20D elecciones

Con todo el pescado vendido

Los candidatos recorren las Islas, municipio a municipio, mercados y asociaciones de vecinos, repartiendo besos y sonrisas para explicar sus propuestas electorales

18.12.2015 | 23:44

Alea iacta est (la suerte está echada). Todo el pescado está vendido. La campaña electoral más reñida desde la restauración de la democracia llega a su fin. Se acabó la propaganda porque, hoy toca jornada de reflexión. Atrás quedan quince días plagados de promesas que todas las formaciones políticas garantizan cumplir si tocan poder. Dos semanas meteóricas en los que los aspirantes a representar a Canarias en las Cortes han recorrido miles de kilómetros para captar votos y han apurado hasta el último segundo en su tour de actos políticos. Por que no solo serán una elecciones reñidas tras la aparición en el escenario político de fuerzas llamadas emergentes para rebañar a los partidos clásicos un buen puñado de votos, sino que el volumen de indecisos también ha sido muy alto según los diferentes estudios demoscópicos realizados hasta hace una semana. ¿Habrá variado la intención de voto o la indecisión? En esta última semana de campaña, en la que está prohibido publicar encuestas, los candidatos han continuado lanzando sus propuestas y mensajes en mítines. Ha habido debates donde los aspirantes han sacado la artillería para derrotar al contrario. Pero ha habido más de besos, abrazos, selfies, visitas a los mercados, paseos, reuniones, reparto de papeletas, de rosas rojas, de globos morados y hasta un Papá Noel vestido en color naranja se han colado en la vida de los electores. A medida que la campaña avanzaba, el ambiente se caldeó y algunos de los candidatos entraron en el fango, dispararon balas dialécticas, se cruzaron reproches y denuncias, buscaron culpables de los males de las Islas y propusieron las soluciones a los problemas que aquejan a sus paisanos.
Desde la defensa de los números y la gestión del Gobierno para sacar al país de la crisis como propuesta para la revalidación en la Moncloa, pasando por la defensa de los derechos sociales perdidos, las propuestas para devolver a los ciudadanos los servicios sociales y públicos que fueron recortados; el empleo de calidad frente a una reforma laboral que ha traído precariedad y descenso en los salarios. Desde la defensa de una mayor participación ciudadana en los temas de relevancia que se van a discutir en la próxima legislatura hasta la propuesta de conceder rentas en diferentes modalidades, ya sea una cantidad mínima vital o un complemento salarial.

La reforma de la Constitución y del Senado, el anclaje del Régimen Económico y Fiscal en la Carta Magna o derogar la reforma laboral han sido también ideas que en mayor o menor medida han planteado los candidatos de las formaciones políticas con más probabilidades de tener representación en las Cortes en los próximos cuatro años.

Por la provincia de Tenerife, los cabezas de lista de Coalición Canaria, Ana Oramas; del Partido Popular, Pablo Matos; del PSOE-NC, Tamara Raya; de Podemos, Alberto Rodríguez, y de Ciudadanos, Melisa Rodríguez, se han batido el cobre de norte a sur y de oeste a este. Han cogido aviones y barcos y han aparecido de sopetón por las plazas de los pueblos. Sonrisas a mandíbula batiente que son contestadas con el agasajo de los simpatizantes afines. Reuniones con colectivos sociales y con asociaciones profesionales o sectores económicos para convencerles de que ellos y sus preocupaciones centrarán la agenda de cada uno de los aspirantes si logran un escaño tras el escrutinio de mañana por la noche.
Los líderes nacionales de estas cinco formaciones estuvieron en Canarias, aunque el socialista Pedro Sánchez solo hizo escala en Gran Canaria. Mariano Rajoy y Pablo Iglesias se contraprogramaron su actos el mismo día y hora en el que ambos coincidían para participar en actos de campaña en las dos islas capitalinas. Albert Rivera vino a Tenerife en precampaña, lo hizo dos días antes del pistoletazo de salida que marca la tradicional pegada de carteles. Coalición Canaria no tuvieron ese problema de cuadrar agendas para viajar al Archipiélago porque ya estaban aquí.

Ayer, la cabeza de lista de Coalición Canaria al Congreso de los Diputados por la provincia tinerfeña, Ana Oramas, valoraba la campaña como "muy intensa" donde los nacionalistas canarios han hecho actos por "todas las Islas, municipios y barrios". "Ha sido muy cercana, porque era la única posible con medios locales porque junto a Izquierda Unida y UPyD es la primera vez que en los más de 30 años de democracia hemos estado ausentes de los debates y medios de comunicación nacionales".

La líder nacionalista tildó, no obstante, de "preciosa" la campaña porque "hemos escuchado los problemas de la gente y hemos rendido cuentas ante quienes nos dieron el voto hace cuatro años, pero sobre todo hemos adquirido compromisos para los próximos cuatro años". Destacó que "la gente es consciente de que no va a haber un gobierno de mayoría absoluta, por lo que saben que el diálogo, el consenso y los acuerdos son fundamentales y es lo que van a valorar mañana, la capacidad de diálogo de quienes les van a representar".

Tamara Raya destacó que la campaña ha sido "tranquila" en cuanto a que todas las fuerzas políticas han respetado al resto de opciones. Señaló que el "pulso de la calle ha sido muy positivo y la gente ha sido receptiva a nuestros mensajes y propuestas". "Me he encontrado con muchas personas que lo han pasado muy mal y mucha gente que quería hablar, escuchar y compartir cuáles son las soluciones que plantea el partido socialista si gobierna a partir del 20 de diciembre".

Raya aseguró que ninguna fuerza política tiene muy claro el resultado de las urnas con la aparición de los partidos emergentes, que sin duda cambiarán el panorama político en la próxima legislatura, sin embargo destacó que el pronóstico del PSOE en la provincia tinerfeña "no es malo" y consideró que el hecho de que el partido socialista esté gobernando en la Comunidad Autónoma –junto con Coalición Canaria– y que Patricia Hernández, como vicepresidenta, "esté aplicando políticas sociales activas y solucionando problemas a través de una muy buena gestión, está siendo valorado muy positivamente en la calle ya que comprueban que cuando el partido socialista gobierna comprometidos en las áreas sociales hay una diferencia a cuando gobierna la derecha".

Alberto Rodríguez se mostró ayer muy contento de cómo ha transcurrido la campaña electoral. "Llegamos en la cresta de la ola y hemos tenido una remontada de los apoyos que hemos visto en la calle, y no solo por lo que digan las encuestas, porque no les hacemos caso ahora cuando nos va tan bien, ni le hicimos caso cuando no nos favorecían". "Es la percepción que tenemos, por lo que nos transmite la gente en la calle y, de verdad, nos hemos visto desbordados por la alegría y la participación de todo el mundo, que se acercan para pedirnos cómo pueden participar para formar parte del proyecto o para acudir a los colegios como apoderados de Podemos". "En definitiva, nos sentimos desbordados por el apoyo que recibimos y por las ganas de la gente por cambiar este país a partir del lunes".

Rodríguez señaló que "las personas tienen muy claras las consecuencias que han sufrido por quienes nos han puesto en marcha políticas que no han estado centradas en las personas, y por mucho que los candidatos intenten maquillar los resultados con marketing, la gente sabe perfectamente las condiciones de vida que tiene y, por tanto, habrán muchos millones de votos en este país que irán a quienes proponen un cambio".

Pablo Matos destacó que, como partido de Gobierno, presentaron su campaña inicialmente "haciendo un balance de la gestión hecha en estos años; de lo mal que nos encontramos el país, pero que gracias a las reformas emprendidas al año y medio de gobernar se comenzó a crecer y a crear empleo". A lo largo de estos quince días, resalta Matos, "hemos explicado las medidas que vamos a emprender en la próxima legislatura para continuar en la senda del crecimiento y la obsesión que tenemos por seguir creando puestos de trabajo y bajar impuestos". La gente, señala el candidato popular, "ha sido muy receptiva a nuestro mensaje, pero también "tiene miedo" a que el partido socialista pacte con Podemos, un partido del que dijo que "solo sabemos que está a favor de la autodeterminación en Cataluña o que apoya gobiernos como los de Maduro, en Venezuela, o de Tsipras, en Grecia".

Por su parte, Melisa Rodríguez, señaló que "el balance de la campaña es positivo y lleno de ilusión", a pesar de que hayan intentado "oscurecerla con distintas actitudes violentas". "El miedo y la violencia van a ser vencidos por la ilusión", apuntó. "Estamos muy satisfechos con la campaña", porque "hemos visto y sentido mucha aceptación en las calles" y añadió que "es fundamental que el próximo 20D entren fuerzas nuevas en el Congreso".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine