Los empresarios recelan de la revisión del modelo turístico que propone Clavijo

La patronal hotelera espera que no se apruebe otra moratoria que paralice el crecimiento del sector y de la economía

14.07.2015 | 02:20

Fernando Clavijo acaba de aterrizar como presidente del Gobierno de Canarias y ya se tropieza con su primera polémica. Su apuesta por restringir la llegada de turistas al Archipiélago despertó ayer recelos entre los empresarios, sorprendidos por el anuncio del nuevo jefe del Ejecutivo regional, que esperaban que dejara atrás el intervencionismo de su antecesor, Paulino Rivero. Las patronales confían en que el nuevo modelo que propone Clavijo no signifique otra moratoria que detenga el crecimiento del sector turístico y, por ende, el desarrollo económico del Archipiélago.

Los hoteleros canarios temen verse en la misma tesitura de sus colegas en Barcelona, que advierten de que la moratoria en la concesión de licencias para cualquier alojamiento turístico aprobada por su alcaldesa, Ada Colau, ha bloqueado las inversiones. Medida que, en cambio, descarta ejecutar su homóloga en Madrid, Manuela Carmena, quien sí baraja copiar la idea de una tasa turística por pasar la noche en la capital de España, como ya impone la ciudad catalana. En Baleares se implantó hace años la ecotasa, pero se suprimió.

Aplicar este impuesto a los turistas en su entrada a Canarias ha sido una de las principales demandas de Nueva Canarias (NC), pero chocó con la negativa de Coalición Canaria y el Partido Socialista en la anterior legislatura, así como el rechazo del Partido Popular.

Clavijo, en una entrevista en El País, abrió la caja de Pandora al plantear un debate sobre el modelo que requiere el Archipiélago para combinar la creación de riqueza por parte del sector turístico con la sostenibilidad y conservación del territorio. Su propuesta de modular la llegada de turistas "no es nueva en las Islas", se apresuraron ayer a aclarar desde el Ejecutivo, que citó como ejemplo que Fuerteventura ya ha fijado su techo del número de camas para los próximos diez años y destacó la filosofía que César Manrique desarrolló en Lanzarote, "un referente mundial para otros espacios turísticos".

Clavijo animó a realizar una "reflexión abierta, no cerrada, consistente en debatir su limitación, no su reducción". Alegó que Canarias es "un territorio limitado, con más de un 50% de su territorio protegido, que necesita garantizar la sostenibilidad de su sector económico más importante a través de un modelo que debe ser revisado si queremos preservar su continuidad".

En este sentido, el dirigente de CC argumentó que en Canarias residen más de dos millones de personas y que en 2014 recibió a más de 13 millones de turistas, por lo que "necesita planificar su futuro no solo para velar por la conservación de su medio ambiente, sino para asegurar un equilibrio que garantice la prestación de todos los servicios públicos que son utilizados por aquellos que nos visitan".

Igualmente, enmarcó su iniciativa en su discurso en el debate de investidura, en el que abogó por un nuevo modelo económico. "Un modelo que nos permita seguir siendo pioneros en el desarrollo turístico, apostando por la calidad, la rehabilitación de los espacios públicos obsoletos y fomentando el diálogo con el sector para fijar políticas que nos ayuden a ser más competitivos", añadió. Reiteró que ello "supone planificar el futuro y definir una transición en un sector que se caracteriza por su dinamismo, no por su inmovilismo".

"De nada sirve que lleguen 20 millones de turistas si vienen con todo incluido", señaló Clavijo.
El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), Fernando Fraile, señaló que en el período preelectoral y en sus reuniones con el sector daba la impresión de que Clavijo tenía un perfil "más liberal" y no compartía el intervencionismo del anterior Ejecutivo. Después de trece años de moratoria que impedía construir nuevos hoteles, Fraile confía en que este escenario no se repita.

Respecto al todo incluido, indicó que "el cliente es el que manda. No se puede definir la oferta y la demanda mediante el Boletín Oficial". "Si el cliente quiere venir con todo incluido y no se lo ofrecemos, se irá a otro sitio. Es una fórmula muy demandada porque ofrece un producto de calidad a un precio asequible y cierto", avisó Fraile, que espera que Clavijo convoque una reunión pronto con las patronales.

Considera que la propuesta del presidente "no corresponde con el momento histórico de las Islas, con 250.000 desempleados".
Rechazo de PP y NC

El presidente de la patronal tinerfeña Ashotel, Jorge Marichal, insistió en que el número de turistas "ya está limitado" por los planes territoriales, con una capacidad de carga e infraestructuras adecuadas a la demanda. Puntualizó que las palabras de Clavijo "probablemente sean un malentendido motivado por la situación burbujeante del sector". A su entender, antes de analizar el volumen de visitantes, se debe precisar el modelo que se quiere, "si ir a una política de tierra quemada de construir y agotar destinos, o luchar más por una oferta complementaria para conformar una experiencia integral para el turista". Marichal desechó orientar el turismo canario hacia la búsqueda de más hoteles a menor precio "porque hay otros que eso lo hacen mejor y más barato", e incidió en apostar "por la calidad".

La oposición en el Parlamento rechazó la intención de Clavijo. La portavoz del PP, Australia Navarro, aseguró que "lo único que consigue es provocar dudas y confusión en el principal sector económico de Canarias". Pidió al presidente que sea "más prudente". Mientras que el presidente de NC, Román Rodríguez, solicitará a Clavijo que concrete su "sorprendente" medida en la Cámara. "Queremos saber cómo va a fijar el cupo de turistas, cuál es el límite y en que normativa legal se va a amparar para su viabilidad", anunció el nacionalista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine