Amanecer Latino firmó sus contratos sin tener el proyecto o memoria económica

El precio y la adjudicación de los programas para Televisión Canaria se hacían de "forma verbal y bilateral" entre Guillermo García-Machiñena y Francisco Padrón

30.07.2015 | 00:28
Francisco Padrón.

Los contratos de adjudicación para la producción de programas que firmaron el exdirector general de Radiotelevisión Canaria (RTVC), Guillermo García-Machiñena y su amigo y antiguo jefe en Radio Club Tenerife además de administrador único de la productora Amanecer Latino "no contaban con un proyecto, capítulo piloto o una memoria económica" y el valor o precio de los programas que se incluían en dichos contratos se hacía de "forma verbal y bilateral" entre ambos.

Para el letrado José Pérez Ventura, que ejerce la acción popular asumida por IUC, "esto es la punta del iceberg en un caso en el que las irregularidades en la contratación de programas por parte del ente público son generalizadas", irregularidades que, según este abogado, están avaladas por las declaraciones que ayer efectuaron en sede judicial los dos principales imputados en esta causa que investiga el Juzgado de Instrucción número 4 de Santa Cruz de Tenerife sobre la adjudicación de programas en la RTVC a determinadas empresas externas entre los años 2008 y 2011.

García-Machiñena está imputado por la presunta malversación de caudales públicos, prevaricación y tráfico de influencias, mientras que Padrón está imputado por malversación y tráfico de influencias.

Pérez Ventura destacó ayer que las declaraciones de ambos imputados "vienen a corroborar la existencia de irregularidades sistemáticas en la contratación y cómo se favorecía a determinadas empresas". Según el letrado, el exdirector general de RTVC apuntó a que "ésta era la forma en que se adjudicaban programas a determinadas productoras externas" y añadió que "esta práctica es generalizada" para todas las empresas contratadas, no solo para las tres que la juez investiga: Amanecer Latino, Doble Diez Comunicación y Audiovisual 7 Mares.

Añadió que, en el caso de Amanecer Latino –que tenía una deuda con la Tesorería General de la Seguridad Social– "existe una relación directa en cómo RTVC iba pagando las deudas de dicha productora con la Seguridad Social, firmándose contrato tras contrato hasta que finalmente la productora, de la que es propietario Francisco Padrón, saldó la deuda", cuya cuantía ascendió al final a 1,3 millones de euros.
Amanecer Latino facturó a la Televisión autonómica canaria algo más de 2,3 millones de euros en apenas tres años. Unos programas que los peritos expertos en medios audiovisuales han ratificado que se pagaron a precios "desorbitados" y que se pasaron por pantalla, tal y como figura en la propia certificación de emisiones de programas, en horario de madrugada y por el segundo canal, cerrado a finales de 2010.

Pérez Ventura subrayó ayer que "se prescindía de los controles de calidad y financieros" a la hora de contratar con las productoras y que "se podía contratar a quien se quisiera por la cantidad que se considerase oportuno", sin que se convocase un concurso público como es preceptivo cuando se contrata con fondos públicos y el valor de los mismos excede de los 18.000 euros.
Según se desprende de la declaración de García-Machiñena y Padrón ambos "establecían una tarifa plana de más de 6.000 euros por cada programa hecho por Amanecer Latino, con independencia de la duración o coste de producción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine