La juez decreta otra vez el secreto del sumario del caso por la gestión en RTVC

La magistrada, que ordenó investigar a otras productoras, quiere evitar que se "filtre" información antes de llamar a declarar a más testigos o nuevos imputados

20.11.2015 | 02:00

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Santa Cruz de Tenerife, María de Lorenzo-Cáceres Farizo, ha vuelto a decretar en un auto el secreto de todas las actuaciones en el caso Willy –también denominado policialmente operación Gloria– en el que se investigan presuntas irregularidades cometidas durante la gestión del exdirector general de Radiotelevisión Canaria (RTVC), Guillermo García-Machiñena, por la contratación de determinadas productoras audiovisuales para que elaboraran programas que tuvieron escasa audiencia y por los que el ente público pagó "precios desorbitados".

La juez que instruye la causa, en la que está imputado García-Machiñena por la presunta comisión de los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias, así como la exdirectora financiera de RTVC, Lourdes Reyes, y también el propietario de Amanecer Latino, Francisco Padrón –amigo personal y antiguo jefe de García-Machiñena en su etapa en Radio Club Tenerife– ha ordenado a lo largo de los últimos meses nuevas investigaciones sobre otras productoras como Doble Diez y Siete Mares al existir sospechas de que pudieron haber recibido un trato de favor frente a otras empresas audiovisuales obteniendo así numerosos contratos para la producción de programas o enlaces y conexiones en el exterior para la Televisión Pública Canaria.

Esta última decisión judicial, que conocieron las partes personadas en el caso el pasado miércoles, se ha adoptado ante la ampliación de las investigaciones policiales que se han ordenado sobre estas otras productoras y para evitar "filtraciones" a las partes y a los medios de comunicación y que no perjudiquen el desarrollo de dichas pesquisas, según señalaron fuentes jurídicas.

Este caso, que se inició a raíz de una denuncia anónima ante la Policía Nacional en diciembre del pasado año y que señalaba presuntas irregularidades en la contratación de Amanecer Latino por la RTVC, derivó en una investigación judicial donde el Grupo de Delincuencia Económica de la Policía Nacional certificó en dos informes que la empresa de Francisco Padrón fue contratada nada más llegar García-Machiñena a la dirección del ente –enero de 2008–. RTVC compró por 1,6 millones de euros 260 entrevistas de media hora cada una a deportistas canarios y luego adquirió los derechos de otros programas que terminaron por redondear la cifra de 2,3 millones pagados a la empresa de Padrón, cuyas cuentas tenía embargadas por orden de la Tesorería de la Seguridad Social.

En la documentación de la que hizo acopio la Policía en su entrada a la sede de la RTVC el pasado mes de marzo, figuran todos los contratos que firmó García-Machiñena con productoras.

Tras levantarse el secreto de las actuaciones en junio pasado y haber declarado los tres imputados hasta la fecha: García-Machiñena, Reyes y Padrón, la magistrada continuó con las pesquisas e investigación del resto de la documentación.

A principios de octubre, el Grupo de Delincuencia Económica de la Policía Nacional, por orden de la juez, le entregó un nuevo informe en el que detallaba que la RTVC había pagado 22,6 millones de euros solo en contratos con Doble Diez, Siete Mares y Amanecer Latino.

A finales de ese mes, Lorenzo-Cáceres dictó una providencia en la que ordenaba a la Policía averiguar si Rubén Fontes, exjefe de
Producción de la RTVC, pudo extorsionar a "autoridades locales de la provincia de Las Palmas con las que se reunió instándoles a que contratasen a Siete Mares con indicación de que si no lo hacían no contaran con la colaboración de RTVC".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine