El empresario Arsenio Zamora niega que pidiera 270.000 euros por licencia de obra

El acusado de cohecho asegura que no es su voz la que aparece en la grabación de Ansorena

21.01.2016 | 02:37
El empresario Arsenio Zamora niega que pidiera 270.000 euros por licencia de obra
Sexta jornada del juicio por el Caso Arona

Los arquitectos justifican los pagos al aparejador municipal por trabajo

El Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife acogió este miércoles la sexta sesión del macrojuicio del caso Arona, la presunta trama de corrupción que tiene que ver con la concesión de más de 200 licencias urbanísticas ilegales y casi un centenar de contrataciones a dedo desde el Ayuntamiento. En esta ocasión, le tocó el turno a la parte privada. El único empresario implicado en la trama, Arsenio Zamora, del que la Fiscalía Provincial sostiene que actuó como intermediario para el cobro de comisiones ilegales y medió en la agilización de expedientes, negó que fuera él quien pidió 270.455 euros (45 millones de pesetas) al también empresario José Ramón Ansorena para tramitar la licencia de un edificio de viviendas en Costa del Silencio. Zamora se escudó en que la voz que aparece en la grabación expedida por Ansorena no es la suya y reiteró que nunca comió a solas con este empresario.

En la sexta sesión también esgrimieron su defensa los tres arquitectos acusados por un presunto delito de cohecho por el supuesto pago de comisiones ilegales al aparejador municipal –Roberto de Luis–, Zenón Rodríguez, Antonio Luis González Tolosa y Jorge Menéndez, quienes respondieron a las preguntas del Ministerio Público. Todos coincidieron en negar su participación en la causa y se limitaron a justificar los pagos a De Luis "por su gran volumen de trabajo".

Arsenio Zamora

En la supuesta trama orquestada entre el exconcejal de Urbanismo aronero, Félix Sierra, el aparejador municipal, Roberto de Luis, y el arquitecto del Ayuntamiento, Eliseo de la Rosa, el empresario Arsenio Zamora actuó supuestamente de intermediario para el cobro de esas comisiones ilegales. En concreto, el Ministerio Público cree que este sirvió de mediador para agilizar el expediente relacionado con la construcción de un edificio en Costa del Silencio. La Fiscalía Provincial solicita para él tres años de prisión y 10 de inhabilitación por un presunto delito de cohecho.

El empresario, segundo en declarar en el día de ayer, aseguró que el que habla en la cinta grabada el 10 de julio de 2002, en un restaurante en La Camella, no es él. Según recoge la conversación, Zamora pidió en ese encuentro 45 millones de pesetas al empresario José Ramón Ansorena para tramitar la licencia de las 206 viviendas en Costa de Silencio.

Zamora, quien insistió que la de la grabación "no es su voz", también reiteró que nunca había comido a solas con el empresario José Ramón Ansorena (padre), ni con Ansorena Cabrera (hijo). El acusado si reconoció haber acompañado a Ansorena en una reunión con el secretario de la Corporación municipal. Según Zamora, en ese encuentro, "solo se dijo que la licencia podía activarse si se presentaba determinada documentación".

Al igual que los otros doce acusados, el empresario se negó a responder a las preguntas de la acusación particular, cuyo abogado preguntó cómo es posible que en la grabación, la persona que tiene una voz similar a la suya "hable de un plan parcial que solo él conoce de forma tan concreta".

Zenón Rodríguez

La acusación pública pide para el arquitecto Zenón Rodríguez cuatro años de cárcel y 10 de inhabilitación por un presunto delito de cohecho. El Ministerio Público considera acreditado que este se benefició de la trama organizada por el aparejador municipal quien, supuestamente, facilitaba los trámites de las licencias de proyectos que desarrollaba Zenón y otros arquitectos y les conseguía trabajos a cambio de dinero.

Esta fue la trama, entre el arquitecto y el aparejador, que la Fiscalía trató de demostrar ayer. Zenón, que ya había empezado a declarar el martes en la sesión quinta, continuo con su defensa negando la existencia de una red de cobros, pues según él, los pagos de los que habla el Ministerio Público responden a trabajos que le prestó De Luis. Por su parte, la fiscal expuso datos de los que se desprende que Roberto de Luis, desde el Ayuntamiento aronero, le recomendó a promotores el estudio de Zenón. En total, el sumario recoge más de 40 obras recomendadas por De Luis, por las que debió cobrar más de 30.000 euros.

El arquitecto insistió en que nunca utilizó al aparejador municipal para agilizar las licencias de obras en el Consistorio de Arona, y que estas tardaban "lo habitual". No obstante, Zenón reconoció que pagaba el 20% de sus honorarios por obra a la sociedad de De Luis. Durante sus casi dos horas de intervención, Zenón también aseguró no conocer al exedil acusado en el caso así como "pasar muy poco por el Ayuntamiento aronero".

Antonio Luis González Tolosa

El segundo de los arquitectos privados implicados en la presunta trama de corrupción respondió en tercer lugar a las preguntas del Ministerio Público. En este caso, la acusación pública pide para González las mismas condenas que para Zenón por los mismos hechos.

González comentó en su defensa que los trabajos no se los encargaba al aparejador Roberto de Luis sino a su empresa y reconoció que ignoraba si las faenas las realizaba el aparejador o este las subcontrataba. Según apuntó la Fiscalía Provincial en su discurso, el arquitecto se contradijo ayer en la declaración que prestó ante el juez en 2008, ya que en ese momento declaró haber pagado un honorario a De Luis por actuar de intermediario.

Jorge Menéndez

El tercero de los arquitectos acusados de cohecho por el supuesto pago de comisiones ilegales al aparejador municipal es Jorge Menéndez. El Ministerio Público pide par él las mismas penas que a sus compañeros de profesión, Zenón Rodríguez y Antonio Luis González Tolosa. Menéndez reconoció ayer que había preguntado a De Luis si podía hacer trabajos fuera de la Corporación y en Arona, y explicó que la colaboración se llevó a cabo en cuatro trabajos en los que el aparejador hizo mediciones y presupuestos, los cuales le encargó "porque es un buen profesional".

La colaboración entre Jorge Menéndez y Roberto de Luis finalizó en 2001, según dijo el arquitecto, cuando el aparejador creó una sociedad. Además de los citados, en el caso Arona también están acusados todos los miembros de la junta de gobierno del periodo 2003-2007, en el que el alcalde era José Alberto González Reverón (Coalición Canaria) y del que también formaban parte los concejales Félix Sierra (Partido Popular), Juan José Alayón (CC y luego Los Verdes), Manuel Barrios (CAN), Daniel Martín (CAN), José Luis González (CAN) y Alfonso Barroso (CC).

El macrojuicio del caso Arona continúa el próximo lunes con la declaración de los testigos. El primero de ellos será Paco García Santamaría, el concejal del Partido Socialista (PSOE) que denunció la trama de corrupción en Arona a finales de 2006.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine