viviendas, viviendas públicas de las que habían pasado a ser propietarias pero que no tienen posibilidades de arreglar sin la ayuda de las instituciones, que para eso es para lo que estamos", afirmó la consejera.

Hernández hizo estas declaraciones en una comisión parlamentaria solicitada por el diputado de Nueva Canarias, Luis Alberto Campos, quien le reclamó que en las políticas de Vivienda de la Consejería debe darse tanta importancia o más al alquiler o a la adquisición de vivienda ya construida y vacía para ponerla en manos de quienes no tienen casa. Asimismo se mostró preocupado con los retrasos del Plan Canario de Vivienda así como acusó al Partido Popular de haber paralizado en 2012 y 2013 los convenios ya firmados con el Estado, si bien matizó que "la responsabilidad es compartida" con el Ejecutivo canario, porque la gestión de la vivienda "supuso una de las grandes negligencias" de la legislatura anterior.

Por su parte, la diputada del PP Cristina Tavío afirmó que el plan estatal de vivienda 2013-2016 "ha estado en vigor todo el tiempo" y acusó al Gobierno de Canarias de usar "excusas" y de no haber querido poner su parte de los fondos, lo que ha ocasionado un retraso en la ejecución de las obras de reposición.

Tavío confió en que el nuevo plan dotado con 10 millones de euros anunciado por Hernández "no se quede en las mismas promesas en las que se quedaron los cuatro anuncios que hizo el expresidente Paulino Rivero". "Canarias tiene 30 millones de euros pendientes de ejecutar de los convenios de rehabilitación de 2005, 2008, 2009 y 2012, y no hay que firmar más documentos, sino que el Gobierno de Canarias tiene que poner su parte, pedir a los cabildos que pongan la suya y exigir a los ayuntamientos que ejecuten esas obras", destacó Tavío quien anunció que su grupo parlamentario va a presentar una iniciativa para saber a qué convenio de rehabilitación le va a dar prioridad y cuánto dinero va a poner sobre la mesa el Gobierno de Canarias para atraer esos 30 millones pendientes del Estado si las instituciones canarias "se ponen las pilas".

La diputada socialista Teresa Cruz Oval señaló que los planes son una "oportunidad" para acometer acciones de reforma integral que mejoran la inclusión social y tienen impacto en la economía a través del empleo y la eficiencia energética.

Elena Luis, del Grupo Nacionalista, señaló que las familias de esas viviendas tienen escasos recursos y, por tanto, deben contar con el apoyo de todas las instituciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine