Canarias contribuiría a la victoria de Rajoy

El PP ganaría las elecciones generales pero necesitaría de un pacto con Ciudadanos para gobernar

04.12.2015 | 12:25
Mariano Rajoy recibe a Fernando Clavijo en La Moncloa, el pasado mes de septiembre.

El PP volverá a ganar las elecciones el próximo día 20 en Canarias y en el conjunto de Estado y logrará una considerable ventaja sobre el resto de fuerzas políticas y candidaturas pese a perder un número importante de diputados respecto a las elecciones de 2011, según la macroencuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) difundida ayer. Los populares lograrán seis escaños en las Islas y pese a perder tres sobre los obtenidos hace cuatro años, mantendría a bastante distancia a la coalición PSOE-NC, que obtendrán entre 3 y 4 escaños, que no se aprovecha de la sustancial pérdida de apoyos por parte de los conservadores y parecen sufrir incluso más que éstos la entrada en juego Podemos y Ciudadanos.

Las dos formaciones emergentes se garantizan dos escaños cada una en el Archipiélago y confirman el cambio de las reglas del juego electoral tanto en Canarias como en el Estado, donde el PP, con la candidatura de Mariano Rajoy, gana holgadamente (entre 120 y 128 escaños frente a los 77-89 del PSOE) pero necesitará de pactos para poder gobernar. Todas las miradas apuntan a Ciudadanos (C's), que continúa en ascenso y amenaza con adelantar al PSOE.

La encuesta del CIS, realizada entre octubre y noviembre y con más de 17.000 entrevistas personales (356 en Las Palmas y 375 en Santa Cruz de Tenerife) arroja un resultado en Canarias que corrige considerablemente los resultados de las elecciones autonómicas y locales de mayo, en la que los populares quedaron por detrás del PSOE y muy ligeramente por encima de CC.

El trabajo demoscópico, que sólo hace estimación de escaños por provincia pero no porcentajes de apoyo, otorga al PP tres escaños en cada una de las provincias canarias frente a los cinco que logró en Las Palmas y los cuatro en Santa Cruz de Tenerife en las elecciones de 2011. Pierde por tanto dos en cada una de las circunscripciones y deja igualados los resultados de las candidaturas encabezadas respectivamente por José Manuel Soria, presidente del partido y ministro de Industria, Energía y Turismo, y Pablo Matos.

La coalición del PSOE y Nueva Canarias no logra cubrir las expectativas y obtiene peor resultado del que lograron en solitario los socialistas en 2011. El CIS le otorga ahora a la candidatura dos diputados por Las Palmas, los mismos que obtuvo el PSOE hace cuatro años, pero no le garantiza el segundo en la provincia tinerfeña, donde sí lo obtuvo entonces. Sebastián Franquis y Pedro Quevedo logran el escaño por la provincia oriental, pero se quedaría fuera Guacimara Medina, mientras que en la provincia occidental sólo se garantizaría el escaño de Tamara Raya, pero no el del propio Francisco Hernández Spínola.

El resultado socialista en las Islas está en consonancia con el del conjunto del partido en el Estado, donde, con un 20,8 % de los votos y entre 77 y 89 diputados, queda muy afectado no sólo por la aparición por la izquierda de la formación liderada por Pablo Iglesias, sino también por la de Albert Rivera por el centro-derecha.

Los emergentes

Ambos partidos emergentes se consolidan en el panorama electoral isleño, según el CIS, sobre todo en el marco de un sistema electoral más proporcional que el vigente para los comicios autonómicos. Podemos logra dos diputados por la candidatura que encabeza la juez en excedencia Victoria Rosell en Las Palmas, y podría obtener otro en Santa Cruz de Tenerife, y parece seguir la senda del partido en el conjunto del Estado de fortalecimiento en las grandes urbes.

Las coaliciones alternativas en las que se ha integrado en territorios como Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia suman un total de entre 22 y 24 escaños, además de los 23-25 de la lista estatal. No obstante, la formación morada se ha desinflado considerablemente en los últimos meses y queda lejos no sólo del PSOE, sino también de Ciudadanos.

El partido de Albert Rivera logra por fin, según el CIS, dar el salto en las Islas y obtendría dos escaños, uno por cada provincia, que se sumarían a los en torno 65 diputados logrados en el resto del Estado para convertir a Ciudadanos en la tercera fuerza política en su primera comparecencia en unas elecciones generales. Se confirmaría además que la formación naranja fue la gran indemnizada por el sistema electoral canario en las pasadas elecciones autonómicas de mayo, en las que con más de 54.000 votos no obtuvo ningún diputado al no superar la barrera electoral del 6 % de apoyo en toda la Comunidad Autónoma y quedándose a apenas unas décimas de entrar con tres diputados.

Coalición Canaria, por su lado, mantiene el escaño de Ana Oramas por Santa Cruz de Tenerife y vuelve a quedarse sin representación por la provincia de Las Palmas, si bien en la pasada legislatura esta plaza la cubrió electoralmente con la candidatura conjunta con NC y el escaño logrado entonces por Pedro Quevedo, ahora en coalición con los socialistas.

Complejo panorama

Los resultados en Canarias son un reflejo del complejo panorama que se dibuja en el Congreso de los Diputados: un PP que se queda muy lejos de la mayoría absoluta y un PSOE que pierde fuelle en favor del partido de Albert Rivera. De hecho, C's ya está a menos de dos puntos de los socialistas, mientras que las distintas marcas de Podemos entrarían también con fuerza en las Cortes.

El PSOE mantiene su segunda posición en la encuesta con un 20,8% de los sufragios, cuatro puntos menos que en el sondeo de octubre y una estimación de 77 a 89 escaños frente a los 110 que tenía hasta ahora.

Un retroceso que, a tenor del estudio del CIS, le aleja de posibles combinaciones o acuerdos para formar gobierno.

C's obtendría un 19% de los apoyos (4,3 puntos más que en el anterior sondeo) y lograría entre 63 y 66 escaños, lo que le daría la llave para una hipotética investidura de Mariano Rajoy, y junto al PP superaría la barrera de la mayoría absoluta, fijada en los 176 escaños.

Podemos, sumado a sus diferentes marcas en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Galicia, llegaría al 15,7% de los votos en toda España y 49 escaños, repartidos en hasta cuatro grupos parlamentarios. Pese a ello, quedarían fuera del Congreso dos de los fichajes "estrella" de su líder Pablo Iglesias: el antiguo Jemad Julio Rodríguez y el guardia civil Juan Antonio Delgado. No así la presentada por Iglesias como ministrable de Justicia, la juez canaria Victoria Rosell.

Y es que la lista de Podemos como tal, encabezada en Madrid por Pablo Iglesias, obtendría un 9,1% de los apoyos y entre 23 y 25 escaños, convirtiéndose en el cuarto grupo parlamentario de la Cámara baja, por detrás del PP, PSOE y Ciudadanos.

Comú Podem, la lista de Podemos, ICV y EUiA en Cataluña, sería la fuerza más votada en esa comunidad y formaría el quinto grupo parlamentario más numeroso de la Cámara con hasta 11 escaños, por delante de Democracia i Llibertad, la candidatura de CDC.

Izquierda Unida-Unidad Popular conservaría representación en el Congreso, con entre tres y cuatro escaños, pero UPyD desaparecería del mapa político al perder los cinco escaños obtenidos en 2011. Lo mismo le sucedería a Unió tras su escisión con CDC, ya que sólo tendría el 0,1% de los votos y ningún diputado.

El resto de la cosecha de los nacionalistas queda como sigue: ERC (7, frente a los 3 actuales); PNV mantendría sus cinco representantes y EH Bildu prácticamente repetiría los resultados de Amaiur en 2011 con entre seis y siete escaños. El hemiciclo se cerraría con el único representante que obtendría, según este sondeo, Coalición Canaria.

Con estos resultados, el Congreso de los Diputados podría contar en la próxima legislatura con una docena de grupos parlamentarios frente a los ocho actuales. Todo ello con la cautela de que a quince días de las elecciones un 41% de los españoles con intención de votar todavía no han decidido su voto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine